Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003

Allá por 1963...

El Concilio tras la muerte de Juan XXIII. Otro capítulo de la obra «Vaticano II - Conceptos y Supuestos»

 

Durante los meses entre la primera y la segunda sesión (enero – septiembre de 1963) las comisiones de trabajo estuvieron muy activas en la revisión y preparación de los esquemas o borradores. SS Juan XXIII creó una comisión coordinadora central compuesta de seis cardenales bajo la presidencia de su Secretario de Estado, cardenal Amleto Cicognani. Esta comisión a su vez nombró subcomisiones y se encargó de organizar el material para reducirlo a 17 esquemas o borradores (eventualmente el Concilio produciría 16 documentos).

Los trabajos se adelantaron con agilidad y para el verano la mayoría de los esquemas o borradores ya tenían forma. Si vamos a ver esto se dio justo a tiempo, porque el 3 de junio murió SS Juan XXIII. De inmediato todos los trabajos se suspendieron. Pero pronto se reanudaron, ya que el nuevo papa, SS Pablo VI declaró su intención de continuar con el Concilio. De hecho, el 27 de junio anunció la fecha de comienzo para la segunda sesión, que sería el 29 de septiembre.

Para facilitar los trabajos, el nuevo papa nombró un grupo de 4 moderadores que se turnarían en la dirección de la asamblea. También creó la categoría de auditores, para permitir que laicos prominentes pudieran entrar y estar presentes durante las deliberaciones. A punto de comenzar la segunda sesión, instituyó un nuevo Secretariado para los no cristianos que complementaría el Secretariado para la unidad de los cristianos instituido por SS Juan XXIII.

La segunda sesión del Concilio se dedicaría principalmente a la consideración del borrador o esquema sobre la Iglesia. En la segunda mitad de la sesión también se trabajó sobre el esquema sobre el ecumenismo. Al final se aprobaron los dos documentos trabajados en la primera sesión un año antes, es decir, el Decreto sobre los medios de comunicación (IM) y la Constitución sobre la Sagrada Liturgia (SC).

El 29 de septiembre de 1963 se inauguró la segunda sesión del Concilio. Una vez más, igual que lo hiciera SS Juan XXIII un año antes, el papa Pablo VI en vez de utilizar la silla gestatoria, caminó el trecho del pasillo central de la basílica de San Pedro. No llevó tiara en la cabeza sino una mitra como todos los demás obispos.

Aquel primer día fue dedicado al discurso inaugural del papa. En el mismo SS Pablo VI esbozó los puntos principales de lo que quedaba por hacerse. Primero, la Iglesia tenía que definirse a sí misma mediante una declaración expresa. En segundo lugar, la Iglesia necesitaba reforma y renovación, no para destruir lo esencial sino para eliminar lo que estaba defectuoso y no merecía retenerse. En tercer lugar, había que buscar la unidad de todos los cristianos. En ese momento el papa reconoció que la Iglesia también compartía culpa en el escándalo de la separación entre los cristianos. El papa entonces pidió perdón por la parte de responsabilidad que le toca a la Iglesia en el daño causado por la división entre las iglesias. Esto último fue una expresión sin precedentes que sorprendió a muchos. Por primera vez en la historia un papa reconoció que el Vaticano también tenía parte de la culpa por la división entre los cristianos.

Finalmente el papa mencionó el importante tema del diálogo con el mundo contemporáneo. En ese contexto mencionó el contraste entre el progreso de la ciencia y la tecnología y la falta de claridad en las mentes y los corazones de los habitantes del planeta. Igualmente mencionó la solidaridad que ofrece la Iglesia a los pobres y oprimidos. La Iglesia, indicó, no está para conquistar, sino para servir, no para despreciar sino para apreciar, no para condenar, sino para salvar y dar alivio.

De esa manera el Concilio continuó su marcha en el mismo espíritu con que fue inaugurado por SS Juan XXIII un año antes. La Iglesia ya no le sería hostil al mundo, sino que asumiría una actitud de solidaridad y diálogo...

 


 

Puede verse más detalles de la obra «Vaticano II - Conceptos y supuestos», del Dr. Carlos Ramos Mattei, así como adquirirlo a partir de este sitio

Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa