Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003

¿La misa es una fiesta o es el sacrificio de la cruz?

14 de noviembre de 2014

Una y otra realidad no se oponen. 

De hecho la misa es las dos cosas: la fiesta escatológica del reinado de Cristo en su Cuerpo, ya con nosotros, el anticipo del Banquete eterno: ¡es una fiesta! La vida eterna no es sino eso: el banquete eterno servido por el Señor a los suyos, como dirá el evangelio del próximo domingo: «pasa al banquete de tu Señor.» Jesús quiso vincular su eucaristía a este banquete eterno en la propia institución: «Yo os aseguro que ya no beberé del producto de la vid hasta el día en que lo beba nuevo en el Reino de Dios.», así que la eucaristía es el hilo conductor hacia ese banquete eterno, y de alguna manera lo anticipa.

Pero la misa es también el memorial -no el mero recuerdo, sino la realización en nuestro tiempo- de la Pasión del Señor, acorde con sus palabras: «ésta es mi sangre de la Alianza, que es derramada por muchos para perdón de los pecados.», y entonces es el sacrificio mismo de la Cruz, no su evocación o su metáfora o su recuerdo, sino su misma realidad.

 

Jamás deberían oponerse estas dos verdades: una que recupera el pasado en el presente, la otra que realiza en el presente el futuro. Nuestro «ahora», sobre el que siempre tenemos tanta incertidumbre, es habitado por dos certezas completamente firmes: el Sacrificio de Jesús y su Banquete eterno.

 

La oposición proviene de gente maliciosa, de mentalidad prosaica, que, o bien cree que si la misa está realizada «en alegría», entonces no tiene la suficiente tristeza como para recordar el Sacrificio de Cristo.... ¡pero el Sacrificio de Cristo no es de ninguna manera triste! es alegría del que siembra, porque la cosecha es firme y segura; o bien, cree que si reflexionamos con seriedad en el Sacrificio de Cristo nos privamos de la alegría del Reino... pero la alegría del Reino no es un carnaval, sino la serenidad del que sabe que puede confiar cien por cien en el dador de las promesas, porque aunque tarden, llegan.

Así que por uno y otro lado, dos que parecen opuestos -los que convierten a la misa en carnavales, o los que la convierten en funerales- nos quieren quitar la alegría del Banquete eterno, obtenido de una vez y para siempre en el Sacrificio de la cruz.

Claves de este artículo: Celebración de la Santa Misa
Comentarios
por Juan Pedro (i) (88.10.64.---) - sáb , 15-nov-2014, 00:50:20

Gracias Abel, siempre había tenido esa duda, me lo ha dado bien masticado, es verdad lo que dice que ha gente maliciosa que cree que si la misa está realizada en alegria, entonces no tiene la suficiente tristeza como para recordar el Sacrificio de Cristo. Está muy bien explicado

por Juan Pedro (i) (88.10.64.---) - sáb , 15-nov-2014, 01:13:33

Aunque, el jueves santo no se puede mirar con alegría, si uno piensa, toda la pasión del Señor, sino uno lo mira con mucho dolor, viendo la película de la Pasión, es lo que veo cuando celebran la Santa Misa. Pero la misa es también el memorial -no el mero recuerdo, sino la realización en nuestro tiempo- de la Pasión del Señor, acorde con sus palabras: «ésta es mi sangre de la Alianza, que es derramada por muchos para perdón de los pecados.», y entonces es el sacrificio mismo dela Cruz, no su evocación o su metáfora o su recuerdo, sino su misma realidad.Si hubiese sido joven, me gustaría tener un profesor como Vd. lo deja también bien explicado,que se queda uno muy satisfecho, por segunda vez le doy las gracias Me ha gustado tanto que lo he copiado y guardado.

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.158.212.93
Copia este código antispam en el casillero:
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
Archivo
Preguntas sobre la Biblia
Preguntas sobre liturgia
Acerca de la Santa Misa
Preguntas sobre los santos
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa