Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
San Valentín, mártir
fecha: 14 de febrero
†: s. inc. - país: Italia
canonización: pre-congregación
hagiografía: Abel Della Costa
Elogio: En Roma, en la vía Flaminia, cerca del puente Milvio, san Valentín, mártir.
Patronazgos: patrono de la juventud, los enamorados, los viajeros, los apicultores, para la preservación de la inocencia virginal, el compromiso, el buen matrimonio, e invocado contra los desmayos, la locura, la epilepsia y la peste.

Hay razones teóricas y prácticas que hacen muy difícil una hagiografía de san Valentín: La razón teórica es, desde luego, la escasísima certeza sobre el personaje; su existencia y culto antiguo resultan indudables, pero poco más puede agregarse. La dificultad práctica proviene de que hasta la edición anterior del Martirologio -es decir hasta hace apenas unos años- se celebraban en esta fecha dos san Valentín, uno -laico o quizás presbítero- de Roma, y el otro -obispo- de Terni, también en Italia; así que las hagiografías que pueden conseguirse, incluso de los autores que con preferencia utilizamos en El Testigo Fiel, oscilan en atribuir a uno u otro los mismos rasgos, o se van en discusiones sobre cuál de los dos será más auténtico, discusiones que han perdido ya todo su valor del momento en que el Martirologio conserva ahora uno solo. Claro que como el Martirologio no aclara si el que quedó es laico, presbítero u obispo, sino sólo que es mártir y murió en Roma (que es todo lo que sabemos de él), la diócesis de Terni sigue reivindicando a su santo mártir, mientras que los santorales de otras procedencias prefieren identificarlo con el presbítero (un obispo mártir solía dejar más rastro en la historia). La misma ambivalencia se detecta en la iconografía, que lo representa en distintas figuras, de soldado a obispo, podríamos decir. Toda esa filigrana historiográfica parece importarle poco a la devoción popular, que mientras se queja de la «comercialización» de los santos, no renuncia a considerarlo el santo de los enamorados (y ayudar a que los centros comerciales «hagan caja»), bien que recogiendo para esta tradición distintos orígenes y significados.

Veamos entonces escalonadamente tres aspectos: qué sabemos sobre san Valentín, qué afirman las leyendas tradicionales, y de dónde proviene la vinculación de esta devoción con los enamorados.

Qué sabemos sobre san Valentín

-Lo que sabemos, como he dicho, es bien poco: hubo una catacumba cristiana en la Vía Flaminia cuyos restos se atribuían a un cristiano llamado Valentín, martirizado en la persecución de Claudio Gótico, alrededor del año 269 o poco más; sobre esa catacumba, como fue práctica luego de la legalización de nuestra fe, se construyó, hacia el año 350, una basílica dedicada al santo. Podría ser que este mártir fuera el obispo de la ciudad de Interamna (actual Terni), llamado Valentín, y que haya sido llevado a Roma para su martirio en tiempos del cónsul Furio Plácido, en 273, apenas unos años después del dato que la memoria tradicional -con toda su imprecisión- conservaba. El nombre de Valentín como mártir en Roma (pero no necesariamente «de» Roma) aparece en todos los martirologios antiguos. Y aquí acaban las certezas históricas.

Qué afirman las leyendas tradicionales

-Aunque posiblemente sobre la base de la misma persona histórica, las leyendas se han desarrollado de manera separada en Roma y en Terni; fenómeno que no es nada infrecuente y que a lo largo de los siglos ha llenado de duplicaciones (o triplicaciones y más) el catálogo de santos. Las líneas principales de esas leyendas lo hacen un intrépido defensor de cristianos, ya sea visitándolos en la cárcel, ya sea arriesgando su vida para unirlos en matrimonio, aunque este desarrollo es muy posterior, y parece que sólo para racionalizar el patronazgo de los enamorados. La edición original del Butler (del siglo XVIII) nos transmite aun que «fue un santo sacerdote de Roma, quien, con san Mario y su familia, socorría a los mártires durante la persecución de Claudio II. Fue aprehendido y enviado por el emperador al prefecto de Roma, quien al ver que todas sus promesas para hacerlo renunciar a su fe eran ineficaces, mandó que lo golpearan con mazas y después lo decapitaran», rasgos que formaban parte de la versión romana. La diócesis de Terni, por su parte se basa en que «textos del siglo VI cuentan que san Valentín, ciudadano y obispo de Terni desde el 197, resultó famoso por su santidad de vida, por su caridad y humildad, por su celo apostólico, y por los milagros que realizaba, por lo que fue invitado a Roma por un cierto Cratón, orador griego y latino, para que le curase a su hijo, enfermo desde hacía unos años». Una vez allí, hechas las curaciones y logradas las conversiones correspondientes, «fue aprisionado bajo el emperador Aureliano, y decapitado en Roma. Era el 14 de febrero del 273. Su cuerpo fue transportado a Terni, en el 58 miliario (es decir, la marca de millas) de la Vía Flaminia». La imaginación, a Dios gracias, no tiene los estrechos límites de los documentos históricos, y todo puede compaginarse con todo, el enterramiento en la Vía Flaminia con el traslado a Terni, y muchísimos detalles más, que omito para no abundar, aunque no sin advertir que la ramificación de estos «hechos» llega hasta san Cosme y san Damián, los que es decir hasta tocar los mismísimos pies de los Apóstoles.

Qué relación tiene con los enamorados

-La tercera cuestión es que ha devenido el patrono de los enamorados, y bien que lo ha hecho, ya que como todo lo débil, el amor, sobre todo juvenil, necesita de protección -y cuanto más celestial sea ese apoyo, mejor- para afianzarse y madurar. Ahora bien, como sucede muchísimas veces, es muy difícil saber por qué ha llegado a ser tal. Que se base en algún rasgo de la leyenda es poco probable, aunque ya hemos visto que hay un desarrollo más bien tardío que hace de Valentín un obispo casamentero. La explicación que parece más probable proviene del ámbito sajón: parece que hacia esta época los pájaros hacen su nido, por lo que comenzó a acostumbrarse a «pedir la mano» para la fiesta de san Valentín. La edición 1964 del Butler reproduce un delicioso epistolario que entreteje este pedido de manos con san Valentín, y que reproduciré:

Una de las más antiguas referencias a esa costumbre se encuentra en The Pasión Letters (No. 783). En febrero de 1477, Isabel Drews, quien tenía una hija casadera y deseaba unirla en matrimonio con su pariente John Paston, escribía al futuro novio:


Primo, el viernes es día de San Valentín, cuando todos los pájaros escogen pareja; si gustas venir el jueves por la noche, y preparado para quedarte hasta el lunes, confío en Dios que hablarás a mi marido, y yo rezaré para que llevemos el asunto a conclusión, porque, primo, no es sino un roble delgado el que se corta al primer golpe.


Durante el mismo mes, Margarita, la joven casadera en cuestión, dirigió la siguiente carta a John Paston:


Para ser entregado este billete a mi bien amado Señor Don Valentín John Paston.
Reverendísimo y honorable bien amado Valentín: me recomiendo a usted, de todo corazón, deseando saber de su salud, rogándole a Dios Todopoderoso que lo conserve mucho tiempo en todo bienestar según Su beneplácito y deseo de vuestro corazón.


Su carta siguiente no es tan ceremoniosa, y en el curso de la misma dice:


Si vosotros podéis estar contentos con ese bien (su pequeña dote) y mi pobre persona, yo sería la joven más feliz de la tierra; una buena, verdadera y amante Valentina, para que ya no se hable nunca más del asunto, y pueda ser su verdadero amor y compañera de lecho toda mi vida.

Otra explicación, que se reproduce en muchos webs (la recojo de corazones.org) dice que «Para abolir la costumbre pagana de que los jóvenes sacaran por suerte nombres de jovencitas, en honor de la diosa del sexo y la fertilidad llamada Februata Juno, celebrada el 15 de este mes, algunos pastores substituyeron esta costumbre, escribiendo nombres de santos. Así con el tiempo la fiesta sería cristianizada y se celebraba en vez San Valentín.» Pero parece una explicación improbable, porque la idea de un «listado de santos» es algo muy posterior a la época antigua en la que existía la fiesta de Februata Juno. Esta explicación se registra recién en el siglo XVII, cuando ya existen muy afianzados los catálogos de santos, y a la vez la fiesta de Februata Juno es apenas una nebulosa en la memoria. Aunque si de abolir se trata, escribiendo el otro día la noticia en torno a la fiesta de «Presentación del Señor» hice notar que la improbable relación que establece Beda el Venerable entre las Lupercalia romanas (fiesta de la fertilidad), y la procesión con velas que se vinculó en Roma con el 2 de febrero podía ser que se relacionara con la sustitución que hace el Papa Gelasio hacia el siglo V de las Lupercalia por una procesión de candelas, que caería hacia el 14 de febrero, y que a lo mejor desde allí podía rastrearse la relación entre la fiesta de san Valentín y la de los enamorados. Pero como puede verse, en este terreno la mayor certeza es apenas la de la conjetura.

Imágenes:
-Jacopo Bassano: San Valentín bautizando a santa Lucilla, 1575, óleo sobre tela, Museo Civico, Bassano del Grappa.
-Estampa tradicional (en la caracterización de presbítero).
-Reliquias de san Valentín, en Santa María in Cosmedin, Roma.

 

 

Abel Della Costa
accedida 2329 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: http://www.eltestigofiel.org/index.php?idu=sn_572
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email
Comentarios
por Satsang (190.41.208.---) - dom , 14-feb-2010, 04:09:41

Me gustaria que el amor verdadero llegara a mi vida, pero creo que SAN VALENTIN esta muy ocupado para atender mi pedido.

por Rosy (189.164.213.---) - lun , 14-feb-2011, 00:06:44

Abel bonitas imagenes de Jacopo Basano, gracias, que el amor ya en nuestras vidas se arraigue en nuestro ser ya correspondido y no se valla, y que todas esas personas que han contribuido con su dedicación y cariño cual eres tú Abel Dios pague con este amor verdadero, esta riqueza y belleza y hermosura todo lo que hay en este portal "El Testigo Fiel " ¡son hechos de amor y de verdad! y que todas esas demás personas que nos han brindado su amistad, Dios bendiga y ayude, y enseñe a darse cual tu te das, por amor, no importa que compiurer estoy utlizando,(no es en tu contra porque yo estoy contigo) lo importante es que cada que la utilizo no pienso en lo impreso en ella sino en el beneficio que me dá ahorita que me quedé sin mi compiurer Alaska. Esta es de Estados Unidos porque me la traje de allá, es lo importante, pero todo lo demás quedó atras quiero decir en el pasado, lo que cuenta es el presente lo que vivimos ahora. Entonces cuando la adquirí no sabía exactamente lo que compraba. Quiero comprar una compiurer de escritorio con pantalla plana, Dios me ayude a encontrala, marca y precio ya que valla abentajada con el crédio de la unida dental. I`m sorry yo te amo Señor tu eres mi fuerza!

por paulo (i) (190.42.66.---) - lun , 14-feb-2011, 17:43:32

que bueda encontrar una buena esposa cristiana

por Pbro. Carlos Alberto Costa Formica (i) (190.2.96.---) - mié , 15-feb-2012, 20:43:31

Sería conveniente re estructurar esta nota ya que a través de Primeros Cristianos, ha llegado hasta mí un nuevo descubrimiento en las catacumbas concluyendo que hay dos mártires de nombre Valentín y no son suposiciones legendarias, hay un investigador y especialista en catacumbas que lo afirma.
También lo atestigua el obispo de Terni y se puede ver sus declaraciones en Zenit. Gracias y mis cordiales saludos. Pbro. Carlos Alberto Costa Formica

por Abel (81.203.129.---) - mié , 15-feb-2012, 21:44:23

Entonces lo que hay que reestructurar no es la nota sino el Martirologio Romano, que en su última edición castellana (2007) aun registra uno solo.
Si en la próxima edición el MR vuelve a inscribir los dos, pues bienvenido sea un santo más, pero de momento, no ha ocurrido. Yo no soy el que agrega o quita santos del santoral.
Si me da una referencia más precisa, trataré de buscar información sobre el asunto, a ver si vale la pena hacer una aclaración en nota.

por Carmen Fernandez (i) (71.40.50.---) - jue , 14-feb-2013, 19:35:10

Muy interesante! No deja de maravillarme nuestra religión católica. Nos provee de santos para prácticamente todas nuestras necesidades; por qué somos tan tontos y no los invocamos?

San Valentín, mártir, ruega por nosotros. Muy especialmente, ruega por todos esos jovencitos que se involucran en noviazgos nocivos.

Améen

por Quico (i) (84.120.163.---) - mar , 13-feb-2018, 22:59:20

Una pequeña corrección :el emoerador bajo el que Valentín fue nartirizado no es "Claudio el godo", pues bo era godo, sino "Claudio el gótico" llamado así por su gran victoria militar sobre los godos.

por Abel (79.109.147.---) - mié , 14-feb-2018, 05:53:10

Sí, correcto, muchas gracias, ya está solucionado.

por Mónica y Ulises (i) (201.179.234.---) - mié , 14-feb-2018, 12:57:35

Tenemos entendido por haberlo leído que los romanos impedían casarse porque perdían soldados para sus guerras y que San Valentín contrariando al imperio casaba en secreto a las parejas porque era Mandato de Dios

por Abel (79.109.147.---) - mié , 14-feb-2018, 14:13:00

Bueno, suena a una explicación un poco racionalizadora: no es verdad que en Roma se despreciara el matrimonio, no solo eso, más bien era bastante mal vista la soltería, y los soldados no eran célibes.

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.80.87.62
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2018 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa