Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003

El humanismo cristiano

Otro fragmento, especialmente destacable en estos días de preparación para la Navidad, del libro «Vaticano II - Conceptos y Supuestos»

El ciclo de Navidad es también como una celebración del misterio central de nuestra fe, la encarnación. A la luz de esa fe fundamental se entiende lo que significa ser un ser humano.

Cuando el documento sobre la Iglesia en el mundo actual (Gaudium et Spes) comienza con los temas de la Iglesia y la vocación humana y la dignidad de la persona humana, está también presentando lo que podemos reconocer como un concepto del humanismo cristiano. 

El ser humano posee una unidad de cuerpo y alma. Por su interioridad, es decir, por su alma, se define su dignidad y ello le distingue de todo lo demás creado, aunque eso no debe llevarlo a despreciar el cuerpo, nos plantea el documento. (§14) Además del alma tiene racionalidad, una participación de la misma luz divina. Tal inteligencia está naturalmente ordenada a la búsqueda de la verdad y del bien. De esa manera alcanza verdadera sabiduría: "Nuestra época, más que ninguna otra, tiene necesidad de esta sabiduría para humanizar todos los nuevos descubrimientos de la humanidad. El destino futuro del mundo corre peligro si no se forman hombres más instruidos en esta sabiduría". (§15)

Además de lo anterior el ser humano tiene la ley de Dios escrita en su corazón, "en cuya obediencia consiste la dignidad humana". (§16) La fidelidad a esa conciencia une a los cristianos a los demás seres humanos para buscar juntos las soluciones a los problemas apremiantes de sus vidas, particularmente los de la vida moral. De esta manera los cristianos también contribuyen al justo orden social.

En época del Concilio, lo mismo que hoy día, los hay que repudian el humanismo porque entienden que la vida humana no puede ser otra cosa que teocéntrica, o cristocéntrica, es decir, tener como centro a Dios. Por lo mismo el ser humano tiene que reconocerse inferior y por tanto se haría imposible hablar de un humanismo, algo que implica exaltar al ser humano. Sin embargo, aquí en estos apartados del documento encontramos una exaltación o reconocimiento de la grandeza humana sin que ello vaya en detrimento del honor debido a Dios.

Más aún, en el §22 y siguientes, se asocia la grandeza del ser humano al mismo Cristo, de modo que tenemos un humanismo justificado por la cristología. "Cristo, el nuevo Adán, en la misma revelación del misterio del Padre y de su amor, manifiesta plenamente el hombre al propio hombre y le descubre la sublimidad de su vocación," nos dice. Más adelante añade, "En Él [Cristo] la naturaleza humana asumida…ha sido elevada también en nosotros a dignidad sin igual".

Algunos padres conciliares y luego otros críticos posteriores encontraron que el documento tenía una noción demasiado secular de las cosas. Sin embargo, por lo que vemos en este tema del ser humano entendido a la luz de la Encarnación, tal crítica no se sostiene. "En realidad, el misterio del hombre sólo se esclarece en el misterio del Verbo encarnado," encontramos en el antes citado §22.

Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa