Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
Beata María Ana de Jesús Navarro de Guevara, virgen
fecha: 17 de abril
n.: 1565 - †: 1624 - país: España
canonización: B: Pío VI 25 may 1784
hagiografía: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
Elogio: En Madrid, en España, beata María Ana de Jesús Navarro de Guevara, virgen, la cual, después de superar la oposición de su padre, recibió el hábito de la Orden de Nuestra Señora de la Merced y se dedicó a la vida de oración, penitencia y ayuda a pobres y afligidos.

María-Ana, nació en Madrid, en 1565. Sus padres fueron Luis Navarra de Guevara y Juana Romero. Desde su más tierna edad se consagró a Dios y tuvo que resistir a las insistencias de su padre que quería casarla, y aun tuvo que soportar malos tratos por parte del autor de sus días y de la mujer que había tomado en segundas nupcias. Pero María-Ana permaneció inquebrantable en su generosa decisión. Para sustraerse a la injusta persecución, buscó entrar en un monasterio, pero todos se negaban a recibirla por temor al resentimiento de su familia. Así, obligada a permanecer bajo el techo paterno, llevó una vida de retiro y de rigurosas austeridades. Dios la colmó de favores extraordinarios. Finalmente, a la edad de cuarenta y dos años, obtuvo de su padre el permiso para entrar en la orden de Nuestra Señora de la Merced, donde recibió el hábito con el nombre de María-Ana de Jesús.

En 1614 pronunció sus votos solemnes, al mismo tiempo que otra santa religiosa recibió el nombre de María de Jesús. Las dos formaron el núcleo de un nuevo instituto, que tomó el nombre de Religiosas Descalzas de Nuestra Señora de la Merced. María-Ana, que visitaba con frecuencia a la reina, edificaba con su modestia a toda la corte. Aplicó sus oraciones y mortificaciones por tres clases de infortunados: los pecadores, las almas del purgatorio y los cristianos cautivos en África. A causa de una enfermedad que puso a prueba su paciencia y la hizo sumisa a la voluntad de Dios, murió el 17 de abril de 1624. Los milagros que operó en su tumba, fueron causa de que se abriera el proceso de beatificación por Pío VI, quien la elevó a los altares en 1784.

Los datos para esta nota, fueron tomados de Vies des Saints, de los PP. Benedictinos de París, vol. IV, pp. 432-433.

fuente: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
accedida 1478 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: http://www.eltestigofiel.orgindex.php?idu=sn_1271
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 23.20.245.192
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2018 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa