estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
suscribir a actualizaciones automáticas de esta sección
0
Noticias
apuntar mi email al Boletín semanal de noticias por email
(puedes cancelar tu suscripción cuando lo desees)
El archivo solicitado no existe,
quizás fue eliminado, o cambiado a otra sección.

Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
sección: Andrea
  El Papa
El silencio domina la Plaza San Pedro: el pastor reza ... no leida
Tras el rezo del Angelus, el Papa Francisco se refirió ... no leida
Ahora, Señor: ¡ayúdanos Tú! ¡Dónanos Tú la paz, enséñanos Tú ... no leida
Y el Papa Francisco responde... ... no leida
La tesis de monseñor Giuseppe Sciacca, secretario adjunto de la ... no leida
  Familia
Detrás de cada rostro de migrante, desde Lampedusa en Italia, ... no leida
  Mundo
21-07/14 - El IVE en Gaza
Conozcamos mejor a nuestros misioneros y su invalorable trabajo ... no leida
Con la expulsión de los bautizados de Mosul parecen desaparecer ... no leida
El saldo de la tragedia es tremendo: 298 muertos, entre ... no leida
El llamado de mons. Nona, arzobispo caldeo de la ciudad: ... no leida
La narración del párroco de la Sagrada Familia, el padre ... no leida
Testimonio de un misionero comboniano, el P. Tafesse Franso, desde ... no leida
Radio Wa, veinte años rescatando niños ... no leida
Sor Atur, sor Miskinta y los tres jóvenes estaban desde ... no leida
Se jugará el primero de septiembre en el Estadio Olímpico ... no leida
  América y España
¿Es tan grande Dios como para entregar una vida entera? ... no leida
Habla el sucesor del obispo asesinado: «Estamos dispuestos para iniciar ... no leida
La Cofradía del Carmen, que fue creada en 1606 en ... no leida
El Evangelio conserva una vitalidad y un empuje que vale ... no leida
14-07/14 - El grito de Dios
Dios nos grita en el dolor. Dios no calla mientras ... no leida
Otro cachito de cielo ... no leida
  Espiritualidad y Cultura
Está ubicada en el pórtico central de la Caridad, es ... no leida
Entrevista al P. Antonio Spadaro ... no leida
En la iglesia romana de los «Cuatro santos coronados» ... no leida
Fue, en su conversión al cristianismo, donde halló el sentido ... no leida
Una imagen...
   
en El Papa

Oración por la paz en Medio Oriente y en Ucrania

20 de jul de 2014
El silencio domina la Plaza San Pedro: el pastor reza con los fieles por la paz en Medio Oriente y en Ucrania

Papa FranciscoEste domingo, en el que se lee en las Iglesias del mundo la parábola evangélica del trigo y la cizaña, símbolos del bien y del mal, Francisco lanzó un llamado por la situación de los cristianos obligados a dejar diferentes zonas controladas por los milicianos jihadistas del Isil en Irak. “He recibido con preocupación las noticias procedentes de las Comunidades cristianas en Mosul (Iraq) y en otras partes de Oriente Medio, donde se da el inicio del cristianismo, vivían con sus conciudadanos, ofreciendo una contribución significativa al bien de la sociedad. Y a ustedes que están en plaza, les invito a rezar en la oración, Les invito a recordarles en la oración. Les exhorto además, a perseverar en la oración por las situaciones de tensión y de conflicto que persisten en diferentes partes del mundo, especialmente en Oriente Medio y Ucrania”.

Francisco afirmó que el mal en el mundo no viene de Dios sino de su enemigo el Maligno, que muy astutamente siembra el mal en medio del bien, de modo que es imposible separarlos netamente; pero Dios al final podrá hacerlo. El segundo argumento, dijo Francisco, es la contraposición entre la impaciencia de los servidores y la paciencia y misericordia de Dios que ve mejor que nosotros la basura, pero ve también los gérmenes de bien y espera con paciencia que maduren, con la certeza de que el mal no tiene ni la primera ni la última palabra. Gracias a esta paciencia de Dios también la cizaña puede convertirse en trigo, afirmó el Papa, asegurando que el mal será quitado y eliminado en el tiempo de la cosecha, es decir en el tiempo del juicio.

“Que el Dios de la paz -pidió Bergoglio- suscite en todos un auténtico deseo de diálogo y de reconciliación. La violencia no se vence con la violencia. ¡La violencia se vence con la paz!”.

 
 
 
“Hoy, nuestros hermanos son perseguidos, expulsados, deben dejar sus casas sin tener la posibilidad de llevarse nada -reconoció Bergoglio. Garantizo a estas familias y a estas personas mi cercanía y mi constante oración; queridos hermanos y hermanas tan perseguidos, yo sé cuánto sufren, yo sé que han sido despojados de todo. Estoy con ustedes en la fe en Aquel que venció sobre el mal. Y a todos ustedes, aquí en la Plaza, y a todos los que nos siguen la televisión, les invito a recordarlos en la oración”.

 

en Espiritualidad y Cultura

Colocan la primera puerta de la fachada del Nacimiento de la Sagrada Familia

20 de jul de 2014
Está ubicada en el pórtico central de la Caridad, es de bronce y tiene una altura de más de 7 metros por 3 metros de ancho.

La Sagrada Familia de Barcelona ha instalado la primera puerta de las cuatro previstas en la Fachada del Nacimiento en el pórtico central de la Caridad, en el marco del proyecto liderado por Etsuro Sotoo, que finalizará en 2015, según ha informado la basílica en un comunicado.
 
 
 
La puerta de bronce, de siete metros de altura y tres metros de ancho, está llena de hebra, hojas y flores de calabaza y flores de lirio, así como diferentes insectos como abejas, escarabajos, chinches, avispas, moscas, langostas, mariposas, ciempiés, grillos, abejas, mariquitas, orugas, arañas, hormigas y libélulas con una preponderancia del verde como color principal.
 
 
 
Las puertas encajan en el contexto de la fachada que expone los principales eventos de los primeros años de vida de Jesucristo en un conjunto repleto de optimismo y alegría y que, en el caso de las puertas, está inspirado en la naturaleza.
 
 
 
La Fachada del Nacimiento es un conjunto escultórico y ornamental declarado Patrimonio de la Humanidad en 2005. El escultor japonés colabora en la construcción del templo desde 1978. Antes de las puertas, se encargó de restaurar y ejecutar los grupos escultóricos del portal del Roser y de la Fachada del Nacimiento.

en Mundo

Cristianos en Irak; se esfuma el «sueño» de la Llanura de Nínive

20 de jul de 2014
Con la expulsión de los bautizados de Mosul parecen desaparecer todas las perspectivas propuestas para garantizar la permanencia de comunidades cristianas

En Mosul, los militantes del autoproclamado Califato Islámico han ocupado Iglesias y conventos, han destruido estatuas marianas y cruces, quemaron el arzobispado siro-carólico e impusieron a los cristianos el ultimátum: o se van, abandonando sus casas y sus bienes, o pagan el “impuesto” de protección, o se convierten al Islam o mueren. Los últimos bautizados que todavía permanecen en la ciudad después de la fuga masiva de junio escaparon hacia Dohuk, Qaraqosh, Kramles, Tilkif y otros centros de la Llanura de Nínive protegidos por los Peshmerga y por las fuerzas armadas regulares que responden al gobierno autónomo del Kurdistán iraquí. La fuga hacia la salvación asegurada por los “protectores” kurdos (que también tomaron el control de Kirkuk) destruye, por lo menos temporalmente, el “proyecto” de la Llanura de Nínive” cultivado desde tiempos inmemoriales por las comunidades cristianas iraquíes, que pretendía crear en esa zona una región autónoma para los cristianos, realizando, en parte, el sueño ancestral de un “hogar nacional” independiente reservado a las comunidades caldeas, asirias y sirias.

Sorprende saber que el pasado 5 de junio, cuatro días antes de la ofensiva lanzada sobre Mosul por los jihadistas del Estado Islámico de Irak y del Levante (Isil), un grupo de políticos y administradores locales de algunas asociaciones políticas de inspiración cristiana (empezando por el Assyrian Democratic Movement) se reunieron en Dohuk para volver a proponer el Proyecto de una Provincia autónoma en la Llanura de Nínive, y habían decidido enviar una delegación de politicos cristianos iraquíes a los Estados Unidos para buscar el apoyo de los ambientes politicos internacionales y de las comunidades cristianas iraquíes en el exilio. En los discursos de los promotores del proyecto, la creación de una Provincia independiente “dedicada” a los bautizados representava el único instrumento capaz de tutelar la supervivencia de la presencia cristiana autóctona dentro de la nación iraquí.

Alrededor de la Llanura de Nínive se concentran desde hace siglos opiniones contrastantes y problemas para garantizar la permanencia de comunidades cristianas autóctonas en el espacio de la antigua Mesopotamia. Después de los fastos de la Iglesia nestoriana de los primeros siglos cristianos y de las persecuciones sufridas bajo los turcos selyúcidas y, después, bajo los mongoles en época de Tamerlán, durante la época otomana lo que sobrevivía de la antigua Iglesia asiria de Oriente se había mantenido durante siglos entre las tribus asirias concentradas entre las montañas de Kurdistán (en el territorio que está entre Mosul, Hakkari y el lago Urmia). Durante ese largo periodo de aislamiento, la fisionomía misma de la Iglesia asiria de Oriente había provocado su identificación con la etnia asiria. EL aislamiento tribal se rompió parcialmente con la llegada de los misioneros católicos latinos. En 1533, algunos obispos asirios decidieron reafirmar la plena comunión con el obispo de Roma. Así nació la Iglesia caldea, guiada por un Patriarca, y que se habría convertido con el paso del tiempo en la Iglesia principal de cristianismo iraquí, y que con respecto a los cristianos “asirios” encontró en sus vínculos con la Sede romana un precioso antídoto en contra de los particularismos étnicos. Se pudo constatar en muchas ocasiones, sobre todo por su enfoque frente a los escenarios geopolíticos de la zona y a las maniobras político-militares puestas en marcha el Asia central por parte de las potencias extranjeras. Durante la Primera Guerra Mundial, agentes británicos infltrados en Kurdistán enrolaron a los asirios con la promesa de apoyar la creación de un Estado asirio independiente al final del conflicto. También en Irak, bajo el mandato británico, los combatientes asirios lucharon al lado de las tropas del Reino Unido en la represión de las insurrecciones chiitas y kurdas, por lo que continuaron reivindicando la creación de un “Estado en el Estado” bajo la autoridad temporal del Catholicos. Una obstinación independentista castigada ferozmente por el nuevo estado independiente, lleno de nacionalismo árabe y con la intención de disminuir todas las particularidades étnico-religiosas que ponían en riesgo la unidad nacional. En agosto de 1933, en toda la provincia de Mosul, las tropas regulares llevaron a cabo masacres no solo de asirios, sino también de sirios, armenios y caldeos. En las regiones de Dohuk y de Cheikhan fueron asediadas 65 localidades cristianas, mientras el Catholicos asirio, expulsado, encontró refugio en los Estados Unidos y las comunidades asirias exiliadas se convertían en custodios del nacionalismo asirio. Estas últimas cultivaron durante el siglo XX la esperanza de “Asiria”, una patria independiente.

Por su parte, desde aquel momento la Iglesia caldea apostó por la integración “panárabe” y abandonó la reivindicación de cualquier particularismo étnico-nacional. Mientras parecía debilitarse la esperanza de un hogar nacional asirio-caldeo, los cristianos que permanecieron en Irak se iban arabizando culturalmente, con una actitud mimética y minimalista gracias a la cual los caldeos iraquíes atravesaron las décadas del socialismo militar baathista, sufriendo limitaciones y vejaciones, pero logrando sobrevivir y crecer, incluso en las grandes ciudades del Irak centro-meridional, hasta la intervención militar noratlántica. La condena expresada por la Iglesia caldea guiada por el Patriarca Raphael I Bisawid de las operaciones coordinadas por los Estados Unidos “Desert storm” (1991) e Iraqi freedom (2003) tuvo un eco formidable en Roma, tanto en la figura de Juan Pablo II como en la diplomacia vaticana. En esos años, los cristianos de Irak lograron huir de las sespechas de complicidad con los “nuevos cruzados” de Occidente, que campeaba entre sus compatriotas musulmanes. Pero en los años que siguieron, incluso ellos permanecieron inmunes al contagio de las pulsiones sectarias y nacionalistas que se desencadenaron después de la caída del régimen de Sadam Hussein. La línea “mimética” que configuraba la asimilación cultural y política de los cristianos árabes parecía desaperecer, sobre todo debido a los esfuerzos de los círculos asirios y caldeos en el exilio. Durante los años del Patriarca Emmanuel III Delly, el nuevo impulso identitario marcó algunas declaraciones de la cúpula de la Iglesia caldea, que se expresaba en público como representación de una minoría étnico-nacional que luchaba para defender los propios derechos sociales, políticos y culturales en septiembre de 2003. Un ejemplo fue la carta que escribieron los obispos caldeos al funcionario estadounidense Paul Bremer (que entonces era administrador civil en Irak) en la que protestaban en contra de la ausencia de caldeos en el gobierno de transición, hablando como custodios de una identidad étnica, más que religiosa: «los caldeos representan la tercera comunidad étnica de Irak, después de los árabes y los kurdos».

en Mundo

«Los cristianos de Gaza vivimos bajo las bombas»

18 de jul de 2014
La narración del párroco de la Sagrada Familia, el padre Jorge Hernández. Tres misiles cayeron cerca de la Iglesia, a donde las monjas de Madre Teresa se mudaron con sus chicos discapacitados.

«Nosotros también recibimos la invitación, extendida a los residentes de las zonas de Beit Hanoun y de Beit Lahia, para abandoner inmediatamente las casas. Y, como todos, nos preguntamos: “¿A dónde ir?”. Gaza es pequeña. Todo está cerca. No hay un solo sitio seguro, neutro, que pueda acogernos. ¿A dónde vamos?».

El padre Jorge Hernández, religioso del Instituto del Verbo Encarnado (IVE), describe desde la parroquia latina de la Sagrada Familia en Gaza cómo vive estos días su comunidad. Él también vive bajo las bombas que llueven del cielo, y no es la primera vez para este sacerdote argentino que guía desde hace algunos años a la pequeña comunidad católica que vive en la Franja de Gaza. Son unos 200 fieles en un territorio en el que los cristianos suman en total menos de 2000. Desde hace años comparten todos los sufrimientos de la población civil, aislada herméticamente en un territorio de apenas 360 kilómetros cuadrados habitado por casi 1,8 millones de personas.

El miércoles pasado, justamente cuando cuatro niños murieron tras el impacto de un misil israelí mientras estaban jugando en la playa, también en la Iglesia de la Sagrada Familia se vivieron momentos de pavor: tres misiles cayeron muy cerca de los edificios de la parroquia. Por este motivo se decidió, ayer, que las tres monjas que colaboran con el padre Jorge (y que pertenecen a su misma congregación) se fueran a Belén. Como son extranjeras, sólo pudieron salir de la Franja de Gaza durante el breve cese al fuego humanitario obtenido por la ONU. Sin embargo, el párroco se queda, pero no está solo, porque ahora lo acompañan las monjas de Madre Teresa, que se mudaron allí con los chicos discapacitados a los que asisten en Gaza. También su instituto se encuentra en una zona en la que han caído misiles, por lo que pensaron que la Iglesia de la Sagrada Familia era un lugar más seguro.

En estos días tan delicados, el padre Jorge ha mantenido sus contactos con el exterior a través de algunas cartas que publica en la página de Facebook del Instituto del Verbo Encarnado. De estos textos surge la descripción de la vida cotidiana en una parroquia bajo las bombas. «Preparaba en estos días la predicación del domingo, y pensaba: ¿Que se le predica a esta gente? ¿Cómo confortarlos? ¿Qué palabra buena decirles? Que difícil. Y además: ¿Vendrá gente?... Hoy domingo hemos podido celebrar la Santa Misa, gracias a Dios, con la presencia, además de siete religiosas, de cinco valerosos hombres. Por demás edificante dado las circunstancias».

«Una familia cristiana –indica en otra carta– se vio afectada al ser bombardeada la casa contigua a la suya. Ventanas rotas, humo, grito, confusión fue el trágico escenario de la noche de ayer para esta familia. También es cosa de tener en cuenta los niños pequeños que comienzan a enfermarse por el miedo, el stress, la repercusión de las ondas expansivas, el ruido continuo».

En cuanto al clima general que se vive en Gaza, el padre Jorge escribe que esta guerra no era imprevisible: «La gente esperaba desde hace tiempo una intensificación militar –explica–, y podría durar mucho tiempo. Lo único que nos sorprendió fue que se registró una resistencia a mayor escala y una mejor preparación por parte de las autoridades locales con respecto a las guerras anteriores. Que Hamas haya golpeado Tel Avviv y Jerusalén no es cosa de poco». Añade que teme que con la guerra se cree una reacción islamista en la Franja de Gaza en contra de los cristianos: «Viendo lo que sucede en otras partes, no habría que sorprenderse», comenta. Y por este motivo, añade, es admirable la fuerza de los cristianos de Gaza, que saben muy bien que están solamente en manos de Dios.

por Giorgio Bernardelli

en El Papa

«¡Nunca más la guerra!» Papa Francisco reitera llamado a rezar por la paz en Tierra Santa

13 de jul de 2014
Ahora, Señor: ¡ayúdanos Tú! ¡Dónanos Tú la paz, enséñanos Tú la paz, guíanos Tú hacia la paz!

Ante los trágicos acontecimientos de los últimos días en los que han muerto más de 160 palestinos en la Franja de Gaza como resultado de los bombardeos ordenados por Israel, el Papa Francisco reiteró su llamado a rezar con insistencia por la paz en Tierra Santa y clamó: “¡nunca más la guerra!”

La exhortación del Santo Padre se da ante los bombardeos efectuados por Israel en los últimos cinco días tras lo cual han muerto 167 personas en la Franja de Gaza, desde donde los palestinos han respondido con cientos de misiles hacia el territorio israelí, la mayoría de los cuales son interceptados por un sistema antimisiles.

Al concluir el rezo del Ángelus este mediodía (hora local) en la Plaza de San Pedro, el Papa dirigió a todos “un firme llamado a continuar rezando con insistencia por la paz en Tierra Santa, a la luz de los trágicos eventos de los últimos días”.

“Tengo vivo todavía en la memoria el recuerdo del encuentro del 8 de junio pasado con el Patriarca Bartolomé, el Presidente Peres y el Presidente Abbas, junto a los cuales hemos invocado el don de la paz y escuchado la llamada a romper la espiral del odio y de la violencia”.

El Papa dijo luego que “alguno podría pensar que tal encuentro haya tenido lugar en vano. Eso no es así ya que la oración nos ayuda a no dejarnos vencer por el mal ni a resignarnos a que la violencia y el odio predominen sobre el diálogo y la reconciliación”.

“Exhorto a las partes interesadas y a todos los que tienen responsabilidad política a nivel local e internacional a no escatimar la oración y cualquier tipo de esfuerzo para hacer cesar toda hostilidad y conseguir la paz deseada para el bien de todos e invito a todos a unirse en la oración”.

El Santo Padre dijo luego: “ahora, Señor: ¡ayúdanos Tú! ¡Dónanos Tú la paz, enséñanos Tú la paz, guíanos Tú hacia la paz! Abre nuestros ojos y nuestros corazones y dónanos el coraje de decir: ‘¡nunca más la guerra!’; ‘¡con la guerra todo está destruido!’”. Infunde en nosotros el coraje de cumplir gestos concretos para construir la paz”.

Para concluir, el Papa Francisco pidió a Dios: “haznos disponibles para escuchar el grito de nuestros ciudadanos que nos piden que transformemos nuestras armas en instrumentos de paz, nuestros miedos en confianza y nuestras tensiones en perdón”.

Si deseas comunicarte con el sitio, puedes escribir a etf.direccion@gmail.com