Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003

La elección del Papa

por Blog «Todo era bueno»
19 de febrero de 2013
Hay un discurso establecido entre los católicos de que al Papa lo elige el Espíritu Santo, como si bajara en forma de paloma a posarse en el candidato correcto, ¡cuidado con las fantasías!

Al Papa no lo elige directamente el Espíritu Santo, sino los Cardenales.

Si lo eligiera directamente el Espíritu Santo se haría de otro modo. Por ejemplo: se pondrían los nombres en una bolsa y se echaría a suertes.

Al Papa lo eligen los Cardenales, tras muchas discusiones en las que no faltan las maniobras más mezquinas que se pueda imaginar, pero en las que la tónica general es la buena intención.

Lo que nos hace católicos no es ese piadosismo devocionista, sobrenaturalista, ingenuista y contrario, en el fondo, a la lógica de la Encarnación, de cerrar los ojos ante las mediaciones humanas de las que Dios se sirve para elegir un Papa.

Nosotros sabemos que aún de las malas intenciones de la gente, el Espíritu Santo puede servirse para bien de la Iglesia. Véase la historia de José al final de Génesis para comprender esto.

Lo que nos hace católicos es creer que el hombre puede dejarse llevar por la gracia, y confiar que, aún cuando a veces las cosas se parecen más a la tristeza del barro que a la gloria del Espíritu... no falla la asistencia divina que guía la historia.

La historia de los Papas está llena de luces y de sombras, como la vida de cada uno de nosotros. Si hemos de aceptar que a Juan Pablo II lo eligió el Espíritu Santo directamente, ¿aceptamos que también a Benedicto IX (que fue Papa en tres ocasiones, la primera antes de cumplir 20 años) lo eligió de igual modo.

No tengamos tanto miedo a la dimensión humana del proceso. Dios saca bien de todas partes. No hace falta divinizar todo para descansar y confiar.

Al Papa lo eligen los Cardenales, y, dado el lamentable -en mi opinión- sistema de elección que rige en la actualidad (que no es de derecho divino, ni ha existido siempre, ni es inamovible) al resto nos toca rezar y ofrecer el fastidio de contemplar en silencio el espectáculo de un centenar de abueletes que unas veces parece que se comportan como los primos autistas de los Borgia y otras veces como el santo concilio de Jerusalén.

Por eso declaraciones como las de +Amigo, reconociendo sin dramas la humanidad -no exenta de pecado- de todo este proceso, son como una bocanada de aire fresco, de realismo humilde en medio de tanta milagrería.

El sainete sigue adelante, con planes dentro de planes dentro de planes, si se acepta la versión conjurística, o con una burbuja de misterio, si se acepta la versión "Alice in Wonderland".

 

Estos días toca:

-Acto 1: +Mahony, quédate en casa

-Acto 2: Lo queremos italiano, si no os matamos.

-Acto 3: Salgo al campo, muertos a espada.

-Acto 4: Entro en la ciudad, desfallecidos de hambre.

Comentarios
por juan antonio (i) (188.86.57.---) - mié , 20-feb-2013, 23:20:16

recemos para que cuando se celebre el conclave el espiritu del señor los ilumine ( cardenales )

por Carlos (i) (70.45.214.---) - jue , 21-feb-2013, 10:03:41

Tiene sentido pensar que Ratzinger no anda cruzado de brazos. Igual, es de pensar que el escenario se preparó hace meses y que ya el grupo gestor está organizado. Claro, siempre pueden darse las sorpresas. Ahí es donde me parece que interviene el Espíritu, Dios escribiendo recto sobre caminos torcidos.

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.167.195.84
Copia este código antispam en el casillero:
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
Espiritualidad
Letras
Crónicas y opinión
Teología
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa