Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
La Biblia
Buscar en la Biblia
¿buscas una cita?
(por ej.: Gn 3,14-22)
¿una palabra o expresión?
(por ej.: misericordia)
¿en qué libro buscas?
(si está en la cita, no necesitas elegirlo)
¿en cuál traducción?
¿comparas con otra?
no mostrar nº de vers.
mostrar referencias marginales
referencias vinculadas
Juan 15,1-8 Biblia de Jerusalén (2ª)
15,
1:
"Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el viñador.
15,
2:
Todo sarmiento que en mí no da fruto, lo corta, y todo el que da fruto, lo limpia, para que dé más fruto.
15,
3:
Vosotros estáis ya limpios gracias a la Palabra que os he anunciado.
15,
4:
Permaneced en mí, como yo en vosotros. Lo mismo que el sarmiento no puede dar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid; así tampoco vosotros si no permanecéis en mí.
15,
5:
Yo soy la vid; vosotros los sarmientos. El que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto; porque separados de mí no podéis hacer nada.
15,
6:
Si alguno no permanece en mí, es arrojado fuera, como el sarmiento, y se seca; luego los recogen, los echan al fuego y arden.
15,
7:
Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que queráis y lo conseguiréis.
15,
8:
La gloria de mi Padre está en que deis mucho fruto, y seáis mis discípulos.
Notas (de Biblia de Jerusalén (2ª)):

=>15:1 Sobre la imagen de la viña, ver Jr 2,21; Isa 5+; Jesús la emplea en los Sinópticos como parábola del Reino de los Cielos, Mt 20,1-8; Mt 21,28-31, Mt 21,33-41 y par. , y hace del «fruto de la vid» la Eucaristía de la nueva alianza, Mt 26,29. Aquí se proclama a sí mismo la verdadera vid, cuyo fruto, el verdadero Israel, no causará decepción a las esperanzas divinas.

=>15:2 El fruto es la santidad de una vida fiel a los mandamientos, especialmente al mandamiento del amor, vv. Jn 15,12-17. Ver Is 5,7; Jr 2,21.

=>15:3 O bien: «podados». La misma raíz designa en griego la poda y la pureza, ver Jn 13,10.

=>15:8 Var.: «y así seréis mis discípulos». -Y entonces el Padre es «glorificado en el Hijo», Jn 14,13. Ver Jn 21,19.

© El Testigo Fiel - 2003-2020 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.34