Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
San Benito José Labre, peregrino
fecha: 16 de abril
n.: 1748 - †: 1783 - país: Italia
canonización: B: Pío IX 20 may 1860 - C: León XIII 8 dic 1881
hagiografía: «Franciscanos para cada día» Fr. G. Ferrini O.F.M.
Elogio: En Roma, san Benito José Labre, el cual, deseoso desde su adolescencia de una áspera vida penitente, realizó peregrinaciones a célebres santuarios vistiendo harapos y contentándose con limosnas, dando ejemplo de piedad y penitencia, y de regreso a Roma se entregó a una vida de oración y de pobreza extrema.

Nació en Amettes, Francia el 26 de marzo de 1748. Su familia vivía del producto de una finca, pero vivían precariamente, pues tenían 15 hijos. Benito José era el mayor, hizo los primeros estudios en su pueblo natal, mostrando una seriedad superior a su edad. Cuanto tuvo 12 años, su tío materno, el sacerdote Francisco José, le enseñó los primeros elementos de latín. A los 16 años manifestó el deseo de hacerse trapense, a lo cual se opuso su familia; cuando la madre lo reprendía por algunos sacrificios demasiado duros para su edad, él le respondía cariñosamente que no se preocupara, pues él debía prepararse para realizar su vocación de Trapense. Se hizo peregrino, no por el gusto de vagar, sino para ir a pie a las diversas trapas francesas, cuyas puertas siempre tocó en vano. Primero, era demasiado joven, luego demasiado débil. A lo largo de los caminos pudo saciar su sed de oración en los santuarios de Francia, España e Italia.

En Italia descubrió su verdadera vocación. El Señor lo llamaba a una soledad mayor aun que la de los claustros: lo puso en los caminos y en los caminos habría de permanecer, llegando a ser el «vagabundo de Dios». Se desprendía de todo, abandonaba su cuerpo a la intemperie, vestido de andrajos, entre insectos, las llagas corroían sus carnes, pero se elevaba siempre más en una oración de la cual nadie podía distraerlo. Iba ceñido con una cuerda, la de los Cordígeros de San Francisco de la Tercera Orden que le habían dado en la Basílica de San Francisco en Asís. De sus espaldas pendía un saco que contenía todas sus riquezas: la «Imitación de Cristo», el Nuevo Testamento y el breviario que recitaba diariamente. Tenía sobre el pecho un crucifijo, al cuello una corona, en las manos un rosario. Un bocado de pan y alguna hierba le bastaban para su alimento diario. Lo que recibía por caridad y juzgaba superfluo, lo distribuía a otros pobres. Casi siempre dormía al aire libre, al pie de un árbol, al lado de una cerca. Visitó varias veces Loreto, Asís, Nápoles, Bari, Fabriano, Einsiedeln, Compostela, Paray-le-Monial.

Los últimos años de su vida los pasó en Roma, donde dormía habitualmente en un rincón de las ruinas del Coliseo. Una mañana de abril de 1783 fue encontrado desmayado en la calle que conduce a Santa María ai Monti, y murió el 16 del mismo mes en la trastienda de un carnicero que lo había recogido. Tenía 35 años. En cuanto expiró, corrió la voz por toda Roma: «¡Ha muerto el Santo!». Fue canonizado el 8 de diciembre de 1881 por SS. León XIII.

Imagen: Antonio Cavallucci: «San Benito José Labre», óleo, 1795, Museo de Bellas Artes de Boston.

fuente: «Franciscanos para cada día» Fr. G. Ferrini O.F.M.
accedida 1013 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: http://www.eltestigofiel.orgindex.php?idu=sn_1256
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email
Comentarios
por felogimo (186.113.83.---) - dom , 15-abr-2012, 23:05:42

Que gran ejemplo ante tanta superfilialidad y banalidad de este mundo que tanto derrocha, y donde todo se volvio acumular y deschar por el simple gusto de decir fue mio, lo tuve y ya se acabo; si desnudos y sin bienes materiales vinimos a este mundo para que llenarnos de lo que nos ata.....a este mundo caduco.
Deberiamos entender la gracia de tener lo suficiente en cada jornada para vivir y hacer el bien y eso nos debe bastar

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.162.250.227
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa