Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003

¿Cómo se divide el tiempo liturgico?

4 de octubre de 2009

El año litúrgico comienza con la espera de la venida del Señor en gloria y majestad (la venida escatológica o definitiva).

La primera celebración es el domingo I de Adviento, que ocurre cuatro domingos antes que el domingo anterior a la Navidad, o sea, entre la última semana de noviembre y los primeros días de diciembre de cada año.

Ese día comienza el año litúrgico y su primer tiempo, el de "Adviento" (es decir, advenimiento).

A medida que va avanzando el Adviento, los textos van dejando de ser "escatológicos" y se van volviendo "epifánicos", es decir que se van relacionando cada vez más con la primera venida de Jesús, su manifestación (epifanía) en carne.

Este cambio se realiza completamente partir del 17 de diciembre, donde los textos aludirán directamente al nacimiento histórico de Jesús.

Me parece de la mayor importancia, para vivir con mayor provecho la Liturgia, destacar este ritmo interno, este paso de la segunda venida a la primera, porque el calendario litúrgico no es un calendario "histórico", sino "teológico": comienza recapitulando toda la historia, y sólo luego y de a poco, la va desplegando, como si la fuera desenrollando a través de los textos de cada día.

El color litúrgico del tiempo de Adviento es un color salmón que en casi ninguna parroquia hay, y se reemplaza por el morado de la Cuaresma (no sé si en la actualidad no se ha abolido ya ese inusual color salmón, yo lo he visto muy pocas veces), ya que también Adviento es un tiempo penitencial, aunque de menor intensidad personal.

Una vez llegada la Navidad, se celebra todo aquello que tenga relación con la infancia de Jesús, pero con la vista puesta en la solemnidad de la Epifanía, el 6 de enero o el domingo entre el 2 y el 8 (esto varía con los países, porque es una solemnidad muy importante, y si no es festivo en el país la Iglesia prefiere cambiarla de fecha, pero que no deje de celebrarse. Lamentablemente se liga la Epifanía exclusivamente a los "Reyes Magos" y los juguetes de los niños; es importante eso, pero la Epifanía es muchísimo más que eso, es la manifestación de Jesús en la historia concreta de los hombres, tanto ante los desheredados del mundo -los pastores de los que habla San Lucas-, como ante unos sabios paganos -los "magos de Oriente" de los que habla San Mateo-; también, por supuesto, ante "los suyos", su pueblo, pero, como dice San Juan "los suyos no lo recibieron".

Esta solemnidad de la Epifanía fue el centro de las celebraciones no pascuales, y en la Iglesia de Oriente sigue siendo la solemnidad central de las no pascuales; en Occidente la importancia quedó desplazada hacia el nacimiento, con un inapropiado acento historicista, es decir, olvidando qu no celebramos que nació hace 2000 años, sino que nace y se manifiesta para cada hombre, y lo invita a seguirlo.

El color de todo este tiempo, de la navidad en adelante es el blanco, como tiempo solemne que es.

Terminado el tiempo de la Epifanía, que llamamos normalmente "Tiempo de Navidad", es decir, al lunes siguiente a la Epifanía, comienza el "Tiempo Ordinario" o "Tiempo durante el año"

El color litúrgico de este tiempo es el verde. Se desarrolla a lo largo de entre 32 y 33 semanas, que se interrumpen para insertar la Cuaresma y el tiempo pascual, y continúan luego. Siempre llega hasta la semana 34, cuyo domingo es la solemnísima celebración de Jesucristo Rey del Universo, pero pierde una o dos semanas (depende cada año) al insertar la Cuaresma y el tiempo pascual.

Este tiempo desarrolla distintos temas relacionados con la predicación de Jesús, su vida pública, la vida cristiana, los antecedentes del AT que ayudan a entender la historia de la salvación, etc. Hacia la semana XX (que puede caer hacia septiembre) los textos van empezando a hablar con mayor insistencia de la Segunda Venida, para desembocar finalmente en la celebración de la manifestación definitiva y escatológica de Jesús, la dicha solemnidad de Cristo Rey.

Como se puede ver, el calendario litúrgico empieza y termina con la Segunda Venida: empieza esperándola y termina celebrándola.

Dejé adrede lo que es el tiempo más importante, la sección del calendario que es madre de todo el resto del calendario: las catorce semanas que van desde miércoles de Ceniza hasta Pentecostés.

Este tiempo tiene como centro el Triduo Pascual, que es la solemnidad de las solemnidades: comienza la víspera de Viernes santo, con la misa de la Cena del Señor continúa con la vigilia frente al Monumento, la celebración del Viernes Santo, el Sábado Santo (único día sin misa, porque se celebra el descenso de Jesús al Sheol a rescatar a los muertos, y por tanto no está en el mundo) y la Vigilia pascual con su solemnísima misa de resurrección.

Este santo Triduo se prolonga durante el domingo de Pascua y siete días más, formando la Octava de Pascua, en la que casi todos los textos litúrgicos se repiten, para que al celebraar todos los día tengamos la percepción de que estamos en un único y largo día: el de la resurrección.

Las cinco semanas anteriores al Triduo forman el tiempo de "Cuaresma", tiempo penitencial, de fuerte reflexión personal y comunitaria acerca del misterio del pecado y la gracia, de los intentos de Dios por acercarse a nosotros, de nuestro permamente rechazo, la congoja por ese rechazo, etc. El color de este tiempo es el morado, y es tan solemne y concentrado que no debe interruumpirse con memorias de santos, que no se pueden celebrar más que evocándolas como conmemoraciones.

Las semanas posteriores al Triduo forman el "Tiempo pascual", cuyo color es el blanco -en alusión a las vestiduras blancas de los redimidos, de las que habla el Apocalipsis- y cuyos textos hablan primero de la resurrección de Jesús (y nuestra), y a medida que va avanzando, de la promesa del Espíritu Santo, para desembocar finalmente en la solemnidad de Pentecostés, una fiesta antiquísima, judía, que celebraba el inicio de la cosecha, y en la que el cristianismo inicial ha visto un símbolo del inicio de la "cosecha de la fe", por eso celebramos en esa fecha la venida del Espíritu santo, sin el cual no podríamos sembrar ni cosechar la Palabra. El color de esta fiesta es el rojo, que es siempre el color del testimonio, en alusión a la palabra griega "testigo", "mártys", que el cristianismo siempre ha vinculado al más precioso testimonio: el de derramar la propia sangre. Como el Espíritu Santo es el dador del verdadero testimonio, se usa para celebrarlo ese color del testimonio.

El calendario litúrgico cristiano es una fuente de meditación por sí mismo, su estructura es de una belleza arquitectónica, y ni hablar de cómo se despliegan a través de él toda la unidad de los textos bíblicos en sus infinitos detalles.

Para finalizar esta breve aproximación, me gustaría señalar dos aspectos que pudieran no haber quedado suficientemente destacados:

-El calendario litúrgico no tiene carácter historicista, sino "histórico salvífico", es decir, no se interesa por celebrar cosas del pasado, sino en mostrar cómo, a partir de unas fechas históricas concretas, se hace presente de manera nueva y definitiva, la salvación que viene de Dios; y para cada hombre de manera actual. Por eso todo apunta en él a dos centros: la Pascua y la Segunda Venida.

-Esos dos centros son a su vez concéntricos, por eso tiene esa estructura tan rara de un tiempo que se desenvuelve desde la espera hasta la llegada final (Adviento - Epifanía - Cristo Rey), pero está interrumpido (en realidad está acuñado) por el grito del hombre pidiendo la salvación (Cuaresma), el don gratuito de la redención (Pascua) y la llegada de la verdad completa (Pentecostés).

Estos dos círculos concéntricos repiten lo mismo en dos planos, el de los acontecimientos histórico-salvíficos, y el de la atemporalidad del espíritu.

Eso se significa en la estructura del calendario haciendo que el tiempo durante el año se interrumpa, pase mucho tiempo -más de tres meses- pero cuando vuelva a aparecer, se continúe como si no hubiera habido transcurso de tiempo.

Comentarios
por andrea (i) (186.144.212.---) - vie , 16-mar-2012, 14:08:44

buenísima las explicaciones de los tiempos que celebramos en nuestra liturgia....ademas de los colores y su significado...que bueno que todos los católicos conociéramos mas de estas cosas, le veríamos mas sentido a todo. gracias.

por lucas (i) (181.96.139.---) - sáb , 25-may-2013, 14:33:18

Gracias me alluradon para un recuperatorio de catequesis¡¡¡¡¡

por lucas (i) (181.96.139.---) - sáb , 25-may-2013, 14:41:29

me pueden decir las miágenes falsas de Dios osea todo eso del Dios mago, el utilitario desde ya muchas gracias

por rossy (i) (190.56.254.---) - sáb , 28-sep-2013, 03:37:43

muy buena información gracias por enseñarnos a conocer mas DIOS

por katherine salinas (i) (200.24.199.---) - sáb , 23-nov-2013, 19:21:40

es una buena informacion gracias por auydarme

por fabian (i) (200.24.199.---) - sáb , 23-nov-2013, 19:26:04

gracias por ayudarme y es una linda informacion

por kelly (i) (190.69.232.---) - jue , 27-feb-2014, 00:40:24

gracias por alludarme y su comprecion

por fanny nayelly (i) (190.42.228.---) - lun , 17-mar-2014, 21:41:20

todo bien

por luis (i) (190.42.128.---) - dom , 23-mar-2014, 19:33:45

essos ises son falsos el unico e Dios

por jasmin Serrato Valverde (i) (190.238.35.---) - vie , 27-mar-2015, 03:21:51

Es muy bueno está página me ayuda bastante

por andrea (i) (201.232.196.---) - mar , 21-mar-2017, 14:13:40

bueno pues esta bien para los que quieran investigar esto pero lo pudieron haser mas comoo un resumen por que esto esta muy largo

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.158.21.176
Copia este código antispam en el casillero:
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
Archivo
Preguntas sobre la Biblia
Preguntas sobre liturgia
Acerca de la Liturgia de las Horas en general
Preguntas sobre los santos
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa