Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
Domingo 29 de enero: Año litúrgico 2016 ~ 2017
Tiempo Ordinario ~ Ciclo A ~ Año Impar
Hoy celebramos:
IV Domingo del Tiempo Ordinario, solemnidad
So 2,3;3,12-13: Dejaré en medio de ti un pueblo pobre y humilde.
Sal 145,7.8-9a.9be-10: Dichosos los pobres en el espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.
1Co 1,26-31: Dios ha escogido lo débil del mundo.
Mt 5,1-12a: Dichosos los pobres en el espíritu.
Comentario: Las Bienaventuranzas según San Mateo
So 2,3;3,12-13: Dejaré en medio de ti un pueblo pobre y humilde.
Buscad al Señor, los humildes,
que cumplís sus mandamientos;
buscad la justicia,
buscad la moderación,
quizá podáis ocultaros
el día de la ira del Señor.
«Dejaré en medio de ti un pueblo pobre y humilde,
que confiará en el nombre del Señor.
El resto de Israel no cometerá maldades,
ni dirá mentiras, ni se hallará en su boca una lengua embustera;
pastarán y se tenderán sin sobresaltos.»
Sal 145,7.8-9a.9be-10: Dichosos los pobres en el espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.
El Señor mantiene su fidelidad perpetuamente,
él hace justicia a los oprimidos,
él da pan a los hambrientos.
El Señor liberta a los cautivos.
 
El Señor abre los ojos al ciego,
el Señor endereza a los que ya se doblan,
el Señor ama a los justos,
el Señor guarda a los peregrinos.
 
Sustenta al huérfano y a la viuda
y trastorna el camino de los malvados.
El Señor reina eternamente,
tu Dios, Sión, de edad en edad.
1Co 1,26-31: Dios ha escogido lo débil del mundo.
Hermanos:
Fijaos en vuestra asamblea: no hay en ella muchos sabios en lo humano, ni muchos poderosos, ni muchos aristócratas; todo lo contrario, lo necio del mundo lo ha escogido Dios para humillar a los sabios; lo débil del mundo lo ha escogido Dios para humillar a lo fuerte.
Aún más, ha escogido la gente baja del mundo, lo despreciable y lo que no cuenta, para anular a lo que cuenta, de modo que nadie pueda gloriarse en presencia del Señor.
Por él vosotros sois en Cristo Jesús, en este Cristo que Dios ha hecho para nosotros sabiduría, justicia, santificación y redención.
Y así -como dice la Escritura- «el que se gloría que se gloríe en el Señor».
Mt 5,1-12a: Dichosos los pobres en el espíritu.
En aquel tiempo, al ver Jesús el gentío, subió a la montaña, se sen­tó, y se acercaron sus discípulos; y él se puso a hablar, enseñándoles:
-«Dichosos los pobres en el espíritu,
porque de ellos es el reino de los cielos.
Dichosos los sufridos,
porque ellos heredarán la tierra.
Dichosos los que lloran,
porque ellos serán consolados.
Dichosos los que tienen hambre y sed de la justicia,
porque ellos quedarán saciados.
Dichosos los misericordiosos,
porque ellos alcanzarán misericordia.
Dichosos los limpios de corazón,
porque ellos verán a Dios.
Dichosos los que trabajan por la paz,
porque ellos se llamarán los Hijos de Dios.
Dichosos los perseguidos por causa de la justicia,
porque de ellos es el reino de los cielos.
Dichosos vosotros cuando os insulten y os persigan y os calumnien de cualquier modo por mi causa. Estad alegres y contentos, porque vuestra recompensa será grande en el cielo.

Las Bienaventuranzas según San Mateo

Domingo IV del Tiempo Ordinario ciclo A: San Mateo 5,1-12a

por Lic. Abel Della Costa
02 de feb de 2008

 

Aunque tanto Mateo como Lucas recogen la escena de las Bienaventuranzas y el contenido de éstas, lo hacen de manera bien distinta. No nos detendremos en Lucas sino en Mateo, tal como propone la liturgia del Ciclo A para este domingo.

Habla de una escena ocurrida en el monte. No especifica en cuál, sólo indica que "subió a un monte"; esto le da una dirección de lectura muy especial al texto: en el Monte reveló Dios su Ley; no en vano la tradición interpretante ha identificado siempre a las Bienaventuranzas como la Nueva Ley del Reino.

La proclamación tiene una estructrura de 8+1, es decir: ocho "bienaventuranzas" con un tipo de redacción y una con otro tipo; ¿cuáles son esos tipos?

Las primeras ocho bienaventuranzas hablan en general, y en tercera persona, todas comienzan con "makarios hoi...", a lo que sigue un adjetivo, o -más generalmente- verbo en participio: "bienaventurados los que...

-andan mendigando en espíritu [ptojói en pneumati]

-están haciendo duelo [penthountes]

-mansos [praeis]

-hambrientos y sedientos de justicia [peinontes kai dipsontes ten dikaiosynen]

-que tienen compasión [eleémones]

-puros en el corazón [katharoi té kardía]

-hacedores de paz [eirenopoioi]

-vienen acosados por causa de justicia [dediogmenoi eneken dikaiosynes]

Notemos que ninguna de estas caracteristicas o acciones son específicamente cristianas, ni siquiera específicamente creyentes, aunque no nos refiramos a la fe cristiana. Cualquier ser humano en la historia puede identificarse con alguna o todas ellas. Conocemos muchísimos ejemplos humanos de lucha por la justicia, de hambre y sed de justicia, de mansedumbre, de actitud cordial, etc.

Es verdad que el cristiano encuentra entre sus santos los mejores ejemplos de estas cualidadesheroicas, pero eso no excluye que se las encuentre también fuera de nuestros compañeros de ruta.

A San Mateo no se le escapa esto, por eso remarca en cada línea "hoi", "los que...", o "esos que...".

Todos ellos, creyentes y no creyentes son amadísimos por Dios, quien les ofrece como premio a su esfuerzo, a su pasión vital aquello que sólo Dios puede ofrecer, y que al mismo tiempo es lo único que puede ofrecer: se ofrece a sí mismo en ocho fórmulas que dicen lo mismo:

la posesión del Reino de los Cielos, herencia de la tierra, consuelo, saciedad, misericordia, contemplación de Dios, el nombre del Hijo Dios, y.... nuevamente la posesión del Reino de los Cielos.

¿es que se le agotó a Jesús, o a la redacción de Mateo, la creatividad? ¡De ninguna manera!:

con la repeticion exacta de "autón estin te basileia ton ouranon" (de ellos es el Reino de los Cielos) Mateo nos indica que algo llegó a su fin, que estas ocho bienaventuranzas forman una unidad, que deben ser leidas como un conjunto.

A las ocho luchas humanas -que no necesariamente cristianas- por la verdad, por la justicia y la paz, le corresponde de parte de Dios ocho maneras de autodonarse al hombre, de entregarse a sí mismo en posesión.

Sin embargo el conjunto continúa aún un par de líneas:

"Makarioi este...": bienaventurados sed vosotros...

A todo lo que es posible al hombre en general, añade Jesús un reconocimiento -que es a la vez una exigencia- dirigida a aquellos que seguimos a Jesús, que confesamos a Jesús y nos gloriamos de pertenecerle:

Bienaventurados vosotros cuando os injurien, os persigan y digan -mintiendo- toda clase de palabras malas contra vosotros a causa mía... ¡Alegraos...!

Lo que toca al cristiano excede cualquiera de las luchas humanas, tiene que ver específicamente con la imitación del propio Jesús: es la repetición y actualización de la Pasión de Jesús en nuestra vida. Y así nos encontramos tironeados por nuestra humanidad que nos lleva a proclamar en alto la verdad, la justicia, la paz, de lo que ningún cristiano puede gloriarse ni pretender que Dios lo premie por ello, cuando es algo tan propio de todo hombre sensato y normal, crea o no; y a la vez el contemplar la injusticia, no ya del mundo sino contra Jesús, nos deja del lado de soportar callados el dolor, la mentira, la persecución; y todo ello "por causa mía".

Y entonces sí, "¡Alegraos y regocijáos!"

Y si a todos los hombres se ofrece Dios como premio, dona su propio ser, ¿qué ofrecerá al cristiano? ¡No lo sabemos! sólo dice, a diferencia de en las ocho bienaventuranzas de todos los hombres, "vuestra recompensa será grande"...

¡qué grandeza no será aquella que se nos promete, si ni siquiera Dios tiene un nombre para nombrarla!

si deseas agregar un comentario personal a este escrito o calificarlo, debes abrirlo en la sección Publicaciones
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa