Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
San Leopoldo el Piadoso, laico
fecha: 15 de noviembre
n.: c. 1073 - †: 1136 - país: Austria
otras formas del nombre: Leopoldo III
canonización: C: Inocencio VIII 6 ene 1485
hagiografía: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
Elogio: En el cenobio de Klosterneuburg, sepultura de san Leopoldo, príncipe de ese territorio, a quien se honró, aún en vida, con el sobrenombre de «Piadoso», pues fue siempre portador de paz y amigo de los pobres y del clero.
Patronazgos: patrono de Austria (proclamado en 1663).
refieren a este santo: Beato Hartman de Brixen

Este príncipe, a quien se da el título de «el Piadoso», fue canonizado 350 años después de su muerte, por Inocencio VIII. Desgraciadamente, sabemos muy poco sobre su vida. Nació en Melk, en 1073. Se educó bajo la influencia del dinámico obispo san Altmann de Passau, y sucedió a su padre a los veintitrés años de edad. En 1106 contrajo matrimonio con Inés, hija del emperador Enrique IV, que era viuda. Inés tenía dos hijos de su primer matrimonio y dio a Leopoldo otros dieciocho. Uno de los once que no murieron en la infancia, fue el historiador Otón de Freising, el cual, como abad del monasterio cisterciense de Morimond, en Borgoña, indujo a san Leopoldo a fundar la abadía de Heiligenkreuz de Wienerwald, que todavía existe. Otra de las grandes fundaciones de san Leopoldo fue el monasterio de los canónigos agustinos de Klosterneuburg, cerca de Viena. Dicha abadía, que existe aún, es uno de los focos más poderosos del «movimiento litúrgico» en los países de habla alemana. San Leopoldo fue también el fundador de la abadía benedictina de Mariazell de Estiria, cuya iglesia fue posteriormente un centro de peregrinación muy popular.

Con esas fundaciones contribuyó el santo a difundir la verdadera religión en su país, dando ejemplo de caridad, desinterés y celo por el culto divino. Leopoldo IV no desempeñó un papel de gran brillo en la tortuosa política secular y eclesiástica de su tiempo. A pesar de todo, ejerció una gran influencia en ella, como lo prueba el hecho de que, en 1125, a la muerte de Enrique V, los bávaros le ofrecieron la corona. En todo caso, san Leopoldo no aceptó el nombramiento. Murió en 1136, al cabo de cuarenta años de reinado. Se le sepultó en Klosterneuburg, y fue muy llorado por el pueblo.

Surio y Pez (Scriptores rerum Austriacarum, vol. I, pp. 577-592), publicaron la única biografía medieval de san Leopoldo. En 1891, se tradujo al francés la corta biografía alemana escrita por B. A. Egger (1885) . Véase también el V. O. Ludwig, Die Legende von milden Markgraf Leopold (1925); el volumen de ensayos sobre el santo (ed. S. Wintermayr) publicado en Klosterneuburg en 1936.

fuente: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
accedida 1596 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: http://www.eltestigofiel.orgindex.php?idu=sn_4177
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.145.117.60
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa