estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
suscribir a actualizaciones automáticas de esta sección
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
0
Noticias
apuntar mi email al Boletín semanal de noticias por email
(puedes cancelar tu suscripción cuando lo desees)
El archivo solicitado no existe,
quizás fue eliminado, o cambiado a otra sección.

Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
sección: Andrea
  Roma
Al final del Año de la Vida Consagrada, el Papa ... no leida
A pocos días de llegar al país, el Papa aceptó ... no leida
Las obras de misericordia en el camino jubilar. Mensaje del ... no leida
No hay humildad y no hay santidad sin pasar a ... no leida
El Santo Padre recordó este domingo que Dios nos invita ... no leida
Esta atención a las obras de misericordia es importante: no ... no leida
Texto completo de la catequesis de hoy del Papa Francisco ... no leida
El Papa recibió a los chicos del Seminario de Lombardía, ... no leida
Texto completo de la alocución antes del rezo del Ángelus ... no leida
  Noticias ecuménicas
Se reunirán en el aeropuerto de La Habana, Cuba, el ... no leida
En la ceremonia con la que concluye la semana de ... no leida
Al respecto, se recordó la importancia del diálogo interreligioso y ... no leida
  Familia y Vida
Los manifestantes del Family Day rechazan el proyecto de ley ... no leida
Adoptan a los bebés con diagnósticos terribles, de ... no leida
Las aplicaciones biotecnológicas no pueden ser usadas contra la dignidad ... no leida
La tercera edad es una bendición de Dios, es una ... no leida
Francisco a la Rota Romana: «La Iglesia continúa proponiendo el ... no leida
  Iglesia en el Mundo
La Eurocámara pide un representante permanente que vele por la ... no leida
Nadie sabe donde están miles de niños "refugiados" en Europa ... no leida
Salen a la luz testimonios hasta ahora desconocidos de religiosos ... no leida
Este Jubileo (del 8 de diciembre de 2015 al 20 ... no leida
Se trata de cristianos armenios, siriacos y caldeos, que ... no leida
El lunes 1 de febrero, el Papa Francisco recibirá al ... no leida
El sucesor de Steve Jobs en Cupertino se reunió brevemente ... no leida
  América y España
“Más que hablar con el Papa necesitamos escucharlo y seguirlo. ... no leida
Son las carmelitas samaritanas de Valladolid ... no leida
De entre las historias de mártires mexicanos de la persecución ... no leida
  Espiritualidad y Cultura
Un recuerdo de África evocando el pasado viaje del Papa ... no leida
Una imagen...
   
en Noticias ecuménicas

El Papa y Kiril: el primer e histórico encuentro será en Cuba

06 de feb de 2016
Se reunirán en el aeropuerto de La Habana, Cuba, el 12 de febrero. Las dos Sedes lo anunciaron conjuntamente.

El próximo viaje de Papa Francisco a México se tiñe de ecumenismo. Se acaba de anunciar que el Pontífice se reunirá en La Habana, Cuba, con el Patriarca de Moscú y de todas las Rusias, Kiril, antes de dirigirse a la Ciudad de México. Nunca se ha verificado un encuentro entre un obispo de Roma y un obispo de la que es llamada la «tercera Roma», después de la sede de los sucesores de Pedro y Andrés, es decir Constantinopla. Durante una conferencia de prensa, el padre Federico Lombardi, portavoz vaticano, indicó que el próximo 12 de febrero Papa Francisco partirá antes de Roma para dirigirse a Cuba,  antes de llegar a la Ciudad de México. Llegará a La Habana a las 14 hora local.

«La Santa Sede y el Patriarcado de Moscú tienen el placer de anunciar que, por gracia de Dios, Su Santidad el Papa Francisco y Su Santidad el Patriarca Kirill de Moscú y toda Rusia, se encontrarán el próximo 12 de febrero. El encuentro se realizará en Cuba, donde el Papa hará escala antes de su viaje a México, y donde el Patriarca estará en visita oficial. Comprenderá un coloquio personal en el aeropuerto internacional José Martí de La Habana y concluirá con la firma de una declaración común».

«Este encuentro de los primados de la Iglesia Católica y de la Iglesia Ortodoxa Rusa —continuó Lombardi—, preparado desde hace tiempo, será el primero en la historia y marcará una etapa importante en las relaciones entre las dos iglesias. La Santa Sede y el Patriarcado de Moscú desean que sea una señal de esperanza para todos los hombres de buena voluntad. Invitando a todos los cristianos a rezar con fervor para que Dios bendiga este encuentro, que de buenos frutos».

Paralelamente, durante la conferencia de prensa en el Departamento para las relaciones exteriores del Patriarcado de Moscú, el metropolita Hilarión recordó que el encuentro entre el Patriarca de Moscú y el Papa «se prepara desde hace casi 20 años», pero explicó que lo que apresuró este histórico evento fue el «genocidio de los cristianos» debido al terrorismo. Frente a todo lo que está sucediendo y que «preocupa» a ambas Iglesias, este primer e histórico encuentro entre el Patriarca ortodoxo Ruso y el Papa se llevará a cabo en Cuba y no en Europa, pues la isla caribeña es un «territorio neutro» en el que «se desarrolla el cristianismo», mientras que Europa es el continente en el que se consumaron los «conflictos» entre ambas Iglesias, cuyas relaciones todavía están marcadas por problemas pendientes, como el de los greco-católicos en Ucrania. En el pasado, añadió, entre los diferentes lugares considerados para el posible encuentro entre ambos líderes se había pensado en la ciudad de Viena.

El 30 de noviembre de 2014, durante el vuelo de regreso de Estambul, en donde participó, aceptando la invitación del Patriarca ecuménico Bartolomé, en las solemnes celebraciones por la fiesta de San Andrés, Francisco respondió a la pregunta del corresponsal en Roma de la agencia Tass Alexey Bukalov sobre la posibilidad de un encuentro con Kiril: «Yo se lo he hecho saber —respondió Bergoglio— y él también está de acuerdo; existe la voluntad de encontrarnos. Le dije: ‘Yo voy a donde me digas. Tú me hablas, y yo voy’. Y él también tiene la misma voluntad». «Los dos queremos encontrarnos —continuó—, y queremos seguir adelante».

El ecumenismo es una prioridad para Francisco, que en varias ocasiones ha hablado sobre la importancia del «ecumenismo de la sangre», que sufren los cristianos perseguidos de diferentes confesiones: «Nuestros mártires nos están gritando: ‘¡Ya somos uno! Ya tenemos unidad, en el espíritu y también en la sangre’», explicó el Pontífice. Francisco también dijo que consideraba superada la vía del «uniatismo»: «Las Iglesias católicas orientales tienen derecho a existir, es cierto. Pero el uniatismo es una palabra de otra época. Hoy ya no se puede hablar así. Hay que encontrar un camino». Uno de los temas siempre «polémicos» en las relaciones entre los católicos y los ortodoxos rusos es justamente el del uniatismo en Ucrania, país en el que, además de los católicos de rito oriental que han vuelto a la comunión con Roma y a la Iglesia ortodoxa que depende de Moscú, existen otras dos Iglesias ortodoxas nacionales autocéfalas.

Hace pocos días, en una entrevista publicada en «Inside the Vatican», el cardenal Kurt Koch, presidente del Pontificio Consejo para la Unidad de los Cristianos, después de haber comentado la importancia de la presencia de Francisco en la ciudad sueca de Lund (para la conmemoración con los luteranos del 500 aniversario de la Reforma, en octubre de este año), dijo con respecto a un posible encuentro con el Patriarca ruso: «Ahora ya no está en rojo el semáforo, sino en amarillo». Algo se estaba moviendo.

Kiril había programado un viaje a Cuba, justamente en los mismos días en los que Francisco estará en México (del 12 al 17 de febrero). Lo invitó personalmente el presidente Raúl Castro durante una visita a Moscú (mayo del año pasado). El anuncio de hoy confirma que el proyecto ha ido madurando lentamente, con todas las reservas, y que la posibilidad del histórico encuentro siempre ha estado presente, tras bambalinas, en la preparación del viaje a México.

Desde hace muchos años se habla sobre la posibilidad de que el Papa de Roma y el Patriarca de Moscú se encuentren. Uno de los sueños que no pudo realizar Juan Pablo II fue un viaje a Moscú. A pesar de las aperturas ecuménicas de Papa Wojtyla, quien en la encíclica «Ut unum sint» se dijo dispuesto a discutir las formas para ejercer el primado de Pedro, muchas puertas se habían quedado cerradas. No hay que olvidar que para los ortodoxos rusos el origen polaco del Pontífice era una especie de obstáculo: entre los rusos y los polacos las relaciones nunca han sido buenas a lo largo de la historia, y el Obispo de Roma, originario de Wadowice, era descrito como un «conquistador» católico. Además, la decisión de Juan Pablo II de fundar verdaderas diócesis católicas en Rusia aumentó las tensiones en la relación.

Con la elección del teólogo Benedicto XVI, la hipótesis comenzó a tener mayores posibilidades, pero tampoco se hizo realidad. Mientras tanto, después de la muerte de Alejo II, llegó Kiril a la cátedra moscovita. El Patriarca ruso tiene jurisdicción sobre dos terceras partes de los doscientos millones de ortodoxos en el mundo.

El abrazo entre Kiril y Papa Francisco en La Habana es un nuevo e importante paso hacia el «deshielo», y tendrá consecuencias positivas no solo en las relaciones entre el catolicismo y la ortodoxia, sino también para la paz en el mundo.

en Roma

No hay humildad sin humillación

01 de feb de 2016
No hay humildad y no hay santidad sin pasar a través del camino de la humillación: es esta la verdad que Francisco ha vuelto a proponer —recordando la historia de David— durante la misa del lunes por la mañana, en la capilla de Santa Marta.

«En la primera lectura se continúa con la historia del rey David, el santo rey David», hizo notar inmediatamente el Papa, refiriéndose al pasaje tomado del segundo libro de Samuel (15, 13-14,30; 16, 5-13). Es una historia, explicó, «que comienza cuando Samuel fue a casa de su padre y David fue ungido rey», aun siendo todavía un muchacho. Después «creció, tuvo sus dificultades, pero siempre había sido un hombre que respetaba al rey que no lo quería». El soberano, en efecto, «sabía que él sería su sucesor». Y «al final David pudo unificar el reino de Israel: todos en torno a él» pero «se sintió seguro y comenzó a debilitarse el celo por la casa del Señor».

Precisamente «en aquel momento —hemos escuchado el otro día— David está a un paso de entrar en la corrupción», continuó Francisco. Así «el santo rey David, pecador pero santo, llegó a ser corrupto». Sin embargo, he aquí que «el profeta Natán, enviado por Dios», le hace entender qué cosa fea había hecho, una cosa mala: porque un corrupto no se da cuenta. Es necesaria una gracia especial para cambiar el corazón corrupto». Así «David, que aún tenía el corazón noble», reconoce haber pecado, «reconoce su culpa». ¿Y qué dice Natán? He aquí sus palabras: «El Señor perdona tu pecado, pero la corrupción que tu sembraste crecerá. Tú mataste un inocente para encubrir un adulterio. La espada no se alejará jamás de tu casa». Por lo tanto, explicó el Papa, «Dios perdona el pecado, David se convierte, pero las heridas de una corrupción difícilmente se curan. Lo vemos en tantas partes del mundo».

Es en este punto de la historia de David, afirmó Francisco, que «llegamos al pasaje de hoy: el hijo de David hace la guerra al padre. Quiere el poder: el hijo ya está corrompido». Pero «¿qué hace David? con esa nobleza que, después de su pecado, reconquistó —también la penitencia que había hecho para salvar al hijo que había muerto, el hijo del adulterio— reúne a los suyos: “Dejemos la ciudad, para que Absalón —el hijo— no haga caer sobre nosotros la desgracia y pase a la ciudad bajo el filo de la espada”, como era costumbre en aquellos tiempos».

«Dios le impuso a David un duro castigo: “La espada no se alejará jamás de tu casa”», recordó el Pontífice. Pero «él defiende la casa y huye, se va». ¿Es quizá «un cobarde? No, es un padre». Y «deja que regrese el arca», no se pone a «usar a Dios, para defenderse». En definitiva, David «se va para salvar a su pueblo: este es el camino de santidad que David, después de aquel momento en el que había entrado la corrupción, comienza a recorrer».

El pasaje bíblico, prosiguió el Papa, nos presenta a David mientras sube, llorando, la cuesta de los olivos. Llevaba «la cabeza cubierta», en señal de luto, y caminaba descalzo. Hacía penitencia. También «toda la gente que estaba con él, los más íntimos, llevaba la cabeza cubierta y subía llorando: el llanto y la penitencia». La Escritura nos hace saber que «algunos, que no lo querían, comenzaron a seguirle e insultarle». Entre estos, estaba Simei, que lo llamaba «sanguinario», recordándole «el crimen que haía cometido con Urías el hitita para encubrir el adulterio».

Abisaí, una de las personas más cercanas a David, «quiere defenderlo» y quiere cortarle la cabeza a Simei para hacerle callar. Pero David da «un paso más: “si este hombre maldice es porque el Señor se lo ha dicho: maldice a David”». Y «después dice a sus siervos: “He aquí que, el hijo salido de mis entrañas busca quitarme al vida”». Piensa, en efecto, en su hijo Absalón. Y por esto se dirige aún a su siervos: «A este hombre de la tribu de Benajmín dejadlo maldecir, ya que se lo ha ordenado el Señor».

La cuestión, explicó Francisco, es que «David sabe ver las señales: es el momento de la humillación, es el momento en el que él está pagando su culpa». Tanto es así que exclama: «Quizá el Señor mirará mi aflicción y me devolverá bien a cambio de la maldición de hoy». En resumen «se confía a las manos del Señor: este es el recorrido de David, desde el momento de la corrupción a este abandono en las manos del Señor. Y esta es santidad. Esta es humildad».

Yo pienso —prosiguió el Papa— que cada uno de nosotros, si alguien dice una cosa fea», reacciona diciendo: «Pero no, yo no lo he hecho, esto no es verdad, no». En la práctica nosotros «buscamos inmediatamente decir que no es verdad». O bien «hacemos como Simei: damos una respuesta aún peor». Pero «la humildad —afirmó Francisco— puede llegar a un corazón solamente a través de la humillación: no hay humildad sin humillaciones». Y «si tú no eres capaz de soportar algunas humillaciones en tu vida, no eres humilde. Es así: yo diría así de matemático, así de simple».

Por ello, volvió a decir el Papa, «el único camino para la humildad es la humillación». Por lo tanto, «el fin de David, que es la santidad, llega a través de la humillación». También «el fin de la santidad que Dios regala a sus hijos, regala a la Iglesia, viene a través de la humillación de su Hijo que se deja insultar, que se deja llevar sobre la cruz, injustamente». Y «este hijo de Dios que se humilla es el camino de la santidad: David, con su actitud, profetiza esta humillación de Jesús».

Antes de continuar con la celebración eucarística, Francisco pidió «al Señor, por cada uno de nosotros, para toda la Iglesia, la gracia de la humildad, y también la gracia de entender que no es posible ser humildes sin humillación».

en América y España

Argentina: Un pacto político inspirado en Francisco

04 de feb de 2016
“Más que hablar con el Papa necesitamos escucharlo y seguirlo. Sería un sueño para muchos poder pedir consejo (a él) sobre cómo continuar con esta iniciativa

“Me sentí usado por la política de mi país”. Eso confesó Francisco muchos meses atrás, refiriéndose al abuso que muchos gobernantes de su país hicieron de sus viajes a Roma para obtener la ansiada foto con él. Ahora, un grupo de intendentes (alcaldes) argentinos quiere tomar otro camino. Nueve de ellos firmaron un compromiso público para aplicar en sus respectivos distritos políticas inspiradas en las batallas del Papa: Lucha contra el narcotráfico, cuidado del medio ambiente y protección de la niñez, entre otros.

 

“¿Viste que todo el mundo quiere hablar con el Papa? Nosotros pensamos que hay que escucharlo más que hablar con él”, aseguró al Vatican Insider Gustavo Menéndez, uno de los artífices del Pacto de San Antonio de Padua e intendente de Merlo, distrito de la Provincia de Buenos Aires. El acuerdo, firmado el 18 de enero pasado, tomó el nombre de la parroquia donde fue suscrito, una iglesia atendida por la Orden de los Franciscanos.

?Se trata de un documento político, que no esconde un sustrato religioso. Un documento nacido de una corriente de pensamiento clara, el peronismo, pero que pretende superar las barreras del partido al cual pertenecen los primeros firmantes: el Frente para la Victoria.

 

“Queremos gobernar muy cerquita de Dios, y siguiendo los llamados del Papa Francisco”, aseguró Menéndez, sin ruborizarse. Ninguna actitud de militancia católica vergonzante en política. Más bien todo lo contrario. Él mismo contó que en la iniciativa fue involucrado su obispo, el pastor de Merlo-Moreno Fernando Maletti.

 

Maletti fue uno de los primeros obispos argentinos elegidos personalmente por Jorge Mario Bergoglio, apenas dos meses después de su elección pontificia, en mayo de 2013. Estuvo presente al momento de la firma del Pacto en la iglesia de San Antonio y se comprometió entregar una copia del mismo al Papa en Roma.  

 

“Hoy es el líder espiritual número uno del mundo, alguien que está alumbrando con mucha sabiduría a la humanidad y nosotros no queremos dejarlo solo, él siempre pide que recemos por él. Queremos hacer algo más que rezar por él y acompañarlo en esta lucha, no sólo escucharlo sino militar por los contenidos que él maneja, sobre todo en su encíclica Laudato Si”, explicó Menéndez.

 

Y efectivamente, en el primer párrafo del Pacto se nombró a quienes parecen ser sus dos pilares: Francisco y Perón. Si, Juan Domingo (1895-1974), el fundador del movimiento justicialista y tres veces presidente argentino. Para Menéndez fue Perón el “primer ambientalista argentino”, cuando ya en 1972 advertía sobre los riesgos del uso indiscriminado de los recursos naturales del mundo. También para él, el Papa “se puso al hombro los males del mundo contra los cuales está luchando”, por eso –insistió- “no queremos dejarlo solo”.

 

Ese “no dejarlo solo” se tradujo en 10 compromisos concretos: “continuar la lucha al narcotráfico”, “prevenir la drogadependencia”, “erradicar el hambre y la desnutrición”, “combatir la violencia de género y familiar”, “proteger la familia como célula básica de la sociedad y la vida humana desde la concepción”, “alentar el uso de energías bajas en carbono”, “combatir la pobreza”, “impulsar el acceso universal a la salud”, “erradicar el trabajo y abuso infantil” y “crear observatorios para un cambio de paradigma”.

 

Todos estos puntos fueron incluidos en el texto siglado por los intendentes de Merlo, La Matanza, Lomas de Zamora, San Martín, Hurlingham, Esteban Echeverría, Bolívar, Malvinas Argentinas y Escobar. Se trata de los distritos más populosos del centro argentino, juntos concentran unos seis millones de habitantes, un tercio de la totalidad de la provincia de Buenos Aires.

 

La iniciativa se extendió rápidamente. Poco después de la firma inicial, 40 intendentes de diversas partes del país levantaron la mano. No sólo gobernantes peronistas, también de otros partidos. Por eso, en las próximas semanas se sumarán más adhesiones.

 

“Hoy estamos plantando una semilla cuyo árbol no vamos a ver, pero es necesario que lo sembremos hoy. Por eso esta decisión tan fuerte de hacerlo en un convento franciscano, de trabajar el documento con nuestro obispo, de decir cosas que a la comunidad pueden serles incómodas como la absoluta necesidad de preservar la vida desde la concepción. Son políticas que a algunos les resultan antipáticas pero nosotros estamos convencidos de que a ese lugar debemos ir”, precisó el intendente de Merlo.

 

Aclaró que la iniciativa no tiene un interés meramente político-electoral, simplemente porque la firma ocurrió después de las elecciones y al inicio del mandato de cada quien. Reconoció que los adherentes deberán dar “peleas durísimas” como aquella contra el narcotráfico, no desde el poder militar (que los intendentes no tienen) sino con las herramientas de la prevención y de la contención.

 

Estableció que el seguimiento de las promesas estará a cargo de los Observatorios que se crearán para cada uno de los temas, aunque reconoció que la clave de todo será el compromiso de cada gobernante con su comunidad. Porque nadie está obligado a firmar, pero si lo hace consagra cada cosa suscrita “a rango institucional”.

 

“Más que hablar con el Papa necesitamos escucharlo y seguirlo. Sería un sueño para muchos poder pedir consejo (a él) sobre cómo continuar con esta iniciativa, pero por ahora nos conformamos con que el Papa sepa que lo seguimos, que rezamos por él y que desde nuestro lugarcito intentaremos construir un mundo mejor”, ponderó.

en Roma

Francisco a los religiosos: no se apeguen al dinero por la disminución de las vocaciones

04 de feb de 2016
Al final del Año de la Vida Consagrada, el Papa llamó (con gestos) a la obediencia, poniendo en guardia sobre la anarquía «hija del demonio» y sobre el «terrorismo» de los chismes

Papa Francisco puso en guardia a los 5 mil religiosos y religiosas, que fueron recibidos en una audiencia en ocasión del final del Año de la Vida Consagrada, sobre el peligro de apegarse al dinero, «estiércol del diablo», como reacción a la disminución de las vocaciones (una «esterilidad» que no debe inducir a la tentación de la «desesperación»), y recomendó la obediencia, porque la anarquía es «hija del demonio», y la «projimidad», empezando por los hermanos y hermanas, evitando el «terrorismo» de los chismes en las comunidades religiosas.

 

Francisco dejó a un lado el discurso que había preparado («es un poco aburrido leerlo, prefiero hablar con ustedes de lo que me viene al corazón, ¿de acuerdo?), y habló sobre tres palabras clave de la vida consagrada: profecía, projimidad y esperanza.

 

En cuanto a la esperanza, dijo el Papa, «les confieso que a mí me cuesta mucho cuando veo la disminución de las vocaciones, cuando debo recibir a los obispos y pregunto: ‘¿Cuántos seminaristas tienen?’; ‘Cuatro, cinco…’, cuando ustedes en sus comunidades religiosas, masculinas y femeninas… un novicio, una novicia, dos, la comunidad envejece, envejece… cuando hay cuatro o cinco monjas viejitas que sacan adelante monasterios grandes hasta el final: esto, a mí me hace venir una tentación contra la esperanza: ‘Pero, Señor, ¿qué sucede, por qué el vientre de la vida consagrada se vuelve tan estéril?’. Algunas congregaciones hacen el experimento de la inseminación artificial —prosiguió el Papa entre las risas de los presentes. ¿Qué hacen? Reciben (indiscriminadamente, ndr.): ‘Ven, ven’, y luego los problemas que hay ahí dentro… hay que recibir con seriedad, hay que discernir bien que esta es una verdadera vocación y hay que ayudarla a crecer. Y creo que en contra de la tentación de la desesperación que te da esta esterilidad debemos rezar más. Y rezar sin cansarnos. A mí me hace muy bien leer ese pasaje de la Escritura en el que Ana, la mamá de Samuel, rezaba, pedía un hijo; yo les pregunto: ‘¿Su corazón, frente a esta disminución de vocaciones, reza con esta intensidad?’. ‘¿Nuestra congregación necesita hijos, hijas?’. El Señor, que es muy generoso, nunca faltará a su promesa, pero debemos pedir, debemos tocar a la puerta de su corazón. Porque hay un peligro, es feo pero tengo que decirlo, cuando una congregación religiosa ve que no tiene hijos ni nietos, y comienza a ser cada vez más pequeña, se apegan al dinero. Y ustedes saben que el dinero es el estiércol del diablo, pero cuando no pueden tener la gracia de tener vocaciones e hijos, piensan que el dinero les va a salvar la vida y piensan en la vejez: ‘Que no me falte esto o aquello’, y así no hay esperanza. La esperanza está solo en el Señor, el dinero no te la va a dar nunca, al contrario, la derribará».

 

En cuanto a la «profecía», el Papa concentró su atención en el tema de la «obediencia»: se necesita, recomendó el Papa jesuita, una «obediencia fuerte, una obediencia, no militar, no, esa es disciplina y es otra cosa, sino una obediencia que dona el corazón: esto es profecías. ‘Pero, ¿tú no quieres hacer algo?’, ‘Sí, pero según las reglas tengo que hacer esto y esto, y según las disposiciones, esto y esto’. Y si no veo claro, hablo con el superior y la superiora, pero después del diálogo obedezco. Esta es la profecía, en contra de la semilla de la anarquía, que siembra el diablo. ‘¿Tú qué haces?’, ‘Lo que me gusta’. La anarquía de la voluntad es hija del demonio, no es hija de Dios —subrayó el Papa—; el Hijo de Dios no fue anárquico, no llamó a los suyos a hacer resistir contra sus enemigos, también se lo dijo a Pilato: ‘Si yo fuera un rey de este mundo, habría llamado a mis soldados para defenderme’. No, Él obedeció al padre, pidió solo: ‘Este cáliz no, pero que se haga tu voluntad’. Y cuando Él te dice que hagas una cosa que muchas veces no te gusta», prosiguió el Papa con un gesto de la mano en el mentón, «mi italiano a veces es muy pobre, así que tengo que usar el lenguaje de los sordomudos», explicó: «la obediencia hay que tragarla, pero se hace».

 

En cuanto a la proximidad, los religiosos son «hombres y mujeres consagrados, pero no para alejarse de la gente y tener todas las comodidades, no, para acercar y para entender la vida de los cristianos y de los no cristianos, los sufrimientos, los problemas, todas las cosas que solo se comprenden si un hombre o una mujer consagrada se hace prójima, en la projimidad. ‘Pero, padre, yo soy una monja de clausura, y ¿qué debo hacer?’, pero piensen en Santa Teresa del Niño Jesús, patrona de las misiones, con su corazón ardiente, era prójima, en las cartas que recibía de los misioneros la hacían más prójima a la gente. Volverse consagrados —prosiguió Francisco— no significa subir uno, dos, tres escalones en la sociedad. Es cierto, muchas veces escuchamos a los padres decir, ‘Sabe, padre, yo tengo una hija monja, yo un hijo sacerdote’, y lo dicen con orgullo, es cierto, es una satisfacción tener hijos consagrados. Pero para los consagrados no es un estatus de vida que me hace ver los otros así (desde lo alto, ndr.): la vida consagrada me debe llevar a la cercanía con la gente, cercanía física, espiritual, conocer a la gente».

 

El primer paso, continuó Francisco, de un consagrado o de una consagrada, «el hermano o la hermana de la comunidad», es la «projimidad», pero «cariñosa, ¿eh?, buena, con amo Yo sé que en sus comunidades nunca se chismea», exclamó el Papa con una ironía que arrancó el aplauso de los presentes. «Una manera para alejarse de los hermanos y de las hermanas de la comunidad y es justamente este, el terrorismo de los chismes. Escuchen bien: no los chismes, el terrorismo de los chismes», insistió, «porque quien chismea es un terrorista dentro de la propia comunidad, porque arroja como una bomba. la palabra contra este o aquel y luego se va tranquilo: el que hace esto destruye como una bomba y del se aleja. Esto, en el apóstol Santiago… decía que la virtud humana más difícil es la de dominar la lengua. Si me viene algo que decir contra un hermano o contra una hermana, arrojar una bomba de chismes, hay que morderse la lengua fuerte», exclamó de nuevo el Papa entre aplausos. «Si tú arrojas una bomba de los chismes en tu comunidad, esto no es proximidad, es hacer la guerra, es provocar distancias, provocar anarquismo en la comunidad. Si en este Año de la Misericordia cada uno de ustedes lograra no hacer el terrorista chismoso o chismosa, sería un éxito de santidad grande para la Iglesia».

 

El cardenal Joao Braz de Aviz, Prefecto de la Congregación para los Institutos de vida religiosa y las Sociedades de vida apostólica, abrió el encuentro en el Aula Pablo VI subrayando que «sabemos que es todavía grande el número de los que dejan la vida religiosa, en muchos lugares se ha acentuado la disminución de las vocaciones, otros pasan fatigas, pero en este Año santo vemos renacer la esperanza y la confianza en el Señor». E indicó que con el Año de la Vida consagrada se ha emprendido un camino de conversión que tuvo que ver incluso con el uso del dinero y de los bienes. Mons. Rodriguez Carballo, Secretario del mismo dicasterio, agradeció al Papa por el Año de la Vida Consagrada que concluye hoy (fue del 29 de noviembre de 2014 al 2 de febrero de 2016).

en Roma

«Ninguna condición humana puede ser motivo de exclusión del corazón del Padre»

31 de ene de 2016
El Santo Padre recordó este domingo que Dios nos invita a acoger la verdad consoladora del Evangelio. Mensaje completo en el Angelus

CTVQueridos hermanos y hermanas

El relato evangélico de hoy nos conduce de nuevo, como el pasado domingo, a la sinagoga de Nazaret, el pueblo de Galilea donde Jesús creció en familia y lo conocían todos. Él, que hacía poco tiempo que había salido para comenzar su vida pública, vuelve ahora por primera vez y se presenta a la comunidad, reunida el sábado en la sinagoga. Lee el pasaje del profeta Isaías que habla del futuro Mesías y al final declara: “Hoy se cumple esta palabra que acabáis de oír” (Lc 4,21). Los conciudadanos de Jesús, en un primer momento sorprendidos y admirados, comienzan después a poner cara larga, a murmurar entre ellos y a decir: ¿Por qué este que pretende ser el Consagrado del Señor, no repite aquí los prodigios y milagros que ha realizado en Cafarnaúm y en los pueblos cercanos? Entonces Jesús afirma: “Ningún profeta es bien recibido en su patria” (v. 24) y recuerda a los grandes profetas del pasado, Elías y Eliseo, que realizaron milagros a favor de los paganos para denunciar la incredulidad de su pueblo. Llegados a este punto, los presentes se sienten ofendidos, se levantan indignados, expulsan a Jesús fuera del pueblo y quisieran arrojarlo desde un precipicio. Pero Él, con la fuerza de su paz, “pasando en medio de ellos, continuó su camino” (v. 30). Su hora todavía no había llegado.

 Este relato del evangelista Lucas no es simplemente la historia de una pelea entre paisanos, como a veces pasa en nuestros barrios, suscitada por envidias y celos, sino que saca a la luz una tentación a la cual el hombre religioso está siempre expuesto, todos nosotros estamos expuestos, y de la cual es necesario tomar decididamente las distancias. ¿Y cual es esta tentación? Es la tentación de considerar la religión como una inversión humana y, en consecuencia, ponerse a “negociar” con Dios buscando el propio interés. En cambio en la verdadera religión se trata de acoger la revelación de un Dios que es Padre y que se preocupa de cada una de sus criaturas, también de aquellas más pequeñas e insignificantes a los ojos de los hombres. Precisamente en esto consiste el ministerio profético de Jesús: en anunciar que ninguna condición humana pueda constituir motivo de exclusión, ¡ninguna condición humana puede ser motivo de exclusión!, del corazón del Padre, y que el único privilegio a los ojos de Dios es aquel de no tener privilegios. El único privilegio a los ojos de Dios es aquel de no tener privilegios, de no tener padrinos, de abandonarse en sus manos.

“Hoy se cumple esta palabra que acabáis de oír” (Lc 4, 21). El “hoy”, proclamado por Cristo aquel día, vale para cada tiempo; resuena también para nosotros en esta plaza, recordándonos la actualidad y la necesidad de la salvación traída por Jesús a la humanidad. Dios viene al encuentro de los hombres y las mujeres de todos los tiempos y lugares en las situaciones concretas en las cuales estos estén. También viene a nuestro encuentro. Es siempre Él quien da el primer paso: viene a visitarnos con su misericordia, a levantarnos del polvo de nuestros pecados; viene a extendernos la mano para hacernos levantar del abismo en el que nos ha hecho caer nuestro orgullo, y nos invita a acoger la consolante verdad del Evangelio y a caminar por los caminos del bien. Siempre viene Él a encontrarnos, a buscarnos. Volvamos a la sinagoga…

Ciertamente aquel día, en la sinagoga de Nazaret, también estaba allí María, la Madre. Podemos imaginar los latidos de su corazón, una pequeña anticipación de aquello que sufrirá debajo de la Cruz, viendo a Jesús, allí en la sinagoga, primero admirado, luego desafiado, después insultado, luego amenazado de muerte. En su corazón, lleno de fe, ella guardaba cada cosa. Que ella nos ayude a convertirnos de un dios de los milagros al milagro de Dios, que es Jesucristo.

Al término de estas palabras, el Santo Padre rezó la oración mariana, y al concluir la plegaria, Francisco se refirió a la enfermedad de Hansen:

Queridos hermanos y hermanas,

Se celebra hoy la Jornada mundial de los enfermos de lepra. Esta enfermedad, a pesar de estar en regresión, desafortunadamente todavía afecta a las personas más pobres y marginadas. Es importante mantener viva la solidaridad con estos hermanos y hermanas, que han quedado inválidos después de esta enfermedad. A ellos les aseguramos nuestra oración y aseguramos nuestro apoyo a quienes les asisten. Buenos laicos, buenas hermanas, buenos sacerdotes.

A continuación, llegó el turno de los saludos que tradicionalmente realiza el Papa:

Os saludo con afecto a todos vosotros, queridos peregrinos llegados desde diferentes parroquias de Italia y de otros países, así como a las asociaciones y los grupos. En particular, saludo a los estudiantes de Cuenca y a los de Torreagüera (España). Saludo a los fieles de Taranto, Montesilvano, Macerata, Ercolano y Fasano.

Ahora saludo a los chicos y chicas de la Acción Católica de la diócesis de Roma. Ahora entiendo porque había tanto ruido en la plaza. Queridos chicos, también este año, acompañados por el Cardenal Vicario y por vuestros Asistentes, habéis venido muchos al final de vuestra “Caravana de la Paz”.

Este año vuestro testimonio de paz, animado por la fe en Jesús, será todavía más alegre y consciente, porque está enriquecido por el gesto que acabáis de hacer, al pasar por la Puerta Santa. ¡Os animo a ser instrumentos de paz y de misericordia entre vuestros compañeros!

Escuchamos ahora el mensaje que vuestros amigos, que están aquí junto a mí, nos van a leer. (Lectura del mensaje)

El Obispo de Roma terminó su intervención diciendo:

A todos os deseo un feliz domingo y buen almuerzo. Y por favor, no os olvidéis de rezar por mí. ¡Hasta pronto!

Si deseas comunicarte con el sitio, puedes escribir a etf.direccion@gmail.com