Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003

Escucha a este pobre

 

«El publicano, quedándose atrás, no se atrevía ni a levantar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho diciendo: ¡Oh Dios!, ten compasión de este pecador. Os digo que éste bajó a su casa justificado... » (Lc 18,13-14)

 

SALMO 86

1  Inclina tu oído, Señor, escúchame

que soy un pobre desamparado;

2  protege mi vida, que soy un fiel tuyo;

salva, Dios mío, a tu siervo, que confía en ti.

3  Piedad de mí, Señor,

que a ti te estoy llamando todo el día;

4  alegra el alma de tu siervo,

pues levanto mi alma hacia ti, Señor;

5  porque tú, Señor, eres bueno y clemente,

rico en misericordia con los que te invocan.

6  Señor, escucha mi oración,

atiende a la voz de mi súplica.

7  En el día del peligro te llamo, y tú me escuchas.

8  No tienes igual entre los dioses, Señor,

ni hay obras como las tuyas.

9  Todos los pueblos vendrán

a postrarse en tu presencia, Señor;

bendecirán tu nombre:

10  «Grande eres tú, y haces maravillas;

tú eres el único Dios».

11  Enséñame, Señor, tu camino, para que siga tu verdad;

mantén mi corazón entero en el temor de tu nombre.

12  Te alabaré de todo corazón, Dios mío;

daré gloria a tu nombre por siempre,

13  por tu gran piedad para conmigo,

porque me salvaste del abismo profundo.

14  Dios mío, unos soberbios se levantan contra mí,

una banda de insolentes atenta contra mi vida,

sin tenerte en cuenta a ti.

15  Pero tú, Señor, Dios clemente y misericordioso,

lento a la cólera, rico en piedad y leal,

16  mírame, ten compasión de mí.

Da fuerza a tu siervo,

salva al hijo de tu esclava.

17  Dame una señal propicia,

que la vean mis adversarios y se avergüencen,

porque tú, Señor, me ayudas y me consuelas.

 

comentario

«Inclina tu oído/ Señor, escúchame». Dios no es una idea que hay que pensar sino una presencia, una realidad personal con la que hay que encontrarse, un «Tú» a quien hay que invocar. La iniciativa del encuentro siempre parte de Él: Él no para de buscarte. Y se puede hacer presente, bien irrumpiendo en tu vida de forma imprevista y extraordinaria, bien suscitando en ti la necesidad de invocarlo. Siempre que le llames te responderá, porque es Él quien inspira tu llamada.

Adquirimos el sentido de Dios invocándole. Por eso la Iglesia nos invita a rezar los Salmos, como hizo Jesús. Es la mejor manera de educar nuestra experiencia religiosa. Comienza llamándole. Y, para ello, echa mano de las palabras más sencillas que te sirven para interpelar a las personas y pedirles ayuda: «escúchame», «mira», «oye», «hazme el favor»... (hasta quince imperativos aparecen en este salmo). Sí, estás ante Alguien que te mira y escucha. No pienses demasiado en las palabras: no te servirán los discursos bien hechos ni las fórmulas aprendidas. Como sólo quieres que te haga caso, balbucea lo primero que se te ocurra.

«Soy un pobre desamparado». Es el único título que puedes presentar ante Dios. Y el único que te puede servir: ¿no es el Dios de los pobres? No intentes ocultar tus pobrezas y angustias personales. Ante los demás procuras aparentar seguridad e incluso una cierta altivez. Te toca desempeñar el papel de persona madura, responsable, honrada. Pero ante Dios, que conoce tu verdad, sólo puedes decir como el publicano del Evangelio: «Ten compasión de este pecador». Si hoy eres capaz de decir esto con sinceridad, ¡has vuelto a nacer! Tu vida ha comenzado a ser auténtica. Te puedes sentir justificado. Porque te has dado cuenta de que no tienes nada (lo que tienes no te sirve para nada): estás desnudo, eres ignorante, te encuentras solo, no puedes salvarte. Sólo te queda la posibilidad de gritar y ser escuchado. En una palabra, todo depende del Otro. Y esto es lo que Él estaba esperando para actuar.

«Todos los pueblos vendrán a postrarse en tu presencia». Aún la oración más individual e íntima necesita abrirse a la solidaridad con todos los hombres. Nunca estás solo ante Dios. Te acompañan todos los hombres, tus hermanos. Todos le necesitan. Y por todos ellos debes clamar a Dios. Sobre todo, por tus compañeros y compañeras de extravío. Juntos habéis errado; solidarios en el pecado y también en la amistad. No puedes volver a Dios tú solo, porque ellos forman parte de tu vida. Con ellos te postras ante Dios, el Padre que los quiere como te quiere a ti.

«Mantén mi corazón entero». Ésta es la oración más original de este salmo. El corazón entero es un corazón puro, sin mezcla; y, además, un corazón no compartido, indiviso. Y, como el corazón es el centro de nuestro ser, lo que aquí pedimos podríamos traducirlo así: que mi vida tenga unidad y que sea únicamente tuya. Cuando Jesús pregunta su nombre a un poseído, éste responde: «Me llamo Legión, porque somos muchos» (Me 5,9). Sí, sin Dios somos un haz disperso de sensaciones, ideas, proyectos y angustias. Sólo nos unificamos cuando nos entregamos a Él. Para mantener el corazón entero hay que dárselo. O, más exactamente, hay que dejárselo arrebatar. Y entonces experimentaremos la alegría apacible de quien ha encontrado la unidad de su ser.

«Unos soberbios se levantan contra mí». Nada de ingenuidades: ¡tienes enemigos! Hay fuerzas empeñadas en convertir tu vida en un fracaso. Y son potentes: ¡tantas veces te han derrotado! Sólo Dios puede ayudarte a vencerlas.

«Pero tú, Señor, Dios clemente y misericordioso, lento a la cólera, rico en piedad y leal». La súplica se va transformando en himno de alabanza. Parece que queremos mover a Dios alabando su bondad. Repite esta definición una y otra vez, recréate en ella, como hace la Biblia (docenas de veces aparecen estas palabras en los Libros Sagrados). Y sentirás crecer en ti la presencia acogedora y tierna del Dios Amor, que se quiere convertir en el fundamento, el horizonte y la compañía definitiva de tu vida. De repente, tu pobreza se ha convertido en riqueza; tu vacío, que creías una desgracia, se ha visto llenado por la cascada arrolladora de la bondad divina. ¡Éste es el Dios verdadero! Como Moisés ante la zarza ardiente, descálzate, cae de rodillas. Y... calla: confórmate con ser amado.

«Tú, Señor, me ayudas y me consuelas». La última palabra es de consuelo. En la oración siempre ocurre lo mismo: entramos en ella con el alma triste, como Jesús en su agonía, y salimos de ella consolados. Porque entramos solos y salimos acompañados.

 

 

Comentarios
por Rosy (i) (189.164.37.---) - sáb , 30-ago-2014, 19:45:38

Regresar a Dios , esta exigencia de Dios tu amigo más antiguo, el Dios de tu niñez, de tu juventud , de tus ilusiones y esperanzas . Dios también el Dios abandonado , temido, olvidado ,... casi desconocido ¿ Cómo volver a Dios ? De la mano de Jesús : no hay mejor acompañante . "Se levantó de madrugada cuando todavía estaba muy oscuro, se marchó a un lugar solitario y allí se puso a orar. Salud de mi rostro, Dios mio . quien beba de esta agua, nunca más tendrá sed" porque el mismo que las pronunció murió gritando "tengo sed" Aviva los recuerdos de tu niñez . La iniciativa del encuentro siempre parte de Él Siempre que le llames te responderá, porque Él es quien inspira tu llamada. Sólo nos unificamos cuando nos entregamos a Él confórmate con ser amado . IDR-Valencia Dios te Bendiga porque nos hablas entregado a Dios un corazón que ama, un corazón limpio y puro Gracias

por concecion (i) (80.26.61.---) - vie , 17-jul-2015, 10:13:47

salmos que no sean los de todos los dias

por hmendez1011 (198.229.1.---) - vie , 11-sep-2015, 11:29:40

Saludos y bendiciones, gracias, es muy útil su portal

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.204.252.37
Copia este código antispam en el casillero:
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa