estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
suscribir a actualizaciones automáticas de esta sección
0
Noticias
apuntar mi email al Boletín semanal de noticias por email
(puedes cancelar tu suscripción cuando lo desees)
El archivo solicitado no existe,
quizás fue eliminado, o cambiado a otra sección.

Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
sección: Andrea
  El Papa
Resumen de la homilía del Papa en Santa Marta, en ... no leida
En realidad el Amor es capaz de transfigurar todo: ¡el ... (1 coms.) no leida
Al finalizar el rezo del Angelus Francisco obsequia a la ... no leida
Alocución del Papa antes del Angelus ... no leida
Resumen de la homilía de hoy del papa en Santa ... no leida
Mensaje del Papa para la Cuaresma 2015 ... no leida
Catequesis completa del miércoles ... no leida
Homilía de papa Francisco en la misa de imposición de ... no leida
  Familia
"Estamos embarazados": 9 creativas formas de anunciarlo ... no leida
Lo más importante es luchar por pasar el momento ... no leida
  Mundo
Luego de la muerte del P. Toufar, el régimen dirigido ... no leida
Es la directora del Centro Rural Ilomba, situado en el ... no leida
La asistencia a los ancianos al final de la vida, ... no leida
Lo dijo mons. Shlemon Warduni, obispo auxiliar caldeo de Baghdad, ... no leida
La religiosa más anciana del mundo tiene 108 años y ... no leida
EL cardenal Madariaga intervino en la presentación del libro «Papa ... no leida
  América y España
«Bolivia comienza a vivir la alegría de acoger al Papa ... no leida
Los Obispos de Venezuela solicitan a las autoridades venezolanas que ... no leida
No desorbitar determinadas manifestaciones coloquiales del Papa Francisco frente ... no leida
Se intentará que el alumno «Memorice y reproduzca fórmulas sencillas ... (1 coms.) no leida
Más de dos millones de centroamericanos necesitan ayuda alimentaria ... no leida
  Espiritualidad y Cultura
Bux profundiza a lo largo del libro en lo que ... (3 coms.) no leida
La autora argentina Irene Chikiar Bauer se acerca a su ... no leida
Los peregrinos del Camino de Santiago podrán solicitar también el ... no leida
Vittorio Messori lanza tres sugerencias a todos los sacerdotes para ... no leida
Una imagen...
   
en El Papa

Vergüenza y misericordia

02 de mar de 2015
Resumen de la homilía del Papa en Santa Marta, en la misa de esta mañana

La capacidad de avergonzarse y acusarse a sí mismo, sin descargar la culpa siempre en los demás para juzgarlos y condenarlos, es el primer paso en el camino de la vida cristiana que conduce a pedir al Señor el don la misericordia. Es este el examen de conciencia sugerido por el Papa en la misa que celebró el lunes 2 de marzo, en la capilla de la Casa Santa Marta.

Para su reflexión el Papa Francisco partió de la primera lectura, tomada del libro de Daniel (9, 4-10). Está, explicó, «el pueblo de Dios» que «pide perdón, pero no es un perdón de palabra: este pedir perdón es un perdón que viene del corazón porque el pueblo se siente pecador». Y el pueblo «no se siente pecador en teoría —porque todos nosotros podemos decir “somos todos pecadores”, es verdad, es una verdad: ¡todos aquí!— pero ante el Señor dice las cosas malas que hizo y lo que no hizo de bueno». Se lee, en efecto, en la Escritura: «Hemos pecado, hemos cometido crímenes y delitos, nos hemos rebelado apartándonos de tus mandatos y preceptos. No hicimos caso a tus siervos los profetas, que hablaban en tu nombre a nuestros reyes, a nuestros príncipes, a nuestros padres y a todo el pueblo de la tierra».

En esencia, hizo notar el Papa Francisco, en estas palabras del pueblo está «la descripción de todo lo malo que hicieron». Y, así, «el pueblo de Dios, en este momento, se acusa a sí mismo». Y no se descarga con «los que nos persiguen», con los «enemigos». Más bien se mira a sí mismo y dice: «Me acuso a mí mismo ante ti, Señor, y me avergüenzo». Palabras claras, que encontramos también en el pasaje de Daniel: «Señor, a nosotros nos abruma la vergüenza».

«Este pasaje de la Biblia —sugirió el Papa— nos hace reflexionar sobre una virtud cristiana, es más, en más de una virtud». En efecto, «la capacidad de acusarse a sí mismo, la acusación de sí mismo» es «el primer paso para encaminarse como cristiano». En cambio, «todos nosotros somos maestros, somos doctores en justificarnos a nosotros mismos» con expresiones como: «Yo no fui, no, no es culpa mía; pues sí, pero no era tanto... Las cosas no son así...».

En definitiva, dijo el Papa Francisco, «todos encontramos una excusa» para justificarnos «de nuestras faltas, de nuestros pecados». Es más, añadió, «muchas veces somos capaces de poner esa cara de “¡yo no lo sé!”, cara de “yo no lo hice, tal vez será otro”». En pocas palabras, estamos siempre listos para «pasar por inocente». Pero así, advirtió el Papa, «no se avanza en la vida cristiana».

Por lo tanto, reafirmó, «el primer paso» es la capacidad de acusarse a sí mismo. Y es ciertamente «bueno» hacerlo con el sacerdote en la confesión. Pero, preguntó el Papa Francisco, «antes y después de la confesión, en tu vida, en tu oración, ¿eres capaz de acusarte a tí mismo? ¿O es más fácil acusar a los demás?».

Esta experiencia, destacó el obispo de Roma, suscita «algo un poco extraño pero que, al final, nos da paz y salud». En efecto, «cuando comenzamos a mirar todo aquello de lo que somos capaces, nos sentimos mal, sentimos repugnancia» y llegamos a preguntarnos: «¿Pero yo soy capaz de hacer esto?». Por ejemplo, «cuando encuentro en mi corazón una envidia y sé que esa envidia es capaz de hablar mal del otro y matarlo moralmente», me tengo que preguntar: «¿Soy capaz de ello? Sí, yo soy capaz». Y precisamente «así comienza esta sabiduría, esta sabiduría de acusarse a sí mismo».

Por consiguiente, «si no aprendemos este primer paso de la vida —afirmó el Papa Francisco— jamás daremos pasos hacia adelante por el camino de la vida cristiana, de la vida espiritual». Porque, precisamente, «el primer paso» es siempre el de «acusarse a sí mismo», incluso «sin decirlo: yo y mi conciencia».

Al respecto el Papa propuso un ejemplo concreto. Cuando vamos por la calle y pasamos ante una prisión, dijo, podríamos pensar que los detenidos «se lo merecen». Pero –invitó a considerar– «¿sabes que si no hubiese sido por la gracia de Dios, tú estarías allí? ¿Has pensado que eres capaz de hacer las cosas que ellos hicieron, incluso peores?». Esto, precisamente, «es acusarse a sí mismo, no esconder a uno mismo las raíces de pecado que están en nosotros, las tantas cosas que somos capaces de hacer, aunque no se vean».

Es una actitud, prosiguió el Papa Francisco, que «nos lleva a la vergüenza delante de Dios, y esta es una virtud: la vergüenza delante de Dios». Para «avergonzarse» hay que decir: «Mira, Señor, siento repugnancia de mí mismo, pero tú eres grande: a mí la vergüenza, a ti –y la pido– la misericordia». Precisamente como dice la Escritura: «Señor, nos abruma la vergüenza, porque hemos pecado contra ti». Y lo «podemos decir, porque soy capaz de pecar y hacer muchas cosas malas: “A ti, Señor, nuestro Dios, la misericordia y el perdón. La vergüenza para mí y a ti la misericordia y el perdón”». Es un «diálogo con el Señor» que «nos hará bien en esta Cuaresma: la acusación de nosotros mismos».

«Pidamos misericordia» volvió a proponer el Papa refiriéndose especialmente al pasaje de la liturgia de san Lucas (6, 36-38). Jesús «es claro: sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso». Por lo demás, explicó el Papa Francisco, «cuando uno aprende a acusarse a sí mismo es misericordioso con los demás». Y puede decir: «¿Pero quién soy yo para juzgarlo, si soy capaz de hacer cosas peores?». Es una frase importante: «¿quién soy yo para juzgar al otro?». Esto se comprende a la luz de la palabra de Jesús «sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso» y con su invitación a «no juzgar». En cambio, reconoció el Pontífice, «cómo nos gusta juzgar a los demás, hablar mal de ellos». Sin embargo, el Señor es claro: «no juzguéis y no seréis juzgados; no condenéis y no seréis condenados; perdonad y seréis perdonados». Es un camino ciertamente «no fácil», que «inicia con la acusación de uno mismo, inicia con esa vergüenza delante de Dios y con la petición de perdón a Él: pedir misericordia». Precisamente «de ese primer paso se llega a esto que el Señor nos pide: ser misericordiosos, no juzgar a nadie, no condenar a nadie, ser generosos con los demás».

En este perspectiva, el Papa invitó a orar para que «el Señor, en esta Cuaresma, nos dé la gracia de aprender a acusarnos a nosotros mismos, cada uno en su soledad», preguntándose uno mismo: «¿Soy capaz de hacer esto? ¿Con este sentimiento soy capaz de hacer esto? ¿Con este sentir que tengo en mi interior soy capaz de las cosas más perversas?». Y al orar así: «ten piedad de mí, Señor, ayúdame a avergonzarme y dame misericordia, así podré ser misericordioso con los demás».

en Espiritualidad y Cultura

«Cómo ir a misa y no perder la fe»: 10 ideas de uno de los «cerebros» litúrgicos de Benedicto XVI

26 de feb de 2015
Bux profundiza a lo largo del libro en lo que es y no es la misa y va proponiendo algunas ideas concretas. He aquí una selección de ellas.

Para Bux, la reforma de Benedicto XVI busca superar "la idea de que la liturgia pueda ser fabricada", restituir "el rito, el sacramento, en lo sagrado" y restablecer "el derecho de Dios a se adorado como desea". Entre otras cosas para conseguir esos efectos, en 2007 el hoy Papa emérito liberalizó con el motu proprio Summorum Pontificum la misa tradicional, vigente durante siglos en la Iglesia hasta la reforma postconciliar.

Pero Nicola Bux no plantea sus propuestas sólo para ese rito, sino también para "la forma ordinaria postconciliar si se celebra según las normas establecidas": "Hoy es más necesario aún entender cómo ir a misa, porque cuando se va -y resulta increíble decirlo- ¡se corre el riesgo de perder la fe!". Y eso es porque "la Liturgia cristiana surge una violencia sutil en nuestro tiempo: sus ritos y símbolos son desacralizados o sustituidos por gestos profanos. Imitando a las ideologías ya en ruinas, se recurre a símbolos hechos por la mano del hombre".

No se trata, pues, sólo de un título audaz y provocador, sino de un peligro real. Para conjurarlo, Bux profundiza a lo largo del libro en lo que es y no es la misa y va proponiendo algunas ideas concretas. He aquí una selección de ellas.

Diez ideas para "reavivar la fe" a través de la misa

1. Homilía.- "La homilía sirve para contrastar el poder mundano que, en todos los tiempos, con modos y grados diferentes, intenta matar la fe a través de la disolución de la moral. Deberá ser siempre extremadamente fiel a la moral, no simplemente respetando los preceptos de ésta, sino intuyendo también lo que pueda ser de mayor provecho para las almas con el fin de tener una relación auténtica con el Señor".

2. La forma de consagrar.- "La Consagración es el momento solemne en el que se manifiesta la continuidad perenne de la Eucaristía. Por eso en la misa el sacerdote, personificando a Cristo, repite religiosamente todos los gestos, cuenta lo que ocurrió en la Última Cena, con características, significado e incidencia diferentes a la parte narrativa que precede": "Cambiando tono y posición, pronuncia lentamente las palabras de la consagración".

3. Ir a comulgar.- "La procesión debe ser lenta para permitir el acto de reverencia personal, inclinación profunda o genuflexión, al cuerpo del Señor. Mientras se administra la Comunión, permenecemos de rodillas en señal de adoración; nos podemos sentar una vez que el sacramento es repuesto de nuevo en el tabernáculo".

4. ¿Se puede de rodillas?- Según la Congregación para el Culto Divino, "la práctica de arrodillarse para recibir la comunión tiene de su parte una tradición de siglos e indica un signo de adoración. El hecho de que el fiel esté de rodillas no constituye motivo para negarle la comunión. El sacerdote que la niega comete un abuso pastoral".

5. Los fragmentos.- "De la gran reverencia hacia el Sacramento viene la precaución de la utilización del platillo o del purificatorio, como los bizantinos, en la distribución de la Comunión, para evitar que la sagrada Hostia, o algún fragmento de la misma, caiga. Jesús está realmente presente también en los fragmentos de la Hostia".

6. Cuidado con la creatividad.- Del mismo modo que el sacerdote "no dice cosas de su coleto, no inventa una doctrina propia, del mismo modo no puede hacer o inventar Liturgias, porque engañaría y llevaría a la idolatría. Cuando rezo o celebro la Misa, tengo que acordarme de que repito las palabras de Otro, soy colaborador de una obra que me precede y me supera".

7. Canciones.- "Hemos asistido a la desaparición del repertorio musical en favor de canciones derivadas de la cultura secular, incompatibles claramente con el Evangelio. Se cede a la música ligera -tal vez con la ilusión de atraer a los jóvenes-, en la que prevalecen el ritmo, la zalamería de las palabras, incluso la utopía y la horizontalidad mundanas".

8. Confesionarios durante la misa.- "Hay que garantizar, sobre todo, la reserva. Muchos fieles admiten que no se confiesan porque ya no están protegidos por la discreción de la rejilla. Además, la experiencia demuestra que al quitar los confesionarios de la vista de los fieles en la nave, donde estaban situados en las iglesias tradicionales, disminuye la idea de confesarse".

9. ¿Dónde está el Santísimo?- "En el postconcilio, del demonio parece haberse ensañado con el Tabernáculo -como es obvio-, desarrollando un conflicto que no parece acabarse: en muchas iglesias el Tabernáculo es colocado en lugares de poca importancia o separados, que no son fáciles de encontrar, o se antepone a él la sede del celebrante que, de esta manera, le da la espalda, algo verdaderamente grave. Así los fieles, al entrar en la iglesia, no se dan cuenta de la presencia del Santísimo Sacramento y no se detienen en adoración".

10. Sin devoción no hay participación.- "La desaparición de los gestos de adoración, el final del silencio en la iglesia y la exhibición de los llamados actores han llevado a los fieles a ser simples espectadores y la Liturgia ha decaído hasta ser un espectáculo en el que se exhiben sacerdotes y ministros, nada que ver con lo que ocurría antes del Concilio, con el agravente de que, si antes los fieles contemplaban en silencio el misterio, ahora lo observan divertidos o aburridos. Sin devoción no hay participación plena. En la Liturgia hay que participar con los cinco sentidos y hay que dejarse cautivar por algo que viene de lo más profundo y de la eternidad. No se trata de una conferencia en la que tienes que entenderlo todo. Comprender la realidad de la Liturgia no es lo mismo que comprender las palabras".

 

Nicola Bux, profesor en la Facultad de Teología de Bari (Puglia/Apulia, Italia), nació en 1947 y fue ordenado sacerdote en 1975. Es o ha sido consultor de la Congregación para la Doctrina de la Fe, de las Causas de los Santos y del Oficio para las Celebraciones Pontificias, y está considerado uno de los baluartes de Benedicto XVI en el ámbito litúrgico en cuanto intérprete de esa "hermenéutica de la continuidad" que fue quicio de su pontificado.

en Mundo

Conoce al sacerdote asesinado por defender un milagro ante comunistas ateos

01 de mar de 2015
Luego de la muerte del P. Toufar, el régimen dirigido por los comunistas soviéticos suprimió todas las religiones.

P. Josef Toufar. Foto cortesía del P. Tomas FialaROMA, 28 Feb. 15 / (ACI).- Un sacerdote que fue torturado y asesinado por los comunistas que querían obligarlo a negar un milagro atestiguado por varios de sus fieles en República Checa, a mediados del siglo pasado, está ahora en proceso de beatificación y podría ser declarado mártir de la Iglesia Católica.

En la reciente celebración de un aniversario más de su muerte, el sucesor de este sacerdote afirma que está agradecido por los esfuerzos que se hace ahora para reconocerlo tras décadas de silencio ante las atrocidades cometidas contra los católicos en el siglo XX en el país.

Naturalmente estoy contento porque el tema del Padre Josef Toufar se va a comenzar a resolver y mostrará cómo era el régimen político en nuestro país realmente”, señala el P. Tomas Fiala a ACI Prensa

En el tiempo de Adviento de 1949 algunos fieles le contaron al P. Toufar que habían visto una cruz en el altar de la iglesia moviéndose de un lado al otro varias veces. El hecho es conocido como “el milagro de Cihost”. Para evitar que se conociera la policía secreta interrogó al sacerdote y le exigió que dijera que había sido él quien movió la cruz.

El sacerdote rechazó el pedido de los comunistas.

En respuesta la policía lo golpeó tan brutalmente que le quitaron la posibilidad de hablar, caminar e incluso sentarse. Luego lo torturaron para obligarlo a firmar un documento aceptando “su culpa”. Finalmente murió dos meses tras el milagro.

Luego de la muerte del P. Toufar, el régimen dirigido por los comunistas soviéticos suprimió todas las religiones. El Estado se proclamó oficialmente ateo y cualquier vestigio de milagros o quienes hablaran de ellos eran borrados de los registros y de la memoria histórica. El gobierno incluso filmó un documental afirmando que el milagro de Cihost era falso.
Sin embargo, el recuerdo del hecho milagroso sobrevivió,
Ahora, explica el P. Fiala, “nos gustaría lograr que se reconozca al P. Josef Toufar como un mártir de la Iglesia”. Su causa de beatificación está ahora en la fase diocesana preliminar.

El 22 de febrero unas 500 personas se reunieron en una Misa en la parroquia de Cihost para celebrar el 65 aniversario de la muerte del P. Toufar. El Cardenal Dominik Duka, Arzobispo de Praga, presidió la Misa.
Para el Purpurado, el P. Toufar fue “un ícono de los años de la colectivización violenta”, del régimen comunista ateo.

en Familia

Enfermo con 19 años, ha puesto a rezar a muchos: «Que por mi enfermedad la gente se acerque a Dios»

26 de feb de 2015
Lo más importante es luchar por pasar el momento en el que estás de la forma más alegre y digna posible.

Enfermo con 19 años, ha puesto a rezar a muchos: «Que por mi enfermedad la gente se acerque a Dios»Por cierto, que hoy llevo ya un mes viviendo en la Suite y el Resort este no está nada mal, pero habrá que dejarse de vacaciones y currar…”.

Éste es uno de los tuits que Jorge Ribera escribió desde su habitación del hospital La Fe de Valencia tras su trasplante de médula. Un tuit que hace ver cómo es Jorge: un joven alegre y bromista.

Tiene 19 años y está en tratamiento de una leucemia linfoblástica aguda. Una enfermedad que se le diagnosticó en 2010 y de la que pensaba que estaba ya curado hasta que ha vuelto a aparecer. Tras la quimioterapia le han hecho un trasplante de médula que le ha donado su hermano. Después de la operación estuvo un mes aislado en el hospital y ahora se recupera en casa.

Para Jorge su fe ha sido fundamental para afrontar esta situación. Cuando habla de Dios se nota que lo tiene cerca y que sabe que la oración tiene sus frutos. Es agregado del Opus Dei y participa en la actividades de la asociación juvenil Dardo. Allí es monitor los fines de semana con los niños, a los que ayuda en su formación cristiana.

Tiene dos hermanos y este año iba a comenzar a cursar el doble grado de Educación Primaria y Pedagogía en la Universidad Católica de Valencia. Por ahora está haciendo solo la primera carrera y de forma online debido a la enfermedad.

- ¿Qué es lo primero que se te vino a la cabeza cuando supiste que estabas enfermo?
- No recuerdo la sensación que tuve la primera vez, pero esta última tuve una sensación extraña porque después de cuatro años no esperaba que se volviese a producir. Al principio fue duro y no lo entendía pero enseguida caí en la cuenta de que me tocaba volver a luchar y seguir adelante. Sé que se pasa, así que toca luchar por última vez.

- ¿Cómo lo estás viviendo? ¿Qué es lo que más te ayuda?
- Muy bien. Me ayuda a rezar más y cuando lo aceptas este tipo de cosas te hacen crecer y, sobre todo, te das cuenta de la cantidad de gente que se pone a rezar. Están atentos a cómo te va todo, sean creyentes o no, y eso es una pasada. La ayuda de mi familia y la enorme cantidad de amigos y gente que me quiere lo hace mucho más fácil.

- ¿Es posible mantener la fe ante la enfermedad? ¿Te ayuda estar en la Iglesia?
- Por puesto que es posible. Si lo aceptas, rezas más y estás mucho más cerca de Dios. Y es que Dios no es un ente extraño que está ahí viendo lo que hacemos y ya. ¡Qué va! Dios es nuestro padre y cualquier padre se vería afectado si su hijo estuviera pasando por una situación como esta. Así que le pido ayuda y consuelo.

»Estar en la Iglesia me ayuda a tener fe porque sabes que lo que estoy pasando no es en vano sino que tiene repercusiones en los demás, es algo trascendente con lo que puedes ayudar al resto.

- ¿Cómo te ha ayudado la Iglesia?
- Me he sentido muy ayudado por la Iglesia. Los sacerdotes han estado ahí para poder confesarme y comulgar y, además, me consta que religiosas y religiosos están rezando por mí. También amigos, conocidos e incluso gente que no conozco de nada pero que les ha llegado mi caso me mandan ánimos y me encomiendan.

 ¿Por qué es importante la oración? ¿Has visto frutos en tu vida gracias a ella?
- Es importante porque creo que va a repercutir en mi curación, sea como sea. No entiendo cómo funcionan las cosas ahí arriba, pero sí. Además me encantaría que por mi situación la gente se acercara a Dios y viese que no es algo horrendo como se pinta por la calle sino que es genial.

»He visto muchos frutos. Por ejemplo, durante todo el tratamiento todo ha ido bien. Al principio iban a ser tres ciclos de quimioterapia y al final se ha quedado en uno y no ha habido ninguna complicación seria, que suele haberlas. Además estoy viendo cómo mucha gente y amigos que hacía mucho que no practicaban nada están rezando o al menos han tenido un cambio en su vida. Y esto son solo unos ejemplos.

- ¿Cómo has vivido el estar aislado?
- Pues depende de cómo estés físicamente. Si estás hecho polvo, como los primeros días, duermes casi todo el día y pasa rápido. Lo más duro es cuando ya te ves con fuerzas para poder irte pero aún no puedes. Esos días se te hacen más largos. Lo más importante es vivir día a día sin mirar a largo plazo los días que quedan. Cuando se pueda salir, saldrás, y cuando se tenga que acabar una complicación, se acabará. Lo más importante es luchar por pasar el momento en el que estás de la forma más alegre y digna posible.

- ¿Qué importancia adquiere la familia?
- Es de vital importancia. Ellos son el apoyo más cercano y son súper necesarios cuando estás de bajón. Es duro verles sufrir contigo pero sabes que están dispuestos a lo que haga falta y que te quieren como a nada el mundo. Eso ayuda a seguir luchando a pesar de lo que venga.

- ¿Qué le dirías al joven que ve la Iglesia como algo antiguo y que no va con ellos?
- El que dice eso es que no la conoce bien. No es un sitio donde los ancianos van los domingos a pasar el rato. Es mucho más que un sitio. Estar en la Iglesia no te encierra ni te esclaviza porque Dios nos ha dado la libertad. Puedes ser cristiano yéndote a tomar unas cañas con los amigos e incluso hablarles de Dios.

Tuits desde «el Resort»
La historia de Jorge es difícil de resumir en 140 caracteres, los que ocupa un tuit. Sin embargo, ha sido esta red social la que él ha elegido para contar su día a día. Un amigo se lo propuso, así que tras la operación y desde su habitación del hospital La Fe, contó cómo evolucionó a lo largo del mes de aislamiento. Y todo con un gran sentido del humor, como se ve en el nombre escogido para su cuenta: @SuiteDelResort .

La idea nació para que sus amigos y conocidos supieran cómo estaba sin necesidad de mandar un mensaje a cada uno. Pero poco a poco le fue siguiendo más gente de la que se esperaba: «Es genial y hay mucha gente que me apoya», cuenta. Además también le ha permitido conocer a otras personas que lo están pasando mal y así rezar unos por otros. Y es que como él indica «no hemos de tener miedo a pedir ayuda, hay momentos que nos superan y para eso están los amigos y, sobre todo, Dios».

¿Y el sentido del humor? Como él mismo indica es fundamental «para no ir al lado contrario». «Es mucho más fácil para ti y para la gente que tienes a tu alrededor y, además, cuando esto pase es mejor que quede como una anécdota graciosa que como una triste», resume.

en El Papa

Cien mendigos distribuyen un librito regalado por el Papa

23 de feb de 2015
Al finalizar el rezo del Angelus Francisco obsequia a la multitud unas 50 mil copias de «Custodia la fe», un texto que resume los principales contenidos de la religión católica.

“Lleven el librito… y a leerlo todos”. Fue la viva recomendación del Papa, al final de su Angelus dominical. Se refería a un texto que resume las enseñanzas básicas de la religión católica titulado “Custodia el corazón”, que regaló hoy a quienes asistieron a escucharlo en la Plaza de San Pedro. Entre los voluntarios que distribuyeron los 50 mil ejemplares a la multitud estaban unos 100 sin techo, llegados hasta el Vaticano en peregrinación. 

Asomado a la ventana de su estudio, en el Palacio Apostólico, el pontífice recordó que la Cuaresma –el periodo litúrgico de 40 días antes de la celebración de la Pascua- es “un camino de conversión que tiene como centro el corazón”. De ahí su decisión de obsequiar los libros de bolsillo que recogen “las enseñanzas de Jesús y los contenidos esenciales de la fe”. Mientras mostró una copia, los fieles respondieron con un aplauso.

Explicó que cada ejemplar incluye los siete sacramentos, los dones del espíritu santo, los 10 mandamientos, las virtudes y las obras de misericordia. Al anunciar que entre los voluntarios que los distribuirían estaban los sin techo, exclamó improvisando: “Como siempre, también hoy aquí en la plaza, los que tienen más necesidad nos traen una gran riqueza: La riqueza de una gran doctrina para custodiar nuestro corazón”.

Entonces invitó a todos los presentes a tomar llevárselos, “como ayuda para la conversión y el crecimiento espiritual, que parte siempre del corazón: Ahí donde se juega el partido de las decisiones cotidianas entre el bien y el mal, entre mundanidad y evangelio, entre indiferencia y solidaridad”. Y apuntó: “La humanidad tiene urgencia de justicia, de paz, y podrá tenerlas sólo regresando con todo el corazón a Dios, que es la fuente”.

Antes de pronunciar el Angelus, en una breve reflexión, el Papa recordó que tras el Miércoles de Ceniza comenzó la Cuaresma y en este primer domingo de ese periodo litúrgico hace referencia a los 40 días que Jesús permaneció en el desierto: Un tiempo de soledad, donde enfrentó a Satanás “cuerpo a cuerpo”, desenmascaró sus tentaciones y salió victorioso, preparado para anunciar el evangelio del reino de Dios.

Explicó que, como entonces, la Cuaresma es para los cristianos un “tiempo de combate espiritual contra el mal”, un “desierto” que es necesario atravesar con la mirada puesta en la Pascua, “que es la victoria definitiva de Jesús contra el maligno, el pecado y la muerte”.

“El desierto es el lugar donde se puede escuchar la voz de Dios y la voz del tentador. En el rumor, en la confusión, esto no se puede hacer; se escuchan sólo las voces superficiales. Al contrario, en el desierto podemos descender en profundidad, donde se juega verdaderamente nuestro destino, la vida y la muerte. ¿Y cómo escuchamos la voz de Dios? La escuchamos es su palabra. Por esto es importante conocer las escrituras, porque de otra manera no sabemos responder a las insidias del maligno”, indicó.

Ahí retomó su consejo de otras veces: Leer el evangelio todos los días, meditarlo aunque sea unos minutos, tenerlo siempre con uno, siempre a mano. “El desierto cuaresmal nos ayuda a decir no a la mundanidad, a los ‘ídolos’, nos ayuda a hacer elecciones valientes conforme al evangelio y reforzar la solidaridad con los hermanos”, insistió.

Antes de terminar, el Papa pidió oraciones por la semana de ejercicios espirituales, que iniciará este domingo junto a sus principales colaboradores de la Curia Romana. Saliéndose nuevamente del discurso previsto, dijo: “Recen porque este ‘desierto’ que son los ejercicios, podamos escuchar la voz de Jesús y corregir tantos defectos que nosotros todos tenemos, y también hacer frente a las tentaciones que cada día nos atacan”.

A las 18:00 horas comenzó el retiro de Francisco en la Casa Divino Maestro de la localidad de Ariccia, a las afueras de Roma. Las meditaciones serán propuestas por el sacerdote Bruno Secondin, de la Orden de los Carmelitas, y tendrán como hilo conductor el tema: “Servidores y profetas del Dios viviente”. Concluirán la mañana del viernes 27 de febrero. Hasta entonces todas las actividades del Papa, públicas y privadas, quedan suspendidas.

Andrés Beltramo Álvarez

Si deseas comunicarte con el sitio, puedes escribir a etf.direccion@gmail.com