estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
suscribir a actualizaciones automáticas de esta sección
0
América y España
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Compartir en Del.icio.us
Compartir en Meneamé
Enviar por email
Rss de la sección

Sevilla prepara la beatificación de sus mártires

29 de abr de 2012
Carta de su arzobispo, monseñor Juan José Asenjo

La archidiócesis de Sevilla es una de las pocas diócesis españolas que no había iniciado el proceso de beatificación de los mártires de la persecución religiosa durante la Guerra Civil. En su última Carta pastoral, el arzobispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo, ha explicado a los fieles que, en los próximos meses, se iniciará «el estudio exhaustivo que nos permita determinar las personas que en nuestra Iglesia particular murieron proclamando su amor a Cristo y perdonando a sus perseguidores, para, en un futuro inmediato, abrir solemnemente el proceso de beatificación de los mártires de la persecución religiosa en Sevilla» durante la Guerra Civil«

 

Nuestra sociedad es especialmente sensible a la vida y testimonios de las personas que han vivido en coherencia con lo que creían y manifestaban públicamente. Una mirada retrospectiva hacia nuestra última y trágica Guerra Civil permite constatar que muchas personas murieron de forma injusta, víctimas de la violencia, y que no fue menor en ambos bandos de la contienda el número de aquellas que, también injustamente, fueron represaliadas como consecuencia de un odio atroz».

Así comienza su última Carta pastoral el arzobispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo, en la que explica a los fieles que, «en los próximos meses, daremos los pasos oportunos para hacer el estudio exhaustivo que nos permita determinar las personas que, en nuestra Iglesia particular, murieron proclamando su amor a Cristo y perdonando a sus perseguidores para, en un futuro inmediato, abrir solemnemente el proceso de beatificación de los mártires de la persecución religiosa en Sevilla (1936-1939)». Asenjo afirma que, «sin hacer acepción de personas o calificar las muertes que todos sufrieron, es nuestro deber volver la vista a aquellos momentos y circunstancias para rescatar el testimonio de las personas que, siendo perseguidas a causa de su fe o de su condición sacerdotal, murieron proclamando su amor al Redentor y perdonando a sus perseguidores, viviendo así en sus propias vidas la misma Pasión de Cristo que acabamos de celebrar».

 No abrir viejas heridas
Como la archidiócesis sevillana es una de las pocas diócesis que no había iniciado el proceso necesario para «conocer con rigor, tanto el número de víctimas, como las circunstancias en las que se produjo su muerte», monseñor Asenjo anuncia en su Carta que nombrará, «en las próximas semanas, a los técnicos que harán el trabajo de campo, interrogando a los testigos y estableciendo las circunstancias de los martirios», así como «a los miembros del tribunal que examinará las declaraciones de aquellos, la comisión de historiadores y la de censores teólogos». Porque, como aclara el arzobispo, «el objetivo último es cumplir con un deber de justicia y gratitud, y poner sobre el candelero de la Iglesia el heroísmo y la fortaleza de quienes, por amor a Jesucristo, prefirieron la muerte antes que renegar de su fe. Nada más lejos de nuestra intención es echar sal sobre viejas heridas que aún parecen abiertas en algunos lugares, a pesar del tiempo transcurrido; y tampoco pretendemos saldar las cuentas pendientes de quienes las dejaron canceladas perdonando a sus verdugos en un acto de generosa y extrema caridad».

Un patrimonio también civil

El grupo de personas cuyo martirio será estudiado no llega a veinte: diez sacerdotes, y algunos seminaristas y laicos. Eso sí, monseñor Asenjo explica que, «en la preparación de la Causa, no partimos por completo de cero. A los pocos meses de aquellos trágicos sucesos, nuestro predecesor, cardenal Ilundain y Esteban (1862-1937), dispuso que se recogiesen de inmediato los testimonios de quienes presenciaron los martirios. Fue sin duda una determinación inteligente y sabia, realizada ante la gravedad de los hechos acaecidos, consciente del valor y la trascendencia que, para la Iglesia, representaba la persecución padecida por sus sacerdotes diocesanos». Así, gracias a esta documentación, «esperamos conocer en profundidad a quienes reúnen la condición de haber muerto a causa de su fe o condición sacerdotal proclamando su amor a Cristo y perdonando a sus perseguidores», añade. Y concluye: «Nuestros santos y nuestros mártires del siglo XX son el más grande y genuino patrimonio de la Humanidad, incluso desde una perspectiva civil y social. Sus figuras son la encarnación más perfecta de los grandes valores humanos y cívicos, la solidaridad, la compasión, el servicio a los demás, el amor, el heroísmo, la paz, el perdón y el respeto a sus semejantes. Sus vidas nos alientan en nuestro camino de fidelidad y son para todos un recordatorio de la palabra intemporal de Jesucristo: Sed santos, como el Padre celestial es santo».

José Antonio Méndez

 

Imágenes :

1) La iglesia Omnium Sanctorum,
de Sevilla, incendiada por
los republicanos, el 19 de julio.

 2) Cadáveres en el barrio de Triana, de Sevilla,
el 21 de julio de 1936

fuente: Alfa & Omega
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.161.202.234
Copia este código antispam en el casillero:
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
Noticias de los últimos 15 días
El Papa
Noticias ecuménicas
Familia
Mundo
América y España
Espiritualidad y Cultura
Si deseas comunicarte con el sitio, puedes escribir a etf.direccion@gmail.com