Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003

El Día del Señor

por Carlos Ros
Sacerdote y escritor de Sevilla. Publica el blog «Mi Parroquia de papel». Los artúclos que se reproducen en las Publicaciones provienen de allí, con permiso del autor.
9 de mayo de 2014
El domingo no es sólo día de descanso, como lo era el sábado para los judíos.

No hay momento mejor que el domingo de Resurrección para hablar del Día del Señor. Ya en los Hechos de los Apóstoles se decía que los cristianos se reunían el primer día de la semana “para la fracción del pan”. No escogieron precisamente el jueves, día de la institución de la Eucaristía, sino el domingo, en recuerdo de la resurrección del Señor. Para los primeros cristianos, el domingo era un día de fiesta, no una obligación. “Partían el pan en las casas y comían juntos alabando a Dios con alegría y de todo corazón” (2, 46).

Hay numerosos textos de los primeros años del cristianismo que refieren la alegría y el contento de los cristianos en sus reuniones dominicales. Pero me voy a referir a una muy significativa: el testimonio de los mártires de Abitinia en el año 304, durante la persecución de Diocleciano. Comparecen ante el procónsul 31 hombres y 18 mujeres por haberse reunido ilegalmente, desobedeciendo el edicto imperial. El presbítero Saturnino le contesta:

–Nosotros debemos celebrar el día del Señor. Es nuestra ley.

El lector Emérito, en cuya casa había tenido lugar el encuentro, exclama a continuación:

–Es cierto que hemos celebrado en mi casa el día del Señor, porque no podríamos vivir sin el día del Señor.

Y seguidamente añade Victoria:

–Yo también he participado en la reunión porque soy cristiana.

En un ambiente hostil, los cristianos sienten la necesidad vital de reunirse el domingo y sentir la alegría de celebrar juntos el día del Señor. Como escribió san Jerónimo:

–Todos los días fueron creados por el Señor, pero los demás días pueden pertenecer a los judíos, a los herejes y hasta a los gentiles. Nuestro día es el domingo, el día de la resurrección. Se le llama día del Señor, porque en ese día el Señor volvió triunfante.

Lo que también ratifica san Agustín:

–El día del Señor no fue revelado a los judíos, sino a los cristianos por medio de la resurrección de Cristo. Por esto lo celebramos.

No es tanto para nosotros un día de descanso (carácter propio del sábado judaico), cuanto un día activo de alegría. “Peca quien en este día está triste”, se lee en la Didascalia. “Pasamos en alegría el día octavo, aquel en que resucitó el Señor”, se dice en la Carta de Bernabé. “Celebramos el día del Señor como un día de alegría, pues en este día resucitó Cristo, y así se nos ha enseñado que en este día no debemos arrodillarnos”, escribe Pedro de Alejandría.

Fiesta y gozo, porque el Señor resucitó. Así podremos resumir el talante de aquellos cristianos en su reunión semanal en torno al altar. ¿Y hoy?

Lo dejo a vuestra meditación. Pero cuando se ve a más de un cristiano llegar tarde a la reunión dominical, jadeante, con las llaves del coche en las manos, colocado tras un pilar del templo y mirando continuamente el reloj para salir disparado antes de que termine la misa hacia su coche que le llevará presuroso al chalé de los domingos, uno se pregunta dónde está el gozo y la alegría, dónde la paz y la comunión de los hermanos.

Más parece una obligación y un trámite que cuanto antes y más rápidamente se pase, mejor.

publicado originalmente el 20 de abril de 2014 (Resurrección del Señor) en el blog dle autor.

Comentarios
por judama (186.86.1.---) - lun , 12-may-2014, 15:41:51

Gracias por tan excelente referencia historica. ;)

por Zoila Sosa (i) (71.187.241.---) - jue , 15-may-2014, 16:29:34

excelente informacion, puedo compartirla con los radioescuchas de Radio Maria en los Estados Unidos? no todos tienen acceso al internet. Dios les bendiga, les proteja, les ilumine y cuide de ustedes. En el amor de Jesus y Maria, zoila

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.224.76.150
Copia este código antispam en el casillero:
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
Espiritualidad
Letras
Crónicas y opinión
Teología
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa