Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
Domingo 21 de julio: Año litúrgico 2018 ~ 2019
Tiempo Ordinario ~ Ciclo C ~ Año Impar
Hoy celebramos:
XVI Domingo del Tiempo Ordinario, solemnidad
Gn 18,1-10a: Señor, no pases de largo junto a tu siervo.
Sal 14,2-3ab.3cd-4ab.5: Señor, ¿quién puede hospedarse en tu tienda?
Col 1,24-28: El misterio escondido desde siglos, revelado ahora a los Santos.
Lc 10,38-42: Marta lo recibió en su casa. María ha escogido la parte mejor.
Comentario: Marta y María
Gn 18,1-10a: Señor, no pases de largo junto a tu siervo.
En aquellos días, el Señor se apareció a Abrahán junto a la encina de Mambré, mientras él estaba sentado a la puerta de la tienda, porque hacía calor. Alzó la vista y vio tres hombres en pie frente a él. Al verlos, corrió a su encuentro desde la puerta de la tienda y se prosternó en tierra, diciendo:
-Señor, si he alcanzado tu favor, no pases de largo junto a tu siervo. Haré que traigan agua para que os lavéis los pies y descanséis junto al árbol. Mientras, traeré un pedazo de pan para que cobréis fuerzas antes de seguir, ya que habéis pasado junto a vuestro siervo.
Contestaron:
-Bien, haz lo que dices.
Abrahán entró corriendo en la tienda donde estaba Sara y le dijo:
-Aprisa, tres cuartillos de flor de harina, amásalos y haz una hogaza.
El corrió a la vacada, escogió un ternero hermoso y se lo dio a un criado para que lo guisase en seguida. Tomó también cuajada, leche, y el ternero guisado y se lo sirvió. Mientras él estaba en pie bajo el árbol, ellos comieron.
Después le dijeron:
-¿Dónde está Sara tu mujer?
Contestó:
-Aquí, en la tienda.
Añadió uno:
-Cuando vuelva a verte, dentro del tiempo de costumbre, Sara habrá tenido un hijo.
Sal 14,2-3ab.3cd-4ab.5: Señor, ¿quién puede hospedarse en tu tienda?
El que procede honradamente
y practica la justicia,
el que tiene intenciones leales
y no calumnia con su lengua.

El que no hace mal a su prójimo
ni difama al vecino;
el que considera despreciable al impío
y honra a los que temen al Señor.

El que no presta dinero a usura,
ni acepta soborno contra el inocente.
El que así obra, nunca fallará.
Col 1,24-28: El misterio escondido desde siglos, revelado ahora a los Santos.
Hermanos:
Me alegro de sufrir por vosotros:
así completo en mi carne los dolores de Cristo,
sufriendo por su cuerpo que es la Iglesia.
Dios me ha nombrado ministro de la Iglesia,
asignándome la tarea de anunciaros a vosotros
su mensaje completo:
el misterio que Dios ha tenido escondido desde siglos y generaciones
y que ahora ha revelado a su pueblo santo.
Dios ha querido dar a conocer a los suyos
la gloria y riqueza que este misterio
encierra para los gentiles:
es decir, que Cristo es para vosotros
la esperanza de la gloria.
Nosotros anunciamos a ese Cristo;
amonestamos a todos, enseñamos a todos,
con todos los recursos de la sabiduría,
para que todos lleguen a la madurez
en su vida cristiana.
Lc 10,38-42: Marta lo recibió en su casa. María ha escogido la parte mejor.
En aquel tiempo, entró Jesús en una aldea, y una mujer llamada Marta lo recibió en su casa.
Esta tenía una hermana llamada María, que, sentada a los pies del Señor, escuchaba su palabra.
Y Marta se multiplicaba para dar abasto con el servicio; hasta que se paró y dijo:
–Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado sola con el servicio? Dile que me eche una mano.
Pero el Señor le contestó:
–Marta, Marta: andas inquieta y nerviosa con tantas cosas: sólo una es necesaria. María ha escogido la parte mejor, y no se la quitarán.

Marta y María

Domingo XVI del tiempo ordinario, ciclo C: Lc 10,38-42

por Lic. Abel Della Costa
20 de jul de 2013

En la tradición lectora popular Marta y María terminaron siendo representaciones habituales de los estados de vida activo y contemplativo. Esto no ocurrió por casualidad sino que surge de una forma de leer la escritura fuertemente clericalizada de tal modo que la «parte mejor» será identificada con la posesión de los bienes escatológicos ya anticipada en el claustro. Si bien esa lectura no es del todo falsa, debemos decir que es visiblemente reductiva, en tanto que encierra al texto en un supuesto «mensaje» que, en la medida en que se despega de la sutileza del propio texto, se convierte más en una prisión del significado que en una comprensión. Intentaré en este artículo liberar aquellos aspectos del texto que nos muestran un sentido no necesariamente opuesto al habitual, pero sí mucho más rico y matizado.

 

El texto como drama

Utilizo aquí la palabra "drama" en su sentido teatral, y lo que intentaremos ver en esta sección son algunos de los elementos narrativos que convierten estos pocos versículos en una pequeña pieza dramática tan preciosamente construida, que no hay detalle, por menor que parezca, que no contribuya al conjunto.

Ante todo, lo que llamamos "la magia del teatro" comienza con un gesto imprescindible: apagar las luces. Difícilmente podríamos sumergirnos en una obra, entrar en su drama como parte de él y a la vez extraños, expectadores, si se nos mostrara el mundo real alrededor. Algo así ha conseguido san Lucas con un par de pinceladas:

«Yendo ellos de camino, entró él en un pueblo; y una mujer, llamada Marta, le recibió en su casa»

San Lucas es el evangelio de Jesús rodeado de gente, siempre está acompañado, ¡incluso en la crucifixión, tan distinta a la soledad descripta por Marcos!

La escena que nos ocupa está dentro de la secuencia del viaje a Jerusalén, pocos versículos antes envió a los 72 discípulos, habla con unos y con otros, ¡demasido ruido para una escena tan íntima y sutil, de notas suaves, como la que se va a narrar! así que el comienzo es un apagón de luces: estaban ellos yendo de camino, él entra a una aldea, a una casa. A los discípulos los volveremos a encontrar recién en el capítulo 11, tras la escena de Marta y María, mientras tanto, todo el entorno de Jesús quedó en la sombra, y el foco se dirige exclusivamente al escenario, la casa "de" Marta. 

Subrayo el "de", porque Marta es un personaje especial, tiene su "poderío", su presencia: ella lo introduce en su casa, la casa es de Marta, María será descripta como la "hermana de Marta", y Marta es la única que habla con Jesús. 

Es difícil saber si los nombres de los personajes fueron elegidos por el narrador por su simbolismo, o resultaron simplemente así de la escena real en la que se inspira la narración; si esta escena estuviera en el AT, no dudaríamos en preguntarnos cómo pesa en el relato el nombre de las dos mujeres, en el NT, en cambio, damos por asumido que ya no hay costumbre de utilizar literariamente ese valor de los nombres, pero creo que en este caso podemos hacer una excepción, porque esos nombres son demasiado significativos, sobre todo vistos en oposición:

Marta es una palabra aramea, es el femenino de "Mareh", Señor (en el sentido solemne del tratamiento); como nombre es relativamente raro, y lo que viene aun a completar el cuadro es que la palabra con la que se dirige Marta a Jesús es precisamente "Señor". 

De María no se dice absolutamente nada: no habla, la conocemos sólo por ser "hermana de Marta", no sabemos si vive en la misma casa o está de visita, y su nombre es un nombre común tradicional en Israel: Mariám. No notaríamos su presencia si no hablaran acerca de ella. 

La antinomia de una y otra recuerda la oposición narrativa entre Caín y Abel: de Caín se nos da un significado (no importa que la etimología sea o no correcta lingüísticamente, ya que el valor del nombre lo da el propio texto): "adquirido con el favor de Dios" (Gn 4,1), mientras que de Abel, no se nos dice qué significa su nombre, posiblemente porque el narrador espera que nos demos cuenta solos: "abel" significa "nadería, algo sin valor". Como en Marta y María, también los dos hermanos se encuentran en franca oposición, ya desde su nombre, y en todos los demás rasgos: hermanos y rivales.

El conflicto

Hay más elementos que van construyendo, ladrillo a ladrillo, la tensión de este drama: el uso del espacio, los enunciados verbales, etc., pero detengámonos ahora en lo que será central: el conflicto.

Marta está realizando el servicio de la casa, mientras que María se mantiene a los pies de Jesús. No menos importante es la descripción de la escena como la provocación que subyace en ella: dos mujeres, en actitudes que podían ser fácilmente reconocibles para los cristianos que escuchaban inicialmente el relato. La tarea de Marta es descripta como "diakonía" -servicio-, y no debemos olvidar que para el momento en que este evangelio comienza a circular (años 70, aproximadamente), la palabra "diakonía" es ya una palabra usual en la "jerga" cristiana, indica el conjunto de acciones que se llevan a cabo en la asamblea como parte del servicio religioso, que va desde preparar las mesas hasta servir a las viudas y huérfanos.

María, en cambio, se mantenía "a los pies del Señor, escuchando su palabra", es exactamente la posición del discípulo en el discipulado tradicional de Israel (cfr. discurso de Pablo, "instruido a los pies de Gamaliel", Hech. 22,3). No representan entonces sólo el contraste entre actividad y pasividad, sino el choque entre dos actitudes valiosas para la comunidad: diakonía y discipulado.

Y estalla el conflicto, pero estalla de una manera inesperada: no se dirige, como sería de esperar, Marta a María para que la ayude, no le habla a María, le habla a Jesús: de "Señora" a "Señor", y lo que le dice no puede menos que sorprender: «Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado sola con el servicio? Dile que me eche una mano.»

Notemos que la acusación no se dirige de manera directa y primordial a la hermana, ¡sino a Jesús!, "¿no te importa que...?

Nos viene a la mente la respuesta de Adán a Dios, cuando éste le pregunta por qué comió del fruto prohibido: «la mujer que me diste por compañera me dio del fruto, y yo comí...» La acusación se dirige en definitiva al propio Dios, y en el relato de Marta y María, al propio Jesús: "¿no te importa?"

La respuesta de Jesús merece varias consideraciones: ante todo, el texto no es del todo seguro, se nos ha conservado en dos formas de redación, una larga y una corta:

"Marta, Marta, te preocupas y te agitas por muchas cosas; y hay necesidad de pocas, o mejor, de una sola."

mientras que la corta (la que recoge la versión litúrgica) dice: "«Marta, Marta, andas inquieta y nerviosa con tantas cosas; sólo una es necesaria."

Es difícil saber cuál es la respuesta original, yo me inclino a creer que es la larga, pero quizás sea solo una cuestión de preferencia personal, me parece que expresa muy bien cómo Jesús se adapta al lenguaje de Marta, pero a la vez la lleva a que ella misma tenga que cambiar de registro, darse cuenta de lo que verdaderamente está en juego con su queja:

Las "muchas cosas" que hace Marta, podrían ser reducidas a unas pocas, no hace falta ponerse a limpiar toda la casa, bastaría con asear un poco la estancia en la que se encuentran, no hace falta una comida elaborada, basta con unos pocos alimentos; la diakonía de Marta se había vuelto activismo, y Jesús le dice, en el mismo registro de la queja de Marta: no hace falta tanto, con menos podemos arreglarnos.

Pero llegados a ese punto, se produce un cambio de nivel: en realidad solo una cosa es importante.... y no aclara más, no le dice a Marta (¡ni a nosotros!) cuál es esa cosa única que es necesaria, ¿el Reino? ¿la palabra de Jesús? ¿permanecer en silencio a sus pies? ¿recibir su visita en nuestra casa? No lo pone en palabras, porque en definitiva eso que es lo único importante debe ser formulado por la propia Marta (y por cada uno de nosotros).

De allí pasa Jesús a plantearle a Marta que tome a su hermana como ejemplo. Es importante tener en cuenta esta diferencia: no se trata de que Marta hubiera estado más correcta poniéndose a los pies, no dice Jesús que estar a su pies escuchándolo sea "la única cosa necesaria", lo que dice es más bien que María encontró la mejor forma de realizar "la única cosa necesaria" poniéndose a sus pies a escuchar. Posiblemente hay varias maneras de realizar "la única cosa necesaria"

 

Es realmente interesante el juego de verbos con el que está planteado todo esto: 

Cuando describe a Marta Jesús lo hace con dos verbos en presente, que expresan acciones continuas: "te estás agitando", "te estás preocupando", mientras que para referirse a María dice que "escogió", una forma verbal que expresa una acción puntual, incluso dicho en voz media, una forma del griego que permite darle el matiz de "escoger para sí". Frente a la agitación y preocupación de Marta, que se desarrollan en el tiempo, el ejemplo de María nos la muestra decidida y serena.

Y allí la frase final de Jesús da un vuelco: "[la parte mejor escogida por ella] no le será quitada". Se trata de un verbo en futuro y en voz pasiva. Notemos que podría haber dicho: "escogió la parte mejor, que seguirá siendo suya", o "que seguirá teniendo", o "en la que permanecerá", todas frases que mantienen el acento en la opción realizada por María; pero inesperadamente aparece en escena un cuarto sujeto, un agente que no se nombra: "no le será quitada", alguien podría quitarle a María su parte, pero no lo hará. Se trata de una figura retórica muy utilizada en la Biblia: la voz pasiva teológica, en la que se introduce veladamente la acción del propio Dios ("me fue dirigida [esto es: por el propio Dios] la palabra de Dios en estos términos", por ejemplo): el propio Dios avala la decisión de María de escoger esa "parte" que ella ha juzgado como "la única necesaria", y que se concreta en su caso en estar a los pies de Jesús oyendo su palabra.

Al mismo tiempo que enseña a Marta cómo moverse entre el mundo de lo prescindible y lo necesario, Jesús ha dejado visible ante Marta, María y nosotros, la autoridad de la que su palabra está investida: no cualquiera podría garantizar que la parte escogida por María será respetada por el propio Dios.

 

La pequeña acción dramática ocurrida en casa de Marta ha puesto a la luz del escenario una problemática permanente en la vida de cada uno, y en la de la Iglesia en su conjunto: el agitarse y preocuparse por diversas cosas, todas ellas importantes y referidas en último término a Jesús, esconde muchas veces la falta de ese instante en el que nos entregamos por entero, de una vez, a la parte mejor, al propio Jesús.

 

Hermanas y rivales

He destacado al pasar que el motivo de las dos hermanas estaba trabajado a la luz de un molde narrativo que conocemos bien por Caín y Abel; he llamado a esta figura "hermanos y rivales". No es una figura desconocida en la narrativa bíblica, en realidad aparece en diversas ocasiones: pensemos en Raquel y Lía, esposas de Jacob, luchando por el amor del marido, en el propio nacimiento de Jacob, ganado de mano por su mellizo Esaú, en la presentación que hace Ezequiel de Samaría y Jerusalén como dos hermanas (Oholá y Oholibá, Ez 23), que rivalizan en lascivia para entregarse a los ídolos; sin olvidarnos también de los hermanos mayor y menor de la parábola del hijo prodigo.

El motivo literario de "hermanos y rivales" comprende un aspecto que nos viene muy bien para entender el fondo del episodio de Marta y María: uno de los dos es más débil y su elección es completamente gratuita, Se nos dice, por ejemplo, que "Yahvé miró propicio a Abel y su ofrenda, pero no miró propicio a Caín y su ofrenda" (Gn 4,3-5). No hay un motivo para esa elección; la teología clásica ha racionalizado esa cuestión tratándola como una "prueba" a la que Dios somete a algunos hombres para provocar que mejoren; pero si vamos a los textos no hay motivos verdaderamente comprensibles de por qué Dios escoge a Abel, o a Jacob, o a Jerusalén, o al hermano menor... ¡o a María la hermana de Marta! se trata de una elección soberana y gratuita, en la que el único rasgo destacable es que se trata del miembro más débil de los dos, típicamente, el hermano menor. 

El Dios bíblico se ocupa del débil y desposeído, y se constituye así en "su lote y herencia", como muy gráficamente señala el salmo 16 (15). Frente a todo lo que ofrece el mundo, el débil sólo puede confiar en Yahvé y disponerse a ser mirado por él en un acto gratuito de elección.

Vista desde esta figura, la escena de Marta y María adquiere un nuevo valor: no se trata de dos cosas que hagan las dos hermanas, cada una de las cuales provocaría de Dios una reacción, sino de una elección que Dios mismo hace, juzgando en María la parte débil, que nada posee como propio, y cuyo único valor es ser "hermana de Marta". No es lo que hace María lo que lleva a la elección, sino más bien lo que no hace: no tiene nada propio, pero permanece allí, a los pies de Jesús, a disposición de sus palabras.

 

El presente artículo se basa en los principios metodológicos esbozados, aunque de manera inconclusa, en una conversación del foro sobre este mismo texto

si deseas agregar un comentario personal a este escrito o calificarlo, debes abrirlo en la sección Publicaciones
© El Testigo Fiel - 2003-2018 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa