Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
Santa Martina, mártir
fecha: 30 de enero
†: 677 - país: Italia
canonización: pre-congregación
hagiografía: Santi e Beati
Elogio: En Roma, conmemoración de santa Martina, a quien el papa Dono dedicó una basílica a su nombre en el foro romano.
Patronazgos: patrona de Roma y de las mujeres en período de lactancia.

La historia de esta joven santa comienza en sentido inverso, desde su tumba, 1400 años después de su martirio, cuando en el 1534, el activísimo papa Urbano VIII, impregnado espiritualmente de la cuestión en la Contrarreforma católica y materialmente en la restauración de las famosas iglesias romanas, después de haber redescubierto las reliquias de la mártir, reavivó la devoción de los romanos a santa Martina, fijando la celebración el 30 de enero. Él mismo compuso el elogio, con el himno "Martinae celebri plaudite nomini, Cives Romulei, plaudite gloriae" (Festejad el célebre nombre de Martina, ciudadanos de Rómulo, festejad su gloria), que insta a admirar a la santa en su vida inmaculada, su caridad ejemplar, y en el valiente testimonio de Cristo con el martirio.

¿Quién era realmente santa Martina, que surgió de repente y con fuerza en la devoción popular, como para ser considerada como una de la patronas de Roma, después de muchos siglos de olvido? Los datos históricos son pocos. El más antiguo data del siglo VII, cuando el papa Dono dedicó una iglesia a su nombre en el Foro. Quinientos años más tarde, en el 1134, haciendo las excavaciones en esta iglesia, se hallaron, en realidad, las tumbas de tres mártires. La fiesta de la santa se celebraba ya en el siglo VIII.

Nada más se sabe, las demás noticias es necesario recogerlas de una "Passio" legendaria. Según esta narración, santa Martina era una diaconisa, hija de un noble romano. Arrestada por su abierta profesión de la fe, fue llevada a la corte del emperador Alejandro Severo (222-235). Este príncipe semioriental, abierto a todas las curiosidades, al punto de incluir a Cristo entre los dioses venerados en la familia imperial, fue muy tolerante hacia los cristianos y su gobierno está marcado por un paréntesis de distensión en el enfrentamiento entre el Imperio y la Iglesia, que en ese momento tuvo una gran expansión misionera. Todo esto es ignorado por el autor de la Passio, que se extiende en la lista de horribles torturas infligidas por el emperador a santa Martina, llevada ante la estatua de Apolo, la hace arrastrar ante él, y poco después un terremoto destruye el templo del dios y mata a sus sacerdotes. El milagro se repitió con la estatua y el templo de Artemisa. Todo esto debería haber llevado a pensar a sus perseguidores, pero por el contrario se obstinan más que nunca, ensañándose con los miembros de la niña, sometiéndola a crueles torturas, de la que siempre sale ilesa. La espada pone fin a tanto sufrimiento, cortando la cabeza de la mártir, cuya sangre fue a rociar el suelo fértil de la Iglesia romana.

Extractado, y traducido para ETF de un artículo de Piero Bargellini. El año 677 que trae el Martirologio Romano no se refiere al martirio de la santa sino a la dedicación de su iglesia titular; las «actas» del martirio de la santa, completamente legendarias y llenas de milagros extravagantes, están publicadas en Acta Sanctorum del 1 de enero, págs. 11-19, que también reproduce un relato latino del descubrimiento de la tumba y reproduce el epitafio.

fuente: Santi e Beati
accedida 2603 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: http://www.eltestigofiel.orgindex.php?idu=sn_368
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email
Comentarios
por Rodrigo (i) (190.82.70.---) - jue , 16-oct-2014, 13:51:43

gracias

por Ángel (i) (79.155.120.---) - mar , 30-ene-2018, 16:12:11

La pasada Navidad felicité a unos primos míos con una foto de mi nieta Martina haciendo unas pastas de Navidad para felicitar al Niño Jesús. Mi grata sorpresa fué que me contestaron con una anécdota muy curiosa sobre el nombre de Martina. Estaba una sobrina de ellos embarazada esquiando, cuando se tropezó con una preciosa niña rubia y le preguntó como se llamaba, al responderle que Martina, la encantó el nombre y pensó para su futura ponerle el mismo nombre si fuese niña;posteriormente le hicieron la amniocentesis y le diagnosticaron un Dawn. Ella, muy valiente, prosiguió con su embarazó. Trabajaba como repostera por cuenta ajena.Decidió emanciparse poniendo a su negocio el nombre de "Repostería Martina". Al punto de la mañana termina con éxito sus existencias. Les he ofrecido a mi nieta como ayudante.

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.167.29.208
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa