Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
Roma
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email

“Jesús viene siempre a nuestro encuentro y nos habla al corazón”

14 de mar de 2017
El Papa visita la parroquia romana de Santa María Magdalena de Canossa. Aquí una crónica y resumen de sus palabras

“El rostro transfigurado de Jesús nos anime a seguir adelante en el camino de la vida y en el camino de vida cristiana, nos anime a pedir perdón por nuestros pecados y a no pecar tanto, pero sobre todo, nos anime a tener confianza en el Señor”, con estas palabras el Papa Francisco alentó a los fieles de la parroquia de Santa María Magdalena de Canossa, en el barrio Octavia de Roma, dónde este domingo, 12 de marzo, encontró a toda la comunidad parroquial, dialogó con los niños y jóvenes, rezó junto a los enfermos y ancianos, y presidió la celebración Eucarística.

Entre cantos y aclamaciones, y en medio de la alegría de los niños y jóvenes, el Obispo de Roma fue recibido en el Campo deportivo de la parroquia. Enseguida las preguntas de los jóvenes al Sucesor de Pedro sobre la persona de Jesús, si prefiere ser Papa o párroco, sobre los chismes y las malas palabras, sobre los momentos más bellos que ha pasado, sobre el uso de la tecnología para comunicar y el riesgo de caer en un diálogo virtual y líquido, sin diálogo y escucha concreta; finalmente, el agradecimiento a los catequistas por su trabajo y por el rol que desempeñan dentro de la vida parroquial; preguntas y respuestas que marcaron el primer momento de la visita.

Saludo a los padres de los niños bautizados en el último año

Luego, el Papa Francisco se trasladó al teatro de la parroquia para saludar a los padres de los niños que se bautizaron durante el último año. “Les agradezco mucho por estar aquí – afirmó el Pontífice – es cansado estar de pie, con los niños. ¡Muchas gracias! Les pido que oren por mí, lo necesito, y yo oraré por ustedes, para que estos niños crezcan bien y sean personas de bien. Gracias por dar la vida: ¡esto es grande! ¡Nos asemeja tanto a Dios, dar la vida, es esto lo que Él nos da!”.

Encuentro con los ancianos y enfermos

Enseguida, el conmovedor encuentro con los ancianos y enfermos de la parroquia, a quienes abraza y anima a llevar su enfermedad y a donarla como una semilla de vida para los demás. “Les agradezco por estar aquí. Les prometo rezar por ustedes. Y quiero también decirles simplemente que la enfermedad es una cruz – ustedes lo saben – pero la cruz es una semilla de vida, y llevándola bien se puede dar mucha vida a tanta gente que nosotros no conocemos; y luego, en el Cielo, lo sabremos. Les agradezco por llevar su enfermedad así. Estoy cerca de ustedes y les pido también de orar por mí, que el Señor me de vida espiritual, que me haga bueno, que haga de mí un buen sacerdote para el servicio de los demás. Me encomiendo a sus oraciones”.

Homilía: “Jesús se ha hecho pecado por nosotros”

Después de saludar a los colaboradores de la pastoral y haber confesado a algunos fieles, el Papa Francisco presidió la Santa Misa. Comentando el Evangelio que la liturgia presenta este II Domingo de Cuaresma, el Santo Padre señaló que, en dos momentos se hace referencia a la belleza de Jesús, de Jesús-Dios, de Jesús resplandeciente, de Jesús lleno de alegría y de vida. “Primero, en la visión: ‘Y se transfiguró’. Se transfigura delante de ellos, de los discípulos: y su rostro brilló como el sol y sus vestiduras se hicieron cándidas como la luz. Y Jesús se transforma, se transfigura. La segunda vez, mientras bajaban de la montaña, Jesús les ordenó de no hablar de esta visión antes que Él no haya resucitado de la muerte, es decir, en la resurrección Jesús tendrá – había tenido, todavía no había resucitado – el mismo rostro resplandeciente, brillante, ¡será así! Pero, ¿Qué cosa quería decir? Que entre esta transfiguración, muy bella, y aquella de la resurrección, existirá otro rostro de Jesús: existirá un rostro no tan bello; existirá un rostro feo, desfigurado, torturado, despreciado, ensangrentado por la corona de espinas”.

Debemos mirar la cruz, precisó el Papa, ahí está Jesús-Dios, el “Hijo amado”, el Hijo de Dios, Dios mismo, en el cual el Padre se complace. “Él se ha anonadado para salvarnos. Y podemos usar una palabra muy fuerte, muy fuerte, tal vez una de las palabras más fuertes del Nuevo Testamento, una palabra que usa San Pablo: se ha hecho pecado. El pecado es la cosa más fea; el pecado es la ofensa a Dios, una bofetada a Dios, es decir a Dios: Tú no me importas, yo prefiero esto. Y Jesús se ha hecho pecado, se ha anonadado, se ha abajado hasta ahí. Y para preparar a los discípulos a no escandalizarse de verlo así, en la cruz, ha hecho esta transfiguración”.

Nosotros, precisó el Pontífice, estamos acostumbrados a hablar del pecado cuando nos confesamos; pero también, nosotros estamos acostumbrados a hablar de los pecados de los demás. Es una cosa fea, dijo el Papa, en cambio, deberíamos mirar nuestros pecados y ver a Jesús, que se ha hecho pecado por nosotros. “Este es el camino hacia la Pascua, hacia la Resurrección: con la seguridad de esta transfiguración ir adelante; ver este rostro resplandeciente, muy bello que será el mismo en la Resurrección y el mismo que encontraremos en el Cielo, y también ver este otro rostro, que se ha hecho pecado, ha pagado así, por todos nosotros”.

Pensemos en esto, alentó el Papa Francisco, en este amor, y pensemos también en la belleza del rostro transfigurado de Jesús que encontraremos en el Cielo. “Y que esta contemplación de los dos rostros de Jesús – aquel transfigurado y aquel hecho pecado, hecho maldición – nos anime a seguir adelante en el camino de la vida, en el camino de la vida cristiana. Nos anime a pedir perdón por nuestros pecados y a no pecar tanto. Nos anime sobre todo a tener confianza, porque si Él se ha hecho pecado es porque ha tomado nuestros pecados. Y Él está dispuesto siempre a perdonarnos. Sólo debemos pedirlo”.

Saludos al final de la visita

“Muchas gracias por su calurosa acogida. Veo que son una comunidad vivaz, que se mueve, y esto me da gusto, agregó el Papa. Vayan adelante con alegría, siempre, sin desanimarse. Les pido de orar por mí: lo necesito, dijo, porque debo hacer bien el trabajo, no más o menos; y para hacerlo bien, es necesario sus oraciones”.

fuente: News Va
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.158.21.176
Copia este código antispam en el casillero:
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
Noticias de los últimos 15 días
Roma
Los participantes en el seminario preparatorio para el Sínodo de ... no leida
El Papa recibió a 114 obispos recién nombrados: «No se ... (1 coms.) no leida
Tras la pausa de verano y su Viaje Apostólico a ... no leida
El Papa en viaje
Tal como la transcribe Andrea Tornielli para Vatican Insider. Un ... no leida
Palabras del Papa antes del Ángelus: María de Chiquinquirá y ... no leida
Texto de la última homilía del Papa en Colombia, en ... (1 coms.) no leida
En la homilía del sábado comienza Papa Francisco recordando un ... no leida
Texto completo de la homilía del Papa en su primera ... (2 coms.) no leida
Primeros breves encuentros entre los fieles colombianos y el Pontífice ... no leida
El discurso de Francisco a los obispos colombianos: «ni se ... no leida
Iglesia en el Mundo
A propósito del nuevo caso del sacerdote bajo sospechas de ... no leida
En la audiencia con el grupo de participantes en el ... no leida
Fue uno de los 4 jóvenes “embajadores” que partieron para ... no leida
Católicos, protestantes y ortodoxos lanzan juntos «Église Verte», una certificación ... no leida
América y España
Balance del viaje del Papa Francisco a Colombia ... no leida
Màrion Roca Sagués trabajaba en el equipo del obispo auxiliar ... no leida
Espiritualidad y Cultura
Santa Misa de agradecimiento por el decreto que autoriza la ... no leida
Solidaridad
El recorte del financiamiento del gobierno brasileño deja desprotegidos los ... (2 coms.) no leida
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa