Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003
fecha de la página: 18 de agosto de 2019
En el dolor y enfermedad
Aceptacion de la muerte
Padre. Bohurs

Ancora de salvacion, año 1896
 

Yo adoro, Dios mío, vuestro Ser eterno; pongo en vuestras manos el que Vos me habéis dado, para que no lo destruyáis cuando sea vuestra voluntad por la muerte que yo acepto con sumisión rendida, en unión de la de Jesucristo, con espíritu de penitencia. Mirándola asi yo me regocijo y espero que el aceptarla atraerá sobre mi vuestra misericordia para que pueda yo hacer dichosamente aquel formidable tránsito
Yo deseo, Señor, haceros por mi muerte un sacrificio de mi mismo y el acatamiento debido a la grandeza de vuestro ser, aniquilándose el mío
Yo deseo que mi muerte sea un sacrificio de expiación y satisfacción que os agrade, OH mi Dios, para vuestra justicia, que tantos pecados que yo he cometido; por los cuales yo acepto todo lo más horroroso de la muerte, para los sentidos y la naturaleza
Oh gran Dios. Consiento en la separación de mi alma y de mi cuerpo por castigo de haberme separado de Vos por mis pecados. Yo acepto la privación del uso de los sentidos, en satisfacción de los delitos que con ellos he cometido
Acepto, Dios mío, el ser pisado y escondido en la tierra para castigar mi soberbia por la cual he solicitado el parecer bien á los ojos de las criaturas. Acepto que me olviden y no hagan caso de mi, en castigo del gusto y placer que he tenido en ser amado de ellas. Acepto también la soledad y el horror del ataúd para reparar mis disipaciones y mis divertimientos. Acepto igualmente la reducción de mi cuerpo en polvo y cenizas y consiento que sirva de alimento a los gusanos en castigo del desordenado amor que para con él he tenido
Oh polvo, oh cenizas. Oh gusanos, yo os recibo, yo os quiero y os miro como instrumentos de la justicia de mi Dios para castigar mi soberbia y el orgullo que me hizo rebelde á sus ordenes. Tomad venganza de sus intereses; reparad las injurias que yo le he hecho; aniquilad aquel cuerpo de pecados, aquel enemigo de Dios, aquellos miembros de iniquidad, y haced que triunfe el poder del Criador de la flaqueza de su indigna criatura
Yo me someto a todo, Dios mío, y aún al juicio cualquiera que sea, que daréis de mi alma al instante de mi muerte mientras pueda gozaros en la eternidad. Esta merced os pido, Dios de misericordia, por los méritos de Jesucristo, y por la intercesión de la Santísima Virgen y de todos los santos del Cielo. amen


Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
© El Testigo Fiel - 2003-2019 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.20