Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003

¡Hosanna en las alturas!

Domingo de Ramos. Ciclo B: Pasión según San Marcos

por Lic. Abel Della Costa
Nació en Buenos Aires en 1963. Realizó la licenciatura en teología en Buenos Aires, y completó la especialización en Biblia en Valencia.
Desde 1988 hasta 2003 fue profesor de Antropología Teológica y Antropología Filosófica en en la Universidad Católica Argentina, Facultad de Ciencias Sociales.
En esos mismos años dictó cursos de Biblia en seminarios de teología para laicos, especialmente en el de Nuestra Señora de Guadalupe, de Buenos Aires.
En 2003 fundó el portal El Testigo Fiel.
4 de abril de 2009
De toda la riqueza enorme y casi inabarcable de la lectura de la Pasión, me detengo en un aspecto marginal: esos pocos que en medio de la ruidosa Jerusalén proclamaban «Mirad al rey que viene».

 

La semana de la Pasión de nuestro Señor comienza con este día paradójico: el pueblo que unos días más tarde lo condenará, lo aclama como su rey. Es la voluble condición humana, que ensalza y abate a sus ídolos obedeciendo a razones casi nunca claras, casi nunca meditadas, y casi nunca acertadas...

Este mensaje es claro en las lecturas de hoy, tanto que quizás no haga falta insistir en él. Pero hay también otro aspecto en ellas que me gustaría pensar, un aspecto que quizás tenemos menos en cuenta.

Jerusalén era, en tiempos de Jesús, una ciudad que para la Pascua se llenaba, literalmente, de peregrinos venidos de todo el mundo judío; no sólo del interior del país, sino también gente piadosa de la diáspora. Según se calcula, la fiesta reunía en torno al templo más de 100.000 personas en apenas unos días. Era ruido, ruido, ruido, gente, gente, gente, hablando con distintos acentos, siguiendo distintas costumbres, pagando tributos a Yahveh y comprando recuerdos de la ciudad. Eran días de fiebre.

En medio de ello un profeta "como los de antes", aparece montado en un asno, como se había hecho muy antiguamente en Israel para exhibir al heredero y legitimarlo. Algunos de los que lo vieron comprendieron el código: ante esa febril modernidad de una Jerusalén que era a la vez esplendorosa y mercachifle, Jesús reivindicaba esos reyes "de antes":

«Bendito el reino que viene, de nuestro padre David!», dice en Marcos 11,10, que leímos hoy. Es todo un programa de vuelta a lo esencial, a los humildes orígenes.

"La gente" tendía sus mantos, arrancaba ramas de olivo y las agitaba... "La gente" es una especie de comodín, algo universal: se anuncian determinadas leyes porque "la gente" las pide, y luego "la gente" reclama que no se hagan, que se cumplan, que se incumplan, que el gobierno tome tales medidas, que no las tome... "La gente" es un genérico, que sirvee para avalar cualquier cosa, todas las posturas y ninguna. "La gente aclamabaa a Jesús", y una semana después "la gente gritaba que lo crucifiquen".

Marcos no dice "la gente", dice "Muchos extendieron sus mantos...". Muchos, no todos. La ciudad populosa tiene muchos conjuntos de gente, unos piensan de un modo, otros de otro, unos tal vez quieren el regreso de los humildes orígenes, otros tal vez esperan para el futuro mayor prosperidad y modernidad, si cabe; otros tal vez pasan por al lado del grupo que aclama a Jesús y ni se enteran, ocupados en la compra de souvenires...

Es verdad que compartimos todos una misma naturaleza humana ("de una misma madre obtenemos el aliento", dice el poeta), que somos volubles, y que somos por completo capaces de aclamar hoy lo que derribaremos sin piedad mañana, la historia está llena de ejemplos. Pero también es verdad que el mundo ha sido siempre plural, siempre hubo muchos, y siempre esos muchos han pensado cosas diversas, muchas veces contrarias: unos aclaman hoy a Jesús con ramos, otros mañana pedirán su muerte, unos llorarán y otros se felicitarán de haberlo logrado.

Junto a la cruz están quienes vienen a verificar que la sentencia se cumpla y el reo de blasfemia muera, están la Madre y el discípulo amado, hay también curiosos y despistados.

Nuestra fe, la fe que reconoce en Jesús al Ungido, la fe que es capaz de reconocer en el árbol de la cruz el renacimiento del auténtico árbol de la vida, es una fe pequeña en un mundo plural, atravesado de ruido y opiniones diversas que compiten y se contradicen unas con otras.

«Los sacerdotes incitaban a la gente...» dice Mc 15,11. No hubiera habido crucifixión si los del partido de la crucifixión no se hubieran ocupado de conseguir testigos -así sea comprados- mover a la gente, hacerla gritar «¡Barrabás!».

Las buenas artes de la predicación cristiana no tienen que ver con comprar testigos ni con hacer gritar a nadie, pero sí tienen que ver con tomar conciencia de esto: somos unos entre muchos, y que eso siempre ha sido así. Si no encontramos las palabras para decir al mundo que nos rodea que ése que viene allí montado en el asno es el rey, y no otro.... simplemente no creerán.

La voluble condición humana es cierta, la sentimos dentro nuestro y la verificamos cada día alrededor nuestro. Pero puede ser también una excusa para dejar de hacer lo que a cada uno toca, que es intentar que los que somos pocos entre muchísimos lleguemos a ser -no por decreto de ningún superior gobierno sino por la fuerza de la convicción- todas las lenguas reunidas que proclaman "Jesucristo es Señor".

Comentarios
por rosamary (201.144.87.---) - lun , 29-mar-2010, 21:32:55

Muchas gracias abel por tan hermosa reflexion

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.162.232.51
Copia este código antispam en el casillero:
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
Espiritualidad
El evangelio del domingo
Letras
Teología
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa