Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
103 mártires de la persecución en Corea (1839 - 1867)
Este grupo de 103 mártires, encabezados por el Pbro. Andrés Kim Taegön, cuya memoria conjunta se celebra litúrgicamente el 20 de septiembre, comprende cristianos de todo estado y condición, obispos, presbíteros, laicos, casados o no, ancianos, jóvenes y niños, que dieron su testimonio en Corea, entre 1839 y 1867. Fueron beatificados en 1925 y 1968, y canonizados por SS. Juan Pablo II el 6 de mayo de 1984.
En este grupo:
Santas Agata Yi y Teresa Kim (9-1)
Santos Agustín Pak Chong-won y cinco compañeros (31-1)
Santos Agustín Yi Kwang-hon, Águeda Kim A-gi y siete compañeros (24-5)
San Andrés Chong Hwagyong (23-1)
San Andrés Kim Taegòn (16-9)
Santos Andrés Kim Taegon, Pablo Chong Hasang y compañeros (20-9)
Santos Antonio Daveluy, obispo, y compañeros (30-3)
San Antonio Kim Song-u (29-4)
Santas Bárbara Kim y Bárbara Yi (27-5)
Santos Benedicta Ion Kyong-nyon y seis compañeros (29-12)
San Carlos Hyon Song-mun (19-9)
Santa Cecilia Yu So-sa (23-11)
San Esteban Min Kuk-ka (20-1)
San Francisco Ch‘oe Kyong-hwam (12-9)
San José Chang Song-jib (26-5)
San José Cho Yun-ho (23-12)
San Juan Bautista Nam Chong-sam (7-3)
Santos Juan Pak Hu-jae y cinco compañeras (3-9)
San Juan Yi Yun-il (21-1)
Santos Lorenzo Han I-hyong, y seis compañeros (20-9)
Santos Lorenzo Imbert, Pedro Maubant y Jacobo Chastan (21-9)
Santos Magdalena Yi Yong-hui y siete compañeros (20-7)
Santos Marcos Chong Ui-bae y Alejo U Se-yong (11-3)
Santos Pablo Chong Ha-sang y Agustín Yu Chin-gil (22-9)
San Pablo Ho Hyob (30-1)
Santos Pablo Hong Yông-ju, Juan Yi Mun-u y Bárbara Ch'oe Yong-i (1-2)
Santos Pedro Cho Hwa-so y cinco compañeros (13-12)
Santos Pedro Ch’oe Hyong y Juan Bautista Chon Chang-un (9-3)
San Pedro Yi Ho-yong (25-11)
San Pedro Yu Chong-nyul (17-2)
San Pedro Yu Tae-ch´ol (21-10)
San Protasio Chong Kuk-bo (20-5)
Santos Sebastián Nam I-gwan, Lucía Kim, Catalina Yi, Magdalena Cho, y ocho compañeros (26-9)
Santos Simeón Berneux, Justo Ranfer de Bretenières, Luis Beaulieu y Pedro Enrique Dorie (7-3)

Corea es uno de los pocos países del mundo en donde el cristianismo fue introducido por otros medios que el de los misioneros. Durante el siglo dieciocho se difundieron por el país algunos libros cristianos escritos en chino, y uno de los hombres que los leyeron, se las arregló para ingresar al servicio diplomático del gobierno coreano ante el de Pekín, buscó en la capital de China al obispo Mons. de Gouvea y de sus manos recibió el bautismo y algunas instrucciones. Aquel hombre regresó a su tierra en 1784, y cuando un sacerdote chino llegó a Corea, diez años más tarde, se encontró con que le estaban esperando cuatro mil cristianos bien instruidos, pero sin bautizar. Aquel sacerdote fue el único pastor del rebaño durante siete años, pero en 1801 fue asesinado y, durante tres décadas, los cristianos de Corea estuvieron privados de un ministro de su religión. Existe una carta escrita por los coreanos para implorar al Papa Pío VII que enviase sacerdotes a aquella pequeña grey que, sin embargo, ya había dado mártires a la Iglesia. En 1831 se creó el vicariato apostólico de Corea, pero su primer vicario nunca llegó a ocupar su puesto. El sucesor, Mons. Lorenzo José María Imbert, obispo titular de Capsa, miembro de las Misiones Extranjeras de París y residente en China desde hacía doce años, entró a Corea, disfrazado, a fines de 1837. Le habían precedido por poco tiempo, el san Pedro Filiberto Maubant y el san Jacobo Honorato Chastan, sacerdotes de la misma sociedad misionera.

 

El cristianismo no había sido definitivamente proscrito en Corea y, durante el transcurso de dos años, los misioneros realizaron su trabajo ocultamente, pero sin ser molestados. Sobre las circunstancias y dificultades que debieron afrontar, escribió Mons. Imbert: «Estoy abrumado de fatiga y en grave peligro. Es necesario dejar el lecho a las dos y media de la madrugada, todos los días, puesto que a las tres hay que congregar al pueblo en la casa para las oraciones. A las tres y media, comienzo a desempeñar los deberes de mi ministerio y debo bautizar si hay nuevos convertidos y también confirmar. Después viene la misa, la comunión y la acción de gracias. De esta manera, las quince o veinte personas que recibieron los sacramentos, pueden dispersarse al amparo de las sombras, antes del alba. Pero durante las horas deT día llegan otros tantos, uno por uno, en procura de confesión y ya no pueden irse hasta la madrugada siguiente, después de la comunión. Yo me quedo dos días en cada una de nuestras casas donde reúno a los cristianos y, antes del alba del tercer día, me voy con ellos, en la oscuridad, a otra casa. Muchas veces he sufrido el aguijonazo del hambre, porque no es cualquier cosa, en este clima frío y húmedo, levantarse a las dos y media de la madrugada y permanecer en ayunas hasta el medio día, cuando puedo comer algunos alimentos pobres e insuficientes. Después de la comida, descanso un poco hasta que se presentan mis alumnos de catecismo y, por fin, vuelvo al confesionario hasta que cae la noche. A las nueve voy a dormir, sobre una estera, en el suelo y cubierto con una manta de lana de los tártaros; no hay camas ni colchones en Corea. A pesar de la debilidad de mi cuerpo y mi quebrantada salud, siempre he llevado una vida dura y muy ocupada, pero me parece que aquí ya alcancé el último límite del esfuerzo. Se puede comprender fácilmente que, en una existencia como la que llevamos, apenas si tememos el golpe de espada que, en cualquier momento, puede acabar con ella». 

Por aquellos medios heroicos aumentó el número de los cristianos en Corea de 6,000 a 9,000, en menos de dos años. Fue entonces cuando se descubrieron sus actividades y se emitió un decreto para el exterminio de los fieles. Como un ejemplo de los horrores que tuvieron lugar entonces, basta citar lo que le sucedió a santa Ágata Kim, una de las decenas de coreanos beatificados y canonizados junto con los tres sacerdotes franceses. Se le preguntó a la infortunada mujer si era cierto que practicaba la religión cristiana, «Conozco a Jesús y a María», respondió con absoluta sencillez; «pero no conozco nada más». - «Si te torturamos, te olvidarás de tu Jesús y tu María». - «¡Aunque tenga que morir, no los olvidaré!» Fue cruelmente atormentada y, por fin, se la condenó a morir. En el travesaño de una alta cruz sujeta a una carreta fue colgada Ágata por sus muñecas y por su cabellera. La carreta fue conducida hasta la cumbre de una cuesta pedregosa y, desde ahí se azuzó a los bueyes para que arrastrasen a la carreta cuesta abajo, entre brincos y zarandeos y, a cada movimiento, la infeliz mujer, sujeta por los cabellos y los puños, se sacudía violentamente. Al término de aquella carrera, fue descolgada, se le arrancaron las vestiduras hasta dejarla desnuda; uno de los verdugos le sujetó la cabeza contra una piedra y otro se la cortó con un golpe de espada. San Juan Yi escribía desde la prisión: «Transcurrieron dos o tres meses antes de que el juez mandara por mí y, en ese tiempo, estuve triste e inquieto. Los pecados de mi vida entera, en la que tantas veces ofendí a Dios por pura maldad, parecían pesar sobre mí como una montaña; de continuo me preguntaba: ¿Cuál será el fin de todo esto? Sin embargo, nunca perdía la esperanza. Al décimo día de la décima segunda luna, fui llevado ante el juez, quien ordenó que fuera apaleado. ¿Cómo hubiera podido resistirlo tan sólo con mis propias fuerzas? Pero la fuerza del Señor, las plegarias de María y de los santos y de nuestros mártires, me sostuvieron tan bien, que ahora me parece que apenas si sufrí. Yo no puedo pagar tan grande misericordia y ofrecer mi vida es justo».

A fin de evitar una matanza general y el posible peligro de la apostasía, Mons. Imbert se entregó, después de recomendar a los padres Maubant y Chastan, que hicieran lo mismo. Estos se pusieron a escribir una carta a Roma para dar cuenta de su actitud y del estado en que dejaban la misión y se entregaron. Los tres recibieron su ración de bastonazos. Atados a unos bancos con respaldo, fueron conducidos a las orillas del río que corre cerca de Seul, donde los tres, siempre sobre los bancos, fueron atados juntos a un grueso poste, contra el cual el verdugo les cortó la cabeza. El triple martirio ocurrió el 21 de septiembre de 1839, pero la Misión Extranjera de París celebra su fiesta el día 26. En el año de 1904, las reliquias de ochenta y un mártires de Corea fueron trasladadas a la iglesia episcopal del vicario apostólico en Seul; en 1925, fueron beatificados Mons. Lorenzo Imbert y sus compañeros, y en 1984 fueron canonizados un grupo de 103 mártires por SS Juan Pablo II. El primer sacerdote coreano martirizado, fue San Andrés Kim, en 1846.

En L'Histoire de l'Eglise de Corée (1874), de C. Dallet, especialmente en el vol. II, pp. 118-185, se relatan con detalle, las vidas y sufrimientos de estos mártires. Ver también Les Missionnaires Francais en Corée (1895) de A. Launay y Martyrs francais el coréens (1925) y The Golden Legend Overseas (1931), de E. Baumann. Este artículo está tomado del Butler, actualizando solamente el cambio de beatos a santos.

Decretos de beatificación y canonización: beatificación en 1927 (82): AAS 17 [1925], págs .261, 318 y 366; beatificación en 1968 (24): AAS 60 [1968], págs. 585 y 598. Canonización (103): AAS 80 [1988], pág 1375ss (el decreto había sido omitido de AAS en su lugar correspondiente, y se subsanó el error en este año).

fuente: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
accedida 5202 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: http://www.eltestigofiel.orgindex.php?idu=sn_3407
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.80.180.248
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa