Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
La Biblia
Buscar en la Biblia
¿buscas una cita?
(por ej.: Gn 3,14-22)
¿una palabra o expresión?
(por ej.: misericordia)
¿en qué libro buscas?
(si está en la cita, no necesitas elegirlo)
¿en cuál traducción?
¿comparas con otra?
no mostrar nº de vers.
mostrar referencias marginales
referencias vinculadas
Sofonías 1-3 Biblia de Jerusalén (2ª)
1,
1:
Palabra de Yahveh que fue dirigida a Sofonías, hijo de Kusí, hijo de Guedalías, hijo de Amarías, hijo de Ezequías, en tiempo de Josías, hijo de Amón, rey de Judá.
1,
2:
¡Voy a aventarlo todo de la haz de la tierra!, oráculo de Yahveh.
1,
3:
Aventaré hombres y bestias, aventaré aves del cielo y peces del mar, haré tropezar a los impíos; extirparé a los hombres de sobre la haz de la tierra, oráculo de Yahveh.
1,
4:
Extenderé mi mano contra Judá, y contra todos los habitantes de Jerusalén, y extirparé de este lugar lo que queda de Baal, el nombre de los ministros con los sacerdotes,
1,
5:
los que se postran en los terrados ante el ejército del cielo, los que se postran ante Yahveh y juran por Milkom,
1,
6:
los que se apartan del seguimiento de Yahveh, los que no buscan a Yahveh ni le consultan.
1,
7:
¡Silencio ante el Señor Yahveh, porque el Día de Yahveh está cerca! Sí, Yahveh ha preparado un sacrificio, ha consagrado a sus invitados.
1,
8:
Sucederá en el día del sacrificio de Yahveh que yo visitaré a los príncipes, a los hijos del rey, y a todos los que visten vestido extranjero.
1,
9:
Visitaré aquel día a todos los que saltan por encima del umbral, los que llenan la Casa de su Señor de violencia y de fraude.
1,
10:
Habrá aquel día - oráculo de Yahveh - gritos de auxilio desde la puerta de los Peces, aullidos desde la ciudad nueva, estruendo enorme desde las colinas.
1,
11:
¡Ululad, habitantes del Mortero, pues ha sido aniquilado todo el pueblo de Canaán, exterminados todos los que pesan plata!
1,
12:
Sucederá en el tiempo aquel que yo escrutaré a Jerusalén con lámparas, y visitaré a los hombres que se apelmazan en sus heces, los que dicen en su corazón: "¡Ni bien ni mal hace Yahveh!"
1,
13:
Será dada al saqueo su riqueza, sus casas a la devastación; casas construyeron, mas no las habitarán, plantaron viñas, mas no beberán su vino.
1,
14:
¡Cercano está el gran Día de Yahveh, cercano, a toda prisa viene! ¡Amargo el ruido del día de Yahveh, dará gritos entonces hasta el bravo!
1,
15:
Día de ira el día aquel, día de angustia y de aprieto, día de devastación y desolación, día de tinieblas y de oscuridad, día de nublado y densa niebla,
1,
16:
día de trompeta y de clamor, contra las ciudades fortificadas y las torres de los ángulos.
1,
17:
Yo pondré a los hombres en aprieto, y ellos como ciegos andarán, (porque pecaron contra Yahveh); su sangre será derramada como polvo, y su carne como excremento.
1,
18:
Ni su plata ni su oro podrán salvarlos en el Día de la ira de Yahveh, cuando por el fuego de su celo la tierra entera sea devorada; pues él hará exterminio, ¡y terrorífico!, de todos los habitantes de la tierra.
2,
1:
Reuníos, congregaos, gente sin vergüenza,
2,
2:
antes que seáis aventados como el tamo que en un día pasa, antes que caiga sobre vosotros el ardor de la cólera de Yahveh, (antes que caiga sobre vosotros el Día de la cólera de Yahveh).
2,
3:
Buscad a Yahveh, vosotros todos, humildes de la tierra, que cumplís sus normas; buscad la justicia, buscad la humildad; quizá encontréis cobijo el Día de la cólera de Yahveh.
2,
4:
Pues Gaza quedará en desamparo, y Ascalón en desolación, a Asdod se la expulsará en pleno mediodía, y Ecrón será arrancada de raíz.
2,
5:
¡Ay de los habitantes de la liga del mar, la nación de los kereteos! Palabra de Yahveh contra vosotros: "Canaán, tierra de los filisteos, te destruiré, te dejaré sin habitantes;
2,
6:
quedará la liga del mar convertida en pastizales, en pradera de pastores, en apriscos de ovejas."
2,
7:
Y será la liga del mar para el Resto de la casa de Judá: allí llevarán a pacer, en las casas de Ascalón reposarán a la tarde, cuando los visite Yahveh su Dios, y los vuelva de su cautiverio.
2,
8:
He oído los insultos de Moab y los denuestos de los hijos de Ammón, cuando insultaron a mi pueblo, y se engrandecieron a costa de su territorio.
2,
9:
Por eso, ¡por mi vida - oráculo de Yahveh Sebaot, Dios de Israel - que Moab quedará como Sodoma, y los habitantes de Ammón como Gomorra: cardizal, mina de sal, desolación para siempre! El Resto de mi pueblo los saqueará, lo que quede de mi nación los heredará.
2,
10:
Este será el precio de su orgullo, por haber insultado, por haberse engrandecido a costa del pueblo de Yahveh Sebaot.
2,
11:
Terrible será Yahveh contra ellos, cuando enerve a todos los dioses de la tierra, y se postren ante él, cada una en su lugar, todas las islas de las naciones.
2,
12:
También vosotros, etíopes: "Víctimas de mi espada serán ellos".
2,
13:
Él extenderá su mano contra el norte, destruirá a Asur, y dejará a Nínive en desolación, árida como el desierto.
2,
14:
Se tumbarán en medio de ella los rebaños, toda suerte de animales: hasta el pelícano, hasta el erizo, pasarán la noche entre sus capiteles. El búho cantará en la ventana, y el cuervo en el umbral, porque el cedro fue arrancado.
2,
15:
Tal será la ciudad alegre que reposaba en seguridad, la que decía en su corazón: "¡Yo, y nadie más!" ¡Cómo ha quedado en desolación, en guarida de animales! Todo el que pasa junto a ella silba y menea su mano.
3,
1:
¡Ay de la rebelde, la manchada, la ciudad opresora!
3,
2:
No ha escuchado la voz, no ha aceptado la corrección; en Yahveh no ha puesto su confianza, a su Dios no se ha acercado.
3,
3:
Sus príncipes, en medio de ella, son leones rugientes, sus jueces, lobos de la tarde, que no dejan un hueso para la mañana.
3,
4:
Sus profetas, fanfarrones, hombres traicioneros, sus sacerdotes profanan lo que es santo y violan la Ley.
3,
5:
Yahveh es justo en medio de ella, no comete injusticia; cada mañana pronuncia su juicio, no falta nunca al alba; (pero el inicuo no conoce la vergüenza).
3,
6:
Yo he exterminado a las naciones, sus almenas han sido derruidas, he dejado desiertas sus calles, sin un transeúnte; han sido arrasadas sus ciudades, no queda hombre ni habitante.
3,
7:
Y me dije: "Al menos tú me temerás, aceptarás la corrección; no puede quitarse de sus ojos todo aquello con que yo la he visitado." Pero ellos han madrugado a corromper todas sus acciones.
3,
8:
Por eso, esperadme - oráculo de Yahveh - el día en que me levante como testigo, porque he decidido reunir a las naciones, congregar a los reinos, para derramar sobre vosotros mi enojo, todo el ardor de mi cólera. (Porque por el fuego de mi celo la tierra entera será devorada).
3,
9:
Yo entonces volveré puro el labio de los pueblos, para que invoquen todos el nombre de Yahveh, y le sirvan bajo un mismo yugo.
3,
10:
Desde allende los ríos de Etiopía, mis suplicantes, mi Dispersión, me traerán mi ofrenda.
3,
11:
Aquel día no tendrás ya que avergonzarte de todos los delitos que cometiste contra mí, porque entonces quitaré yo de tu seno a tus alegres orgullosos, y no volverás a engreírte en mi santo monte.
3,
12:
Yo dejaré en medio de ti un pueblo humilde y pobre, y en el nombre de Yahveh se cobijará
3,
13:
el Resto de Israel. No cometerán más injusticia, no dirán mentiras, y no más se encontrará en su boca lengua embustera. Se apacentarán y reposarán, sin que nadie los turbe.
3,
14:
¡Lanza gritos de gozo, hija de Sión, lanza clamores, Israel, alégrate y exulta de todo corazón, hija de Jerusalén!
3,
15:
Ha retirado Yahveh las sentencias contra ti, ha alejado a tu enemigo. ¡Yahveh, Rey de Israel, está en medio de ti, no temerás ya ningún mal!
3,
16:
Aquel día se dirá a Jerusalén: ¡No tengas miedo, Sión, no desmayen tus manos!
3,
17:
Yahveh tu Dios está en medio de ti, ¡un poderoso salvador! Él exulta de gozo por ti, te renueva por su amor; danza por ti con gritos de júbilo,
3,
18:
como en los días de fiesta. Yo quitaré de tu lado la desgracia, el oprobio que pesa sobre ti.
3,
19:
He aquí que yo haré exterminio de todos tus opresores, en el tiempo aquel; y salvaré a la coja y recogeré a la descarriada, y haré que tengan alabanza y renombre en todos los países donde fueron confundidas.
3,
20:
En aquel tiempo os haré venir, en aquel tiempo os congregaré. Entonces os daré renombre y alabanza entre todos los pueblos de la tierra, cuando yo vuelva a vuestros cautivos a vuestros propios ojos, dice Yahveh.
Notas (de Biblia de Jerusalén (2ª)):

=>1:3 «haré tropezar» wehiksaltî conj.; «los tropiezos» wehammakselôt hebr.

=>1:4 Término propio del sacerdocio de los ídolos.

=>1:5 (a) El hebr. añade: «y que juran», ditografía.

=>1:5 (b) «Milcón» mss griegos, sir. y Vulg.; «su rey» hebr. -Junto con las supervivencias cananeas, So 1,4, Sofonías denuncia el culto astral de Asur, y luego el culto de los dioses vecinos (Milcón, dios amonita) mezclado al culto de Yahvé.

=>1:7 Este v. comienza con una llamada litúrgica. Presenta el Día de Yahvé como un sacrificio (Is 34,6; Jr 46,10; Ez 39,17), cuyas víctimas serán los de Judá. Los invitados son «consagrados» para la inmolación, como en Jr 12,3.

=>1:8 Estos cortesanos, sometidos a Asiria, ejercen la regencia durante la minoría de Josías. «Los que escalan el umbral», So 1,9, son tal vez los personajes que se acercan al rey.

=>1:9 La «visita» de Yahvé es toda intervención especial, favorable o desfavorable; aquí para el castigo.

=>1:11 El «Mortero» («la jofaina») es un barrio de Jerusalén (¿centro? ¿sur?). -«mercaderes», lit. «cananeos», ver Os 12,8 ; Is 23,8; Pr 31,24; etc.

=>1:12 Como el vino que no ha sido trasegado.

=>1:14 (a) Como en Am 5,18-20, e Is 2,6-22, el «Día» es una manifestación temible del poder de Yahvé; Dios aparece como guerrero, ver Ex 15,3; 2S 5,24; Sal 18,8-15 , etc., pero sus armas las dirige contra su pueblo pecador. Este poema ha inspirado a Jl 2,1-11, y al autor medieval del Dies irae.

=>1:14 (b) Otra traducción: «Un bravo da allí el grito (de guerra)».

=>2 La amenaza del Día de Yahvé deja en pie la esperanza de la conversión. La salvación se promete a los «humildes» (o «pobres»), So 2,3.

=>2:1 Verbo raro, diversamente interpretado: «Amontonaos», «Entrad en vosotros mismos», «Inclinaos». La semejanza con la palabra que significa «tamo» invita a ver aquí la imagen del hacinamiento de la paja en la era, para la trilla, ver So 2,2.

=>2:2 «(antes que) seáis aventados» lo' tiddajeqû conj.; «el nacimiento del decreto» ledet joq hebr.

=>2:3 «humildes» o «pobres», en hebreo `anawîm. Los pobres tienen gran importancia en la Biblia. Si la literatura sapiencial tiende a considerar la pobreza, rês, como efecto de la pereza, Pr 10,4 (pero ver Pr 14,21; Pr 18,12), los profetas saben que los pobres son ante todo los oprimidos, `aniyyîm; reclaman justicia para los débiles y pequeños, dal·lîm, y los indigentes, 'ebyônîm, Am 2,6s; Is 10,2; ver Jb 34,28s; Si 4,1s; St 2,2s. El Deuteronomio, siguiendo a Ex 22,20-26 ; Ex 23,6, les hace eco con su legislación humanitaria, Dt 24,10s. Con Sofonías, el vocabulario de la pobreza toma un colorido moral y escatológico, So 3,11s; ver Is 49,13; Is 57,14-21; Is 66,2; Sal 22,27 ; Sal 34,3s ; Sal 37,11s; Sal 69,34 ; Sal 74,19; Sal 149,4; ver también Mt 5,3+; Lc 1,52; Lc 6,20; Lc 7,22. Los `anawîm son en una palabra los israelitas sumisos a la voluntad divina. En la época de los LXX, el término `anaw (o `anî) expresa cada vez más una idea de altruismo, Za 9,9; ver Si 1,27. A los «pobres» es a quienes será enviado el Mesías, Is 61,1; ver Is 11,4; Sal 72,12s; Lc 4,18. Él mismo será humilde y manso, Za 9,9; ver Mt 11,29; Mt 21,5, y será incluso oprimido, Is 53,4; Sal 22,25 .

=>2:4 Sofonías enumera (excepto Gat, quizá ya en ruinas) las ciudades filisteas confederadas, la «liga del mar». Repitiendo el procedimiento de Is 10,29-31 y de Mi 1,10-15, deduce, por medio de juegos de palabras, presagios de desgracia de los nombres de Gaza y Ecrón.

=>2:9 Según Gn 19,30-38, Amón y Moab proceden de Lot, evadido de Sodoma.

=>2:11 Esta promesa de conversión de las «islas», que va más allá de Moab y Amón, es sin duda una adición, que parece depender de Is 41,1, Is 41,5; Is 42,4, Is 42,10, Is 42,12; Is 49,1; Is 51,5.

=>2:12 Etiopía designa aquí a Egipto, donde reinaron faraones etíopes poco antes de Sofonías (de 751 a 663; dinastía XXV). El oráculo parece incompleto.

=>2:13 El enemigo por excelencia, que aplastaba a Judá desde hacía casi un siglo.

=>2:14 «El búho» kôs conj.; «una voz» qôl hebr. -«el cuervo» griego; «la desolación» hebr. -«el cedro fue arrancado» conj.; «él arrancó el cedro» hebr. Probablemente la madera empleada para la construcción, madera que «fue arrancada».

=>3:7 «de sus ojos» griego, sir.; «su morada» hebr.

=>3:8 «para acusar» hebr. -«sobre vosotros» conj.; «sobre ellos» hebr. -El texto primitivo debía de concluir con So 3,6-7 anunciando el castigo de Judá ante los paganos, como Am 3,9-11. Retocado, el texto hebreo actual anuncia el castigo de las naciones. El final de So 3,8 parece una repetición de So 1,18 para introducir So 3,9-20.

=>3:9 Así griego y sir.; hebr. lit.: «con un solo hombro».

=>3:10 «mi Dispersión» es tal vez una glosa que transforma en promesa para los judíos dispersos la promesa original de la conversión de los etíopes, ver Is 18,7; Is 19,18-25; Is 45,14, que probablemente tampoco es auténtica; como la de So 2,11, podría ser postexílica.

=>3:11 Este oráculo anuncia la realización del ideal propuesto en So 2,3, y da una de las descripciones más perfectas del «espíritu de pobreza» en el AT.

=>3:14 Estos dos salmos, o por lo menos el segundo, han sido añadidos para formar la conclusión de la colección.

=>3:17 «te renueva» griego, sir.; «se calla» hebr.

=>3:18 (a) «como en los días de fiesta» griego, sir.; «afligidos fuera de la fiesta» hebr.

=>3:18 (b) So 3,20 es una variante de So 3,19; éste depende de Mi 4,6. Estos oráculos datan probablemente del Destierro.

=>3:18 (c) «la desgracia» hawwah conj.; «ellos fueron» hayû hebr. -«sobre ti» conj.; «sobre ella» hebr.

=>3:19 (a) «exterminio» falta en hebr. por probable haplografía.

=>3:19 (b) «donde fueron humilladas», lit. «de su confusión».

=>3:20 «en aquel tiempo» conj.; «en el tiempo en que» hebr.

© El Testigo Fiel - 2003-2020 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.31