estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
suscribir a actualizaciones automáticas de esta sección
0
Noticias
apuntar mi email al Boletín semanal de noticias por email
(puedes cancelar tu suscripción cuando lo desees)
El archivo solicitado no existe,
quizás fue eliminado, o cambiado a otra sección.

Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
sección: Andrea
  El Papa
Texto y audio completo de las palabras del Papa antes ... no leida
Texto completo de la catequesis en la audiencia de los ... (2 coms.) no leida
Mensaje del Papa a los budistas, en la felicitación de ... no leida
Palabras del Papa en el Regina Coeli de hoy, domingo ... no leida
Después de la oración mariana de este domingo el Papa ... no leida
Reflexión del Papa en la homilía de Casa Santa Marta. ... no leida
El papa Francisco ofreció hoy la misa en Casa Santa ... no leida
El Papa Francisco, dedicó su catequesis a la diferencia y ... (1 coms.) no leida
  Noticias ecuménicas
Nota del Pontificio Consejo para el Diálogo Religioso del cardenal ... no leida
Francisco lo dijo durante la audiencia a los rabinos europeos, ... no leida
  Familia
Al repasar nuestra vida, lamentamos no habernos centrado más en ... no leida
Carta de una hija a su madre ... no leida
De una forma singular y atrayente, el escritor Arthur Powers ... (1 coms.) no leida
  Mundo
Se puede consultar en seis lenguas el portal dedicado al ... no leida
». El Padre Benoît-Dominique de La Soujeole OP, profesor de ... no leida
El provicario Silas Bogati narra su experiencie después del terremoto: ... no leida
Canonizó este jueves al medio millón de cristianos armenios que ... no leida
El acceso a la Sábana Santa es gratuito, aunque los ... no leida
Los únicos supervivientes de esta gigantesca masacre fueron los que ... no leida
El desarrollo de la crisis libia y, en particular, la ... no leida
Es la propuesta de Margaret Archer, presidenta de la Pontificia ... no leida
Lo dijo el observador permanente vaticano ante las Naciones Unidas, ... no leida
El Papa Francisco propone el camino recorrido por varios teólogos, ... no leida
Esta peculiar «biblioteca» de textos bíblicos, uno de los hallazgos ... no leida
Después de tres años, el delegado de la Congregación para ... no leida
El primado de la Iglesia Apostólica Armenia en Argentina habla ... no leida
Hay más de nueve millones de niños, niñas y jóvenes ... no leida
Iqbal Masih [1983-1995] fue asesinado el 16 de abril de ... (1 coms.) no leida
  América y España
La fe según el sacerdote ruso que celebra misa en ... no leida
Una nueva biografía del célebre dominico -y siervo de Dios- ... no leida
'Custodiar, alimentar y promover la memoria de Jesucristo' ... no leida
  Espiritualidad y Cultura
Entrevista con el Presidente honorario de la Comisión para la ... no leida
Una oportunidad única para contemplar dle 24 de marzo ... no leida
A partir del martes, el célebre monumento contará con una ... no leida
La autora, Lucia Annunziata, es directora de la edición italiana ... no leida
El cielo se abre para que vayas más allá... ... no leida
Pero todo eso, todo lo que produce desazón, angustia o ... no leida
Una imagen...
   
en Mundo

«Europa debe tomar una decisión de civilización frente a los migrantes»

23 de abr de 2015
El desarrollo de la crisis libia y, en particular, la cuestión migratoria «son fenómenos históricos con respecto a los que se impone una clara decisión de civilización». Entrevista con el padre Giulio Albanese

«Nadie tiene una bola de cristal para leer el futuro. Pero, a pesar de ello, después del enésimo y desastroso naufragio de cientos de migrantes en el canal de Sicilia, no podemos permitirnos dormir tranquilos». Lo afirmó el padre Giulio Albanese, misionero comboniano y director de “Popoli e Missione”, la revista de las Pontificias Obras Misioneras, que conoce muy bien la realidad africana.

Ayer, el primer ministro italiano, Matteo Renzi, en vista del Consejo de Europa extraordinario, expuso la propuesta italiana. Después de haber excluido «cualquier hipótesis de intervención militar en Libia», Renzi habló de «intervenciones precisas» en contra de los traficantes para «llevar ante la justicia a estos criminales». ¿Cuál es su opinión?

Creo que es una expresión bastante enigmática. ¿De qué se trata? Algunos dicen que podría estar considerando incursiones de las fuerzas de policía en las madrigueras de los traficantes en las costas libias y en sus embarcaciones. Todo ello en el ámbito de una operación naval europea siguiendo el modelo de la que se utiliza contra la piratería somalí. Otros creen incluso que podrían utilizarse drones inteligentes.

¿Sería una solución adecuada?

Desde mi punto de vista, y teniendo en cuenta lo que está sucediendo en Libia, estas iniciativas implican el riesgo de agudizar la de por sí difícil situación. Las milicias locales son imprevisibles y estas llamadas “acciones precisas” exponen a nuestro país a acciones terroristas. Entre otras cosas, está por comenzar la Expo de Milán y el Año Santo está a la vuelta de la esquina.

Las propuestas que se formulen durante el Consejo Europeo serán dos: el compromiso de la UE para llevar a cabo «esfuerzos sistemáticos con el fin de identificar, capturar y destruir las embarcaciones antes de que sean utilizadas por los traficantes» y duplicar los recursos para la operación de patrulla en el Mediterráneo, llamada Tritón. ¿Qué opina?

En lo personal, suscribo lo que declaró mons. Giancarlo Perego, director de la Fundación Migrantes de la Conferencia Episcopal Italiana. Es escandaloso que la política europea sobre la inmigración no evalúe inmediatamente operaciones y acciones para reforzar la búsqueda y el salvamento en el mar y siga favoreciendo operaciones de vigilancia de las fronteras. La lucha contra los traficantes de seres humanos, vinculados a las mafias europeas y al terrorismo internacional, pasa mediante la puesta en marcha de una acción que conjuge el salvamento de las personas con la lucha contra el tráfico. Por ello, explicó mons. Perego, es necesario crear una operación de control del Mediterráneo hasta las costas libias, con la participación de las organizaciones internacionales, sobre todo para salvar la vida de las personas en el mar.

Y entonces, ¿qué hay que hacer para responder a la emergencia?

Una cosa es evidente: se necesita que las instituciones europeas asuman sus responsabilidades antes de que sea demasiado tarde. Antes que nada, es fundamental estabilizar políticamente el África Septentrional y el África Subsahariana. Este debe ser el desafío que Bruselas debe saber interpretar con perspicacia. Invirtiendo recursos y garantizando apoyo a esos sujetos que con sus actividades hacen del pluralismo y de la participación una práctica difundida. Todo ello, y hay que denunciarlo, no está sucediendo debido a la miopía crónica de las cancillerías europeas. Libia, por ejemplo, solo cuenta en el imaginario europeo cuando se trata de los negocios de los hidrocarburos. ¿Es posible que en estos años hayan sido las compañías petrolíficas las que hayan dictado las reglas del juego?

¿Podría indicar propuestas concretas?

Es inmoral impedir que migre quien huye de guerras y pandemias. Por ello es necesario crear corredores humanitarios, como ha indicado la sociedad civil y en particular el mundo misionero. Y luego, ¿por qué no extender la posibilidad de pedir asilo en los países nordafricanos, y de ahí hacia todos los países europeos (tal vez revisando el reglamento europeo de Dublín, hasta ahora en vigor, que obliga a los migrantes a pedir asilo en el país al que llegan)? Es inútil negarlo, si no se ponen en discusión las políticas actualmente vigentes de cada uno de los Estados de la UE en materia de estatus de refugiado y de asilo político, Europa seguirá siendo rehén de los nacionalismos más necios. En las descripciones geográficas de los romanos, esos enormes territorios del África del Norte estaban marcados con las siguientes palabras “Hic sunt leones” (“Aquí hay leones”). De hecho, ese era el único concepto aproximativo que nuestros antepasados podían expresar frente a lo desconocido, una frontera que frustraba sus manías coloniales. Hoy, a dos mil años de distancia, por favor, no podemos seguir razonando como si fuéramos los dueños del mundo. Hoy más que nunca es necesario que Europa sea capaz de tomar una decisión de civilización. Olvidar que los problemas de las periferias del mundo, en donde se combaten guerras sangrientas en nombre del “dios dinero” o en donde abundadn regímenes dictatoriales que defienden, siempre y de cualquier manera, intereses facciosos, significa verdaderamente estar fuera del tiempo y de la historia. Sobre todo, para decirlo citando a Papa Francisco, secundar la “globalizaciónde la indiferencia” es un gravísimo entuerto contra Dios y contra el hombre.

por Andrés Tornielli

en Mundo

¿El Sucesor de Pedro necesita «estructuraciones teológicas»?

27 de abr de 2015
». El Padre Benoît-Dominique de La Soujeole OP, profesor de Teología dogmática en Friburgo, plantea algunas distinciones esenciales

 En una reciente entrevista a “La Croix”, el cardenal Gerhard Ludwig Müller, en calidad de Prefecto para la Doctrina de la Fe, indicó que una de las tareas que le tocan “ex officio” es la misión de «estructurar teológicamente» el Pontificado de Papa Francisco, puesto que el actual Sucesor de Pedro no es un teólogo de profesión. Partiendo de las consideraciones del Prefecto del ex-Santo Oficio, Vatican Insider hizo algunas preguntas al padre Benoît-Dominique de La Soujeole OP en relación con las tareas de la Congregación para la Doctrina de la Fe y con lo que la Tradición de la Iglesia enseña sobre la relación entre la teología, la doctrina y el magisterio. En las respuestas del profesor dominico se replantean con sencillez y claridad algunos datos “fundamentales” que a menudo parecen ser eclipsados por todos esos “santos Oficios virtuales” que orbitan en la blogósfera.

El padre Benoît-Dominique de La Soujeole OP, de la Provincia dominica de Tolosa (ciudad en la que nació en 1955), es desde 1992 miembro del comité de redacción de la autorizada “Revue thomiste de philosophie et de théologie”, y desde 1999 es titular de la segunda cátedra de teología dogmática (Iglesia y sacramentos) de la Facultad de Teología de Friburgo, en donde también es Prior del Convento dominico de San Alberto Magno.

 

¿Ofrecer una «estructura teológica» al Pontificado es una de las tareas de la Congregación para la Doctrina de la Fe?

 

Conviene, en primer lugar, precisar bien las palabras. La Congregación de la que el cardenal Müller es Prefecto es la Congregación De doctrina fidei. Su objeto, según el artículo 48 de la Constitución apostólica Pastor bonus del 26 de junio de 1998, es el de «promover y tutelar la doctrina de la fe y las costumbres en todo el orbe católico». Por doctrina (del latín docere, que quiere decir enseñar) hay que entender la inteligencia que la Iglesia tiene de su fe y que el Colegio episcopal con su líder, que es el Obispo de Roma, garantiza gracias a una asistencia específica del Espíritu Santo. La teología (en la Congregación De doctrina fidei hay también una Comisión teológica internacional) es, de por sí, la inteligencia que una persona (el teólogo) o un grupo de personas (una “escuela”) tiene de la fe de la Iglesia. La teología no goza de la asistencia especial del Espíritu Santo, sino que propone opiniones libremente discutidas por los teólogos. El único requisito de la teología en relación con la doctrina es que la teología no debe contradecir la doctrina.

Entonces, para responder a la pregunta, me parece que el término «teológico» usado por el cardenal en la expresión «estructura teológica» es en sentido muy amplio, y podría referirse más bien a la doctrina.

Entonces, se podría comprender la expresión del cardenal con la ayuda de lo que la Constitución Pastor bonus dice en generale sobre la Curia romana en los números 7 y 8 de su preámbulo: la Curia tiene una naturaleza ministerial, de alguna manera instrumental (n. 7), para asistir como vicaria al Pontífice romano en su encargo personal de pastor de toda la Iglesia y en su relación con el episcopado (n. 8). En este sentido, la Congregación De doctrina fidei asiste al Papa en su responsabilidad de garante de la fe de la Iglesia, ofreciéndole los “instrumentos” adecuados que indica el artículo 51 de la Constitución Pastor bonus.

 

 

Las palabras del cardenal Müller hacen pensar que, si el Papa no es un “teólogo de profesión”, su Pontificado podría necesitar cierta “tutela” especial por parte de los teólogos que trabajan en la Congregación para la Doctrina de la Fe. ¿Usted considera plausible este enfoque sobre la relación entre el Magisterio pontificio y la Congregación para la Doctrina de la Fe?

El Papa, sea quien sea, por el hecho mismo de ser el Papa, posee el carisma de Pedro, es decir la tarea de «confirmar a sus hermanos en la fe» (Lucas, 22, 32) con la asistencia del Espíritu Santo. Es la función de juzgar (en el sentido de decir la verdad) de Pedro y de sus sucesores. Para esta función, la Congregación De doctrina fidei ofrece su asistencia con un trabajo instructorio antes del papel propio del Papa y con un trabajo de ejecución después del papel propio del Papa. El Papa puede recurrir más o menos a la Congregación, según pueda por sí mismo llevar a cabo más o menos todo el trabajo preparatorio.

 

 

Entonces, ¿todavía tiene sentido distinguir de manera implícitamente dialéctica entre los Papas “teólogos” y los Papas “pastores”?

La distinción entre “teología” (o incluso doctrina) y “pastoral” es una distinción y no una separación. La pastoral pone en práctica la doctrina. Toda la doctrina tiene una finalidad pastoral. Todos los Papas son tanto doctores de la fe como pastores de la Iglesia. Una relación “dialéctica”, en el sentido de una dialéctica de oposición de tipo hegeliano, no tiene nungún sentido.

 

 

Sin considerar las figuras individuales de los Papas, ¿el ministerio del sucesor de Pedro puede ser considerado en sí teológicamente “carente” y necesitado de cierta «estructuración teológica», garantizada por sujetos externos a la persona del Papa?

¡Claro que no! A aquel que sea Papa no le falta nada para decir la fe de la Iglesia. El Papa recibe de la Congregación De doctrina fidei tanto la contribución preparatoria como la contribución en la ejecución, pero el “centro” consiste en decir la fe de la Iglesia, y este es el ministerio propio y personal del Papa. Por “estructuración” el cardenal Müller podría haber indicado este trabajo, sobre todo preparativo.

 

 

¿En la estructura de la Iglesia, que según la fe católica fue querida por Dios mismo, el custodio del “depositum fidei” es el Papa o la Curia romana en la articulación de sus Congregaciones y organismos, incluido el dicasterio doctrinal?

Es el Papa personalmente. La Curia romana es solo instrumental y vicaria: no tiene existencia ni competencia si no en dependencia estrecha del Papa. Cuando la Sede de Pedro está vacante, todo el trabajo de las Congregaciones se suspende (salvo los asuntos corrientes).

 

 

¿El Papa debe tener forzosamente una «línea de pensamiento teológico», una estructuración teológica original, propia, identificada y connotativa?

El Papa, en cuanto Papa, no pertenece a ninguna “Escuela” teológica particular. Él dice la fe de la Iglesia (doctrina) en continuidad con la Tradición de la que es el órgano actual. Él no es teólogo, sino doctor. Como persona individual, puede tener sus preferencias, sus orígenes, su formación intelectual personal, pero estos elementos no son criterios de interpretación de su enseñanza magisterial. El criterio principal de interpretación, como Benedicto XVI recordó en su discurso a la Curia en 2005, es el de la continuidad sustancial de la Tradición.

 

¿El carisma de la infalibilidad, que en ciertas condiciones pertenece al Papa, también es compartido por las Congregaciones vaticanas o por los colaboradores del Papa?

La infalibilidad es un carisma rigurosamente personal para el Papa; no es compartido por las Congregaciones. Las decisiones de las Congregaciones, tomadas “in forma communi” (no en forma específica), son decisiones de las Congregaciones en cuanto instrumentos vicarios del Papa; su autoridad es real, pero no usan la autoridad personal del Papa al mismo nivel de las decisiones aprobadas en forma específica.

 

 

En ciertas fórmulas y consignas del lenguaje periodístico se sostiene que los años del Pontificado wojtyliano fueron una especie de “diarquía”, en la que Papa Juan Pablo II casi compartía su ministerio con Joseph Ratzinger, encargándole la gestión del campo doctrinal. ¿Esta lectura de esos años es legítima o disparatada desde el punto de vista de la naturaleza y de la estructura de la Iglesia católica?

Desde el punto de vista de la naturaleza dogmática de la Iglesia, esta lectura no es legítima. El oficio papal es rigurosamente personal. Esto no excluye que un Papa esté particularmente vinculado con el Prefecto de una Congregación, y, en casos específicos, con el de la Congregación para la Doctrina de la Fe, como sucedió en el caso de Juan Pablo II y del cardenal Joseph Ratzinger, pero dogmáticamente la responsabilidad doctrinal es asumida por el Papa en razón de su carisma personal.

 

 

¿La idea de un papado “carente” desde el punto de vista de la «estructuración teológica» contiene un eco de las viejas teorías medievales sobre la hipótesis del “Papa hereje”?

No creo. La estructuración teológica de la que habla el cardenal Müller, según mi forma de entender la expresión, es una colaboración activa al ministerio propio del Papa, ¡y no un ente de vigilancia en contra de los riesgos de las desviaciones del Papa!

 

 

¿Cuál enseñanza podemos aprender, en relación con la teología y el magisterio, de la experiencia teológica de Santo Tomás de Aquino (pensando, por ejemplo, en la evolución de su discernimiento en relación con la doctrina de la Inmaculada concepción)?

Si se acepta la distinción entre doctrina y teología, hay que pensar que la teología prepara los discernimientos (la doctrina) que surgirán de la Iglesia (del Concilio, del Papa). Una opinión teológica, cuando es asumida por el magisterio, deja de ser teológica y se convierte en doctrinal. Santo Tomás de Aquino recibió el título de Doctor communis porque es el doctor cuyas opiniones fueron mayormente asumidas por el magisterio. A pesar de ello, hay algunas opiniones de Santo Tomás que no fueron asumidas y que incluso fueron contradichas (como las opiniones sobre la Inmaculada Concepción). La distinción teología-doctrina también vale para Santo Tomás.

 

 

Desde hace muchos años se reflexiona sobre la relación entre teología y magisterio. ¿La teología es un instrumento del Magisterio y/o de la Santa Sede o tiene una legítima autonomía de búsqueda propia a la que el Magisterio no puede llegar?

La teología es la inteligencia de la fe. Reposa, pues, en la fe en su estado de inteligencia actual (=doctrina) y trata de “llegar más lejos”. La teología, pues, no es autónoma en el sentido estricto, puesto que hunde sus raíces en lo que la Iglesia cree según su inteligencia actual. En esta dependencia, es “libre” de desarrollar la inteligencia de la fe, y las conclusiones a las que pudiera llegar están sometidas a la evaluación del Magisterio (que podría rechazarlas, asumirlas o no pronunciarse) hasta que la cuestión no sea aclarada suficientemente.

 

 

Por otra parte, en los años que siguieron al Concilio se repetía que ciertos ambientes teológicos pretendían ejercer un “magisterio paralelo”. ¿Esta tentación puede volver a presentarse, tal vez con formas nuevas, en “obispos-teólogos” que han asumido roles de responsabilidad en la Iglesia?

El “magisterio paralelo” de los teólogos es un sinsentido. No hay más que un magisterio, cuyo fundamento es sacramental (la ordenación episcopal, con el propio sitio del obispo de Roma). De hecho, algunos teólogos han ejercido, gracias a ciertos medios, una influencia muy fuerte y negativa. Este “magisterio paralelo” es la negación de la distinción entre doctrina y teología. Si un obispo es personalmente teólogo, tiene el deber de distinguir siempre bien en sus posturas su función de doctor de la Iglesia (=doctrina) y su competencia propia de teólogo. Cuando parece que un punto doctrinal requiere ser profundizado para responder a las cuestiones de nuestro tiempo, los que son el magisterio (obispos y Papa) deben interrogar el sensus fidei de la comunidad eclesial (no solo a los teólogos, sino también a los espirituales y a los santos…) para discernir lo que el Espíritu podría querer decir, para expresarlo en términos más precisos, como se lee en la Constitución conciliar Lumen gentium, en el punto 12. La cultura mediática actual tiende a cancelar la distancia entre la doctrina y la teología cuando un obispo se expresa, y esto es deplorable y puede provocar confusión en el espíritu de los fieles.

en Espiritualidad y Cultura

Ghiberti: después del Carbono 14, la gente viene en masa a la Ostensión

27 de abr de 2015
Entrevista con el Presidente honorario de la Comisión para la Síndone

Ayer llegaron a Turín peregrinos desde las Antillas para contemplar la Síndone. Durante el segundo domingo de la Ostensión los peregrinos más remotos fueron un grupo que vino desde Trinidad y Tobago. Eran alrededor de 60 fieles de la Iglesia de San Paul de Couva, guiados por fray Godfrey Stoute: «Ver la Sábana Santa fue un privilegio –dijo el religioso al salir de la Catedral de Turín. Me alegrará mucho describirla a mis fieles cuando regrese a Trinidad».

 

Mientras en la capital piamontesa se verifican episodios como este, Vatican Insider entrevistó a mons. Giuseppe Ghiberti, Presidente honorario de la Comisión diocesana para la Síndone.

 

Excelencia, ¿qué es la Síndone?

 

La Síndone es un tejido de lino antiguo que tiene sobre su superficie (de alrededor de 4,43 por 1,13) una imagen particular: se ve dos veces la figura de un hombre, primero en posición dorsal y luego en posición facial. Se trata de un muerto debido a la tortura de la crucifixión, como resulta de la evidencia que muestran las heridas de las muñecas y los pies, provocadas por clavos, y con las caídas de sangre en las muñecas y en los brazos, explicables solo con la posición del brazo tendido hacia lo alto en la posición de la crucifixión. La figura, tenue pero clara, es el resultado de la ocidación acentuada de la parte superficial de las fibras del lino. La sangre, en cambio, se puede distinguir por el típico color bermellón. A la tortura de la crucifixión, se añade la presencia de una flagelación devastadora, que se dio no solo en la parte trasera del cuerpo, desde la espalda hasta las pantorrillas, sino también en la parte anterior del cuerpo, alcanzada por los golpes. Una tortura particular fue inflingida en la cabeza, con la imposición de una especie de casco de puntas agudas, como sería posible con el uso de ramas ricas de espinas penetrantes. El rostro tiene los signos de golpes varios, como bofetadas y puñetazos. Los hombros soportaron un peso que dejó las huellas de esquimosis sobre la piel ya torturada por el flagelo. En la parte derecha del pecho, cerca del corazón, es muy visible una gran herida, de la que sale sangre comúnmente conocida en la medicina legal como sangre cadavérica, derramada post-mortem.

 

 

¿Cuál es la importancia para la fe y para los cristianos? ¿Los cristianos necesitan la Síndone?

 

La tela sindónica no indica el nombre del hombre crucificado que envolvió. Pero se puede constatar inmediatamente la correspondencia de lo que se presenta en esta “narración-imagen” con la “narración literaria” que los Evangelios nos ofrecen sobre los últimos momentos de la vida de Jesús: Pasión, muerte y sepultura. El Papa San Juan Pablo II llamó la Síndone “espejo del Evangelio”. Aunque no se indique el nombre del crucificado, todo alude a la historia de Jesús (antes de acudir a la ciencia) y esto explica el sentmiento de fuerte atracción ante ese testimonio misterioso, mudo y elocuente. La alusión a la historia de Jesús se refiere a todas las razones de su vida, sufrimiento y muerte, por lo que se convierte en un instrumento de evangelización muy eficaz. Claro, los cristianos no necesitan la Síndone: de hecho, muchos han vivido su adhesión al Señor sin ni siquiera saber de la existencia de la Síndone, pero ella puede constituir un estímulo y una ayuda para todos los que entran en contacto con ella; sería absurdo no aprovechar este don. Hoy, la sensibilidad hacia la imagen aumenta su utilidad y la facilidad con las que se han difundido sus noticias sugiere que no hay que descuidar esta oportunidad de anuncio.

 

 

¿Cuál Ostensión recuerda particularmente o con mayor afecto? ¿Por qué? 

 

Recuerdo las Ostensiones después de la Guerra: 1978, 1998, 2000 y 2010 (además de las Ostensiones televisivas de 1973 y 2013). Y conservo recuerdos especiales de cada una de ellas. Durante la que acumulé más emociones fue la de 1998, cuando me encontraba por primera vez como encargado de una responsabilidad especial. Acababa de suceder el terrible incendio del año anterior y teníamos que afrontar las dificultades de muchos límites impuestos por motivos de seguridad: el equipo estaba conformado en su mayoría por personas que no tenían recuerdos de la Ostensión anterior (la de 1978). Sólo sabíamos que teníamos que organizar un sistema de reservaciones para regular el flujo de los peregrinos. En cambio, no sabíamos cómo habría sido recibida la invitación al peregrinaje, que llegaba a diez años del famoso análisis del carbono 14, que situaba a la Síndone en la Edad Media. En realidad, la respuesta no tuvo e consideración ese dato, demostrando la independencia de la “devoción sindónica” frente a los resultados de la ciencia. Es cierto que Dios hace fuertes nuestras debilidades.

 

 

Recientemente, la Universidad Católica de Murcia anunció que en el Sudario de Oviedo se encuentra el mismo polen que se encontró en la Síndone. ¿Qué quiere decir? ¿Qué opina al respecto? 

 

 

A veces la superposición de dos problemas complica la situación; otras, sugiere soluciones útiles para ambos. La Síndone de Turín y el Sudario de Oviedo presentan muchos problemas, que, en parte, se superponen. Parece que el grupo sanguíneo de la persona cubierta por el sudario coincide con el del crucificado de la Síndone. Tal vez es posible explicar las extrañas posiciones de las manchas del sudario. En cuanto a las demás coincidencias, sigo con interés los resultados de los estudios de los colegas españoles, pero no los puedo acoger con una competencia específica. El 2 de mayo, en el encuentro internacional entre estudiosos en Turín, escucharemos probablemente resultados más precisos.

 

 

A pesar de todos los intentos de imitarla, Nello Balossino, profesor de la Universidad de Turín y experto en elaboración de imágenes, confirmó a Vatican Insider que la figura sindónica se comporta en parte como un negativo fotográfico, con información tridimensional, pero no ha sido posible volver a reproducir. ¿Qué quiere decir esto?

 

Me parece que la irreproducibilidad es innegable. Y no sabemos qué sucederá en el futuro. El hecho no definitivo no permite grandes conclusiones, pero por lo menos hace que la tesis de su factura medieval sea casi improbable. Los conocimientos que tenemos ahora no existían en el pasado y la casualidad del resultado es prácticamente un sinsentido, por su complejidad y porque es única. Sin pretender anticipar futuros juicios, se podría afirmar la legitimidad de una referencia incluso pastoral de la imagen, por el mensaje que transmite a quienes se asoman a ella con un corazón y con una mente sensible.

 

en Mundo

La Iglesia apostólica armenia declara mártires a las víctimas del genocidio armenio

25 de abr de 2015
Canonizó este jueves al medio millón de cristianos armenios que murieron en el genocidio cometido entre 1915 y 1917 por el imperio Otomano (hoy Turquia)

La Iglesia Apostólica Armenia canonizó este jueves al millón y medio de cristianos armenios que murieron en el genocidio cometido entre 1915 y 1917 por el Imperio Otomano (hoy Turquía).
La ceremonia forma parte de las conmemoraciones por los cien años del inicio del holocausto y cuya fecha central es mañana 24 de abril.

La canonización fue presidida por el Katolikós Karekín II, Patriarca Supremo y Catolicos de todos los Armenios, y se realizó en la catedral de Echmiadzin. La Iglesia Apostólica Armenia se separó de la comunión con Roma en el siglo V, sin embargo, en la actualidad participa en el diálogo ecuménico para alcanzar la unidad de los cristianos. Es diferente de la Iglesia Católica Armenia, que reconoce el primado de Pedro. 

En el acto estuvieron presentes descendientes de las víctimas del “primer genocidio del siglo XX”, tal como señaló el Papa Francisco el 12 de abril en un discurso que no fue del agrado del gobierno turco, que aunque acepta las muertes, se niega reconocer la palabra “genocidio”.

“Durante los años terribles del genocidio de los armenios –señaló Karekín II–, millones de nuestro pueblo fueron desarraigados y masacrados de manera premeditada, siendo pasados por el fuego y la espada, probando los amargos frutos de la tortura y la pena”.

“Sin embargo –añadió-, en medio de tormentos horribles y de cara a la muerte, permanecieron fortalecidos por el amor de Cristo, llevando el testimonio de una fe inquebrantable, de acuerdo con las palabras apostólicas: ‘Si son vituperados por el nombre de Cristo, son bienaventurados, porque...el Espíritu de Dios está en reposo en ustedes’".Para mañana viernes se espera la participación de cientos de miles de personas, incluyendo jefes de estado.

En los últimos años Turquía y Armenia trabajan en el restablecimiento de relaciones diplomáticas. Sin embargo, uno de los obstáculos es la reticencia de Ankara de reconocer la existencia del genocidio, que implicó la deportación forzosa y exterminio de entre un millón y medio y dos millones de cristianos armenios por parte del Imperio Otomano.

Las palabras del Papa

El domingo 12 de abril el Papa Francisco conmemoró con miles de fieles los cien años del martirio armenio.

“La humanidad conoció en el siglo pasado tres grandes tragedias inauditas: la primera, que generalmente es considerada como ‘el primer genocidio del siglo XX’, afligió a su pueblo armenio –primera nación cristiana–, junto a los sirios católicos y ortodoxos, los asirios, los caldeos y los griegos. Fueron asesinados obispos, sacerdotes, religiosos, mujeres, hombres, ancianos e incluso niños y enfermos indefensos”, expresó.

“Hoy recordamos, con el corazón traspasado de dolor, pero lleno de esperanza en el Señor Resucitado, el centenario de aquel trágico hecho, de aquel exterminio terrible y sin sentido, que vuestros antepasados padecieron cruelmente. Es necesario recordarlos, es más, es obligado recordarlos, porque donde se pierde la memoria quiere decir que el mal mantiene aún la herida abierta; esconder o negar el mal es como dejar que una herida siga sangrando sin curarla”, añadió.

Ese mismo día, Turquía llamó al Nuncio Apostólico en el país, Mons. Antonio Lucibello. Dos días después el presidente turco Recep Tayyip Erdogan atacó al Pontífice y lo acusó de sacar los hechos de su “contexto”. “Yo condeno al Papa y le advierto de que no cometa errores como este otra vez”, expresó.

Sin embargo, el 15 de abril el Parlamento Europeo aprobó una resolución donde elogia el discurso de Francisco y llama a Turquía a reconocer que lo sucedido entre 1915 y 1917 fue un “genocidio”.

Al día siguiente, Radio Vaticana publicó la declaración del vocero vaticano, P. Federico Lombardi, quien explicó que las palabras del Papa Francisco “se insertan en una línea ya trazada por Juan Pablo II”. “Lo que ha dicho el Papa me parece claro como el sol. Ha usado el término ‘genocidio’, continuando con el uso ya acuñado de esta definición, de esta palabra”, señaló.

en Mundo

El 24 de abril, hace 100 años, Turquía empezó su genocidio de armenios: los intelectuales primero

25 de abr de 2015
Los únicos supervivientes de esta gigantesca masacre fueron los que lograron llegar a la Armenia actual, entonces bajo dominio ruso, de Siria o del Líbano, o incluso de otros países como Francia.

Movses Haneshanyan tiene 104 años y es el último superviviente vivo del genocidio armenio.

Nació al pie de la montaña Musa Dagh en 1910, lugar que pasaría a la Historia por la resistencia del pueblo al ataque turco.

Cerca de 5.000 hombres, mujeres y niños se refugiaron en la montaña, donde evitaron el asedio. Movses y su familia no consiguieron subir: «Nos quedamos bloqueados en el pueblo», cuenta el anciano al periodista Xavier Moret, que acaba de publicar La memoria del Ararat, en la editorial Península.

«A un grupo nos deportaron al desierto, y a los que no podían andar los mataban a tiros. Incluso a mujeres embarazadas», recuerda.

Mientras caminaban por el desierto, un árabe que conocía al padre de Movses, compró su libertad y se los llevó a él y a su hijo a trabajar a sus campos. Esto les salvó la vida.

«Nos instalamos después en Siria hasta 1947, año en que nos fuimos a la Armenia soviética». Movses todavía se estremece cuando recuerda: «Vi el dolor y la crueldad cara a cara. Vi cómo mataban a muchos armenios y los echaban al río».

 

Movses Haneshanyan, de 104 años: al cumplirse el centenario de los hechos, es el último protagonista vivo que los recuerda: "vi como mataban a muchos y los echaban al río"

Cuentan los testimonios que el Éufrates bajaba teñido de rojo por la sangre. Por los asesinados, y por quienes se suicidaban por no poder soportar el horror.

Antes del gran genocidio, otras matanzas
En el siglo XV, el territorio armenio fue absorbido por el Imperio Otomano. Quienes no eran musulmanes dentro de este nuevo Estado, tenían menos derechos y pagaban más impuestos.

Fueron los armenios quienes, a finales del siglo XIX, exigieron la igualdad de derechos. Pero el Sultán Abdul Hamid II convocó al ejército para asegurarse de que los intentos de reforma de los armenios –término que se utilizaba para designar a todos los cristianos– fueran eliminados. Se estima que unas doscientas mil personas fueron asesinadas entre 1894 y 1896. Fue el avance del genocidio.

Un golpe militar colocó, en 1908, a los Jóvenes Turcos en el poder. Obligaron al Sultán a prescindir de sus funciones políticas. Fueron años más o menos tranquilos hasta 1913, año en que la región de los Balcanes se independizó del Imperio Otomano, lo que supuso la pérdida del 75% de su territorio en Europa.

«Fue aquí cuando llegó el miedo al desmoronamiento. Consideraban que Anatolia era el único territorio que les quedaba, y tenían que mantenerlo a toda costa», cuenta Fatma Muge, de ascendencia armenia y profesora de Sociología en la Universidad de Michigan. A esto se sumó la llegada a Estambul de refugiados musulmanes que vivían en la zona de los Balcanes.

«Si pudiese contar todos los horrores perpetrados por el enemigo, entenderíais qué les ha pasado a los pobres musulmanes. Nuestra ira es cada vez mayor. Venganza, no hay otra palabra», diría Enver Pasha, uno de los miembros del llamado Triunvirato que tomó el poder de los Jóvenes Turcos en 1913 e ideó el exterminio. Su prioridad era crear en Anatolia una tierra turca para los turcos.

La derrota contra Rusia en 1914
En diciembre de 1914, los otomanos invadieron Rusia. Fue un error estratégico capitaneado por Enver Pasha, y el resultado fue una derrota abrumadora. La consecuencia llegó meses después, cuando 120.000 soldados rusos, acompañados de armenios, entraron en territorio turco.

«Ver a sus súbditos luchando con el enemigo enfadó a los otomanos y empezaron a verlos como una amenaza para el Estado», cuenta Tessa Hofmann, profesora de estudios armenios de la Universidad de Ajarian, en Armenia. El Imperio Otomano masacró a los soldados armenios. Fue la primera etapa de la masacre.

El 24 de abril de 1915, el Gobierno otomano arrestó a 250 intelectuales armenios en Constantinopla. Los deportaron a una prisión, donde fueron torturados y asesinados.

«Si se aísla a la inteligencia, a la élite espiritual de un grupo, cuesta menos eliminar al resto de la nación, desorganizada y carente de líderes», asevera Hofmann.

El siguiente paso fue el arresto y deportación de los aldeanos. «Nos pilló de sorpresa», contaba una superviviente. «El día anterior estábamos pensando en la vendimia y al día siguiente un pregonero ordenó que teníamos que abandonar nuestra casa».

El desierto como arma de exterminio
Caminaron durante meses. La mayoría murió de cansancio y hambre. No todos iban a pie: había deportaciones en ferrocarril y morían de asfixia durante el viaje. Pero «la deportación no era el objetivo oficial, era sólo el término oficial. En realidad era un viaje de la muerte. El objetivo era agotarlos», cuenta Tessa; «no iban por el camino más corto, sino atravesando montañas o andando en círculos».

«Los que no podían seguir eran sacrificados. Era común ver cuerpos abandonados en las cunetas, o cuerpos de mujeres semidesnudas. Las violaciones a ancianas, mujeres y niñas se sucedían constantemente», contó otro de los supervivientes, ahora fallecido, que no quiso que su nombre trascendiera.

«Mi abuela maldijo en voz alta al Gobierno turco por su crueldad, y señalándonos a los niños dijo: ¿Qué mal han cometido ellos para ser sometidos a este sufrimiento? El gendarme la disparó sin compasión. Mi abuela quedó en la cuneta, sin que nadie llorara su muerte, ni enterrara a los muertos. Seguimos caminando».

Los asesinos no sólo fueron los esbirros del Estado turco. También lo fueron los propios lugareños, no sólo musulmanes. También participó la minoría kurda –quienes, por cierto, hoy defienden a los cristianos del Estado Islámico–.

Heleen Tanglu, turco, explica cómo su padre le contaba que los líderes locales les decían que, si matabas a un determinado número de armenios, las puertas del infierno se convertirían en las del cielo.

Los únicos supervivientes de esta gigantesca masacre fueron los que lograron llegar a la Armenia actual, entonces bajo dominio ruso, de Siria o del Líbano, o incluso de otros países como Francia.

El horror duró hasta 1923, año en que Atatürk creó un nuevo Estado turco.

O más bien hasta 2007, año en que un joven turco mató, en Estambul, al periodista armenio Hrant Dink, quien había sido condenado por violar el artículo 301 del Código Penal, por «insultar la identidad turca» en un artículo sobre la diáspora armenia. Lo asesinó a tiros en la calle.

Aun así, Turquía señala firmemente que lo que le sucedió al pueblo armenio no fue un genocidio. Defienden que lo ocurrido sólo fue la consecuencia de una guerra. Y aseguran que los armenios murieron al igual que otros muchos musulmanes.

[En Erevan, la capital armenia, el Estado mantiene un Museo del Genocidio Armenio (www.genocide-museum.am, web en inglés, francés, turco, ruso y armenio) inaugurado en 1995, al conmemorar los 80 años del inicio de las masacres. En la web se pueden ver fotos de cuerpos decapitados, cadáveres de niños, familias enteras quemadas vivas, etc.. siempre en grupos. Nota de ReL]El 24 de abril, hace 100 años, Turquía empezó su genocidio de armenios: los intelectuales primero

Encuentro de oración de los obispos armenios ante la Llama de los Mártires en Ereván

Si deseas comunicarte con el sitio, puedes escribir a etf.direccion@gmail.com