Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
Santa Restituta, virgen y mártir
fecha: 17 de mayo
†: c. 304 - país: África Septentrional
otras formas del nombre: Restituta de Cartago
canonización: pre-congregación
hagiografía: Abel Della Costa
Elogio: En África Proconsular, conmemoración de santa Restituta, virgen y mártir.

La santa de hoy, Restituta de Cartago, es frecuentemente confundida con una de las mártires de Abitinia, del mismo nombre, muerta posiblemente en la misma época, y también en Cartago. Pero la de hoy se distingue por la tradición de su culto, que no se localiza en África sino en Italia.

Según las actas tardías de su martirio, Restituta nació en una ciudad llamada Poniza, aunque los hagiógrafos piensan que en realidad se trata de Tiniza, es decir el poblado antecedente de la actual Túnez, muy cerca de la antigua Cartago, ciudad donde se consumó, según las mismas actas, el martirio.

A diferencia de los mártires de Abitinia, las actas de Restituta son muy poco fiables en cuanto a su historicidad. Luego de las diferentes pruebas y vejaciones a la que la mártir es sometida, es puesta en una barca a la que se le enciende fuego, para que se hunda en el mar; pero en lugar de hundirse, la pequeña nave arriba (milagrosamente) a la isla de Aenaria, la actual Ischia, frente al golfo de Nápoles. Allí un ángel revela a la descubridora de los restos la procedencia y gesta de la mártir, y es enterrada y venerada.

A la vista de los milagros que se producen en su tumba el culto se va extendiendo, y el propio emperador Constantino (por tanto dentro del mismo siglo IV) manda construir en su honor una basílica en Nápoles, a donde finalmente son trasladados gran parte de los restos, y pasa a ser el principal centro de su culto, hasta hoy.

Ciertamente es difícil explicar cómo llega la mártir cartaginesa a no tener culto en Cartago sino en Nápoles. Más lógica que la explicación de las actas es pensar que el culto de la santa llegó a Nápoles después del 450, es decir, cuando la persecución de los vándalos en África llevó muchos vestigios del cristianismo africano hacia Italia, pero puesto que existe la tradición de la basílica constantiniana (que es por fuerza anterior), esto parece imposible. Sin embargo debe tenerse presente que las actas (que son del siglo X o posterior) no mencionan a Nápoles, y que la primer referencia que tenemos a esta ciudad como centro de culto, aunque pretende remitirse hasta Constantino, es mucho más tardía.

Podemos reconstruir hipoténticamente la cuestión del siguiente modo: hubo una mártir en Cartago, quizás a inicios del siglo IV, persecución de Dioclesiano, quizás de la persecución vandálica de mediados del siglo V. Posiblemente por llevar el mismo nombre que la Restituta que formaba parte del más famoso grupo de los mártires de Abitinia, no tenemos vestigios de un culto separado de ella en África. Sobrevenida la persecución vandálica, sea que haya muerto en ella, sea que ya hubiera sido martirizada siglo y medio antes, su culto arriba, de la mano de algunos creyentes, posiblemente poseedores de alguna reliquia, a las cercanías de Nápoles, a la isla mencionada. Una vez allí la fama de santidad y milagros se afianza -incluso hay registros de milagros de la santa en Sicilia en el siglo XIV-, y se escriben las Actas. Nápoles, como urbe más importante de la región reclama ser el centro de culto, y surge entonces la fabulación de la basílica constantiniana, que consolida la importancia de Nápoles para el derecho de esta ciudad a poseer las reliquias.

Ver Acta Sanctorum, mayo IV, pág. 23ss. El artículo de Vito Calise en Santi e beati se inclina por la hipótesis de un traslado en la persecución vandálica, pero considera que es la Restituta del grupo de Abitinia.

Abel Della Costa
accedida 712 veces
ingreso o última modificación relevante: 17-5-2014
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: http://www.eltestigofiel.org/index.php?idu=sn_1652
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.224.151.24
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2018 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa