Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
La Biblia
Buscar en la Biblia
¿buscas una cita?
(por ej.: Gn 3,14-22)
¿una palabra o expresión?
(por ej.: misericordia)
¿en qué libro buscas?
(si está en la cita, no necesitas elegirlo)
¿en cuál traducción?
¿comparas con otra?
no mostrar nº de vers.
mostrar referencias marginales
referencias vinculadas
Mateo 11, 25-30 Biblia de Jerusalén (2ª)
11,
25:
En aquel tiempo, tomando Jesús la palabra, dijo: "Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y se las has revelado a pequeños.
11,
26:
Sí, Padre, pues tal ha sido tu beneplácito.
11,
27:
Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce bien al Hijo sino el Padre, ni al Padre le conoce bien nadie sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar.
11,
28:
"Venid a mí todos los que estáis fatigados y sobrecargados, y yo os daré descanso.
11,
29:
Tomad sobre vosotros mi yugo, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; 'y hallaréis descanso para vuestras almas.'
11,
30:
Porque mi yugo es suave y mi carga ligera."
Notas (de Biblia de Jerusalén (2ª)):

=>11:25 No estando este pasaje, vv. Mt 11,25-27, en estrecha conexión con el contexto en que Mt lo ha insertado (ver su lugar diferente en Lc), «estas cosas» no se refieren a lo que precede, sino que se deben entender de los «misterios del Reino», Mt 13,11, revelados a los «pequeños», los discípulos, ver Mt 10,42, pero ocultos a los «sabios», los fariseos y sus doctores.

=>11:27 La profesión de las relaciones íntimas con Dios, vv. Mt 11,26-27, y la invitación a hacerse discípulo, vv. Mt 11,28-30, evocan no pocos pasajes de los libros sapienciales, Pr 8,22-36; Si 24,3-9, Si 24,19-20; Sb 8,3-4; Sb 9,9-18; etc. Jesús se atribuye así el papel de la Sabiduría, ver Mt 11,19+, pero de una manera eminente, no ya como una personificación, sino como una persona, «el Hijo» por excelencia del «Padre», ver Mt 4,3+. Este pasaje, de tono propio de San Juan, ver Jn 1,18; Jn 3,11; Jn 3,35; Jn 6,46; Jn 10,15; etc. , expresa, en el fondo más primitivo de la tradición sinóptica, lo mismo que en Jn, la conciencia clara que Jesús tenía de su filiación divina. Su estructura puede haber sido influida por Sir 51 en este tema de las relaciones de privilegio con Dios; ver también Ex 33,12-23.

=>11:28 Por el peso de la Ley y de las observancias farisaicas que la recargan más todavía, Mt 23,4; ver Mt 5,17+.

=>11:29 (a) «yugo de la Ley» es una metáfora frecuente entre los rabinos: ver ya So 3,9 (LXX); Lm 3,27; Jr 2,20; Jr 5,5; ver Is 14,25. Si 6,24-30; Si 51,26-27 la explota ya en el contexto de sabiduría, con la idea de trabajo fácil y aliviador.

=>11:29 (b) Epítetos clásicos de los «Pobres» del AT, ver So 2,3+; Dn 3,87. Jesús reivindica su actitud religiosa y se considera autorizado para hacerse su maestro de sabiduría, como estaba anunciado del Siervo, Is 61,1-2 y Lc 4,18; véase también Mt 12,18-21; Mt 21,5. De hecho es para ellos para quienes ha pronunciado las Bienaventuranzas, Mt 5,3+, y otras muchas instrucciones de su Buena Nueva.

© El Testigo Fiel - 2003-2020 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.34