Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003
Exposiciones virtuales
12 comentarios
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email

El desencanto de los hombres

 

 

De nuevo «Golgotha» de Duvidier, como en la primera escena, por lo que no es necesario volver a introducir en la película en general. Nos ubicamos casi en el inicio del drama, en la escena que corresponde a Ramos: la Ciudad Santa está llena de peregrinos que vienen a la fiestas (históricamente se calcula que Jerusalén multiplicaba por diez su población habitual en la Pascua); Jesús está llegando también, y su fama le precede. Por todas partes, en todas las épocas el ser humano ha clamado por algo, una mano poderosa que sobrevuele el poder destructivo de la enfermedad, la miseria y la muerte. Poco importa bajo este aspecto si nos aferramos a la sobrenaturalidad del milagro religioso, o si ansiamos el milagro -no menos misterioso para los que miramos de afuera- de la ciencia, se trata, en definitiva, de lo mismo: deseamos, como hombres, que alguien vindique el lugar que sentimos que nos pertenece, y que la naturaleza nos niega a cada minuto. El que responda a esa expectativa, ése será nuestro Rey, nuestro Señor, nuestro Dios. El que vengue al hombre frente a la naturaleza, al débil frente al fuerte, al pobre frente al rico, al ignorante frente al sabio.

Pero Dios no puede aceptar ese lugar, necesariamente debe declinarlo; el Dios «que hace llover sobre justos e injustos y salir el sol sobre buenos y malos» no puede aceptar el lugar de Señor de la venganza; ni siquiera de la venganza de los débiles contra los fuertes, ni siquiera de la venganza de la enfermedad frente a la tiranía de la Naturaleza. Era necesario que el Cristo de Dios muriera, y que muriera a manos de la gente, de esos mismos que si se hubieran dado cuenta jamás hubieran crucificado al rey de la gloria; era necesario para que muriera en él y con él toda falsa ilusión de un poder divino dispuesto a convertirse en el líder de una «secta de la venganza divina».

El poder divino, si emerge en el mundo (¡y emergerá a los tres días, nosotros lo sabemos!), sólo puede ser en una nueva figura de poder, no del poder de unos contra otros, ni siquiera de los buenos contra los malos y los justos contra los injustos, sino una figura nueva y desconocida, creada por Dios en su Cristo, y sólo en él.

 

 

Saldrá de entre ellos loor y voz de gente alegre;

los multiplicaré y no serán pocos,

los honraré y no serán menguados,

sino que serán sus hijos como antes,

su comunidad ante mí estará en pie,

y yo visitaré a todos sus opresores.

Será su soberano uno de ellos,

su jefe de entre ellos saldrá,

y le haré acercarse y él llegará hasta mí,

porque ¿quién es el que se jugaría la vida

por llegarse hasta mí? - oráculo de Yahveh -.

Y vosotros seréis mi pueblo, y yo seré vuestro Dios.

Mirad que una tormenta de Yahveh ha estallado,

un torbellino remolinea:

sobre la cabeza de los malos descarga.

No ha de apaciguarse el ardor de la ira de Yahveh

hasta que la ejecute,

y realice los designios de su corazón.

En días futuros os percataréis de ello.

(Jeremías 30,19ss)

 

 

© El Testigo Fiel - 2003-2019 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - 5.4.45