Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
Noticias:
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.

Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.

Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda admite el uso de comillas normales para buscar palabras y expresiones literales.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).

El Papa declara la guerra al “diablo educado” en Madagascar

07 de sep de 2019
En su encuentro con las religiosas de vida contemplativa, presenta a Teresa de Lisieux como la santa de “la caridad en las cosas pequeñas” que le acompaña en su día a día.

El Papa quiso que su encuentro con la vida religiosa de Madagascar se hiciera en el convento de las religiosas carmelitas de la capital del país, en el marco del rezo de la hora intermedia. Tras ser recibido con una sonora ovación, Francisco oró con las contemplativas presentas en el país malgache y decidió dejar a un lado la reflexión que traía preparado para improvisar una alocución “de corazón”.

Desde ahí, Francisco llamó a las contemplativas a protegerse de los “diablos sutiles” de lo cotidiano. “Cada una de ustedes tuvo que luchar mucho y venció. Vencieron al espíritu mundano, al pecado y al diablo”, les recordó el Papa, que explicó cómo a partir de ahí el maligno se presenta de formas más “delicadas y educadas”. “Tal vez el día que entraron, dejaron en la puerta al diablo triste, pero se fue a buscar a otro diablo más listo para regresar a por su alma libre y al ser más educado y sutil logra hacerse con ese alma y su vida se vuelve peor que al inicio”, advirtió a su auditorio.

Llamada al diálogo

Para vencer estos ataques del maligno, el Papa las llamó a hablar con la priora y con las religiosas de su comunidad en el momento en el que sientan algo raro: “El tentador no quiere ser descubierto y por eso se disfraza de persona noble y educada. Por favor, cuando sientan algo extraño, hablen inmediatamente, cuando sientan que está en peligro la tranquilidad”. “Esta es la fuerza que tiene una comunidad para sacudirse de esta serpiente: ayudarse”, apuntó.

“La mundanidad os llega escondida de muchas maneras y tienen que saber discernir con la priora y con la comunidad cuáles son esas voces para que no entren dentro“, aconsejó a las monjas. “La monja de clausura no puede ser una mundana, sería una cabra que camina por su lado”, llegó a decir. Así, insistió en que si bien las rejas ayudan a defenderse de un tipo de mundanidad, “la doble reja ni cien cortinas no son suficientes: solo la caridad, la oración y pedir consejo a la comunidad les puede salvar. Es necesaria la transparencia del corazón“.

Pequeñas y grandes cosas

En esta misma línea, reinvidicó la figura de Teresa de Lisieux a la que rebautizó como la santa de la caridad en las “pequeñas y las grandes cosas”. Para ello, rememoró la experiencia que tuvo la santa francesa con una monja anciana de su comunidad, con dificultades para caminar y con “mal genio”, a la que la joven religiosa se empeñó en ayudar durante todo el camino hacia el refectorio del convento con una sonrisa. “Esto no es una fábula”, subrayó Francisco. Arrancando risas de las religiosas asistentes por su ingenio para expresarse, Francisco alabó este gesto de caridad y lo presentó como un signo de cómo asumir el voto de obediencia a través de “los hilos del amor de Dios”.

“Otra religiosa joven podría haberse ido a quejar a la priora y decirle que ella no se encargaba más de la anciana, pero no fue así”, expresó el Papa, dirigiéndose a las mujeres allí presentes: “Todas ustedes están buscando la vía de la perfección y esa perfección se encuentra en estos pequeños pasos de caridad que parecen nada pero que hacen presente a Dios, éste es el secreto”.

Por último, también se refirió a la joven de Lisieux para que siguieran su ejemplo de dirigirse siempre a su priora ante cualquier dificultad, “aunque sea mayor, parezca que siempre que les lleve la contraria o sea antipática. Ella siempre acudía a su superiora. Y si no es suficiente, vayan al capítulo”. “No todas las prioras son el premio Nobel de la simpatía”, añadió.

El difícil camino a la felicidad

También presentó a la patrona de las misiones como ejemplo de felicidad al referirse a otro episodio de su vida, cuando escuchó una fiesta de jóvenes fuera del convento: “Acompañar a la anciana en esos diez difíciles minutos de camino le hacía más feliz que todos los bailes y las fiestas del mundo. No los cambiaría por nada”.

Todos estos consejos los enmarcó dentro de las lecturas del día que, para el Papa, suponen una invitación a vivir con “coraje” todas las cargas de la vida, reconociendo que “el peso principal siempre lo lleva Dios”. “Hay que tener coraje para atreverse a hacer pequeñas cosas, que en nuestra pequeñez hacemos felices a Dios. Así es como Dios hace feliz al mundo”, sentenció.

Tras estos consejos, Francisco se disculpó ante las religiosas por no haber hablado de “cosas elevadas” sino más como a “niños”. “Ojalá todos fuéramos niños, porque Dios los ama tanto…”, añadió cerrando el episodio de Teresa de Lisieux y la monja anciana: “Teresa acompaña ahora a este viejo, me acompaña en cada paso, me ha enseñado a dar los pasos. A veces me comporto de forma neurótica y la mando fuera, pero otras la escucho bien. Es una amiga fiel”.

El otro discurso

Por otra parte, en el discurso que el Papa llevaba preparado desde Roma llamaba a las monjas de clausura a “que vuestros monasterios, respetando su carisma contemplativo y sus constituciones, sean lugares de acogida y escucha, especialmente de las personas más infelices”.

“Estad atentas a los gritos y las miserias de los hombres y mujeres que están a vuestro alrededor y que acuden a vosotras consumidos por el sufrimiento, la explotación y el desánimo”, decía en el texto a las monjas, a la vez que las reclamaba: “No seáis de aquellas que escuchan sólo para aligerar su aburrimiento, saciar su curiosidad o recoger temas para conversaciones futuras”.

Fue este el eje de un documento en la que insta a las consagradas a seguir siendo faro para la Iglesia y la sociedad: “Con vuestra vida transfigurada y con palabras sencillas, rumiadas en el silencio, indicadnos a Aquel que es camino, verdad y vida”. El Papa partía de la liturgia del día para hacer una reflexión sobre la prueba y el peligro, ante lo cual presentó la vida contemplativa como “la antorcha que lleva el único fuego perenne”. Así alertó de la tentación de “saciar el deseo de lo eterno con cosas efímeras”.

La belleza de la contemplación

“En este país hay pobreza, es verdad, ¡pero también hay mucha riqueza! Rico en bellezas naturales, humanas y espirituales. Hermanas, vosotras también participáis de esta belleza de Madagascar, de su gente y de la Iglesia”, expresó Francisco en este texto que será distribuido entre las religiosas participantes del encuentro.

“¡La fe es el mayor bien de los pobres!”, subraya en el documento el Papa con firmeza a la vez que sacó pecho del trabajo realizado por los católicos ante el pueblo malgache: “Sin vosotras, ¿qué sería la Iglesia y los que viven en las periferias humanas de Madagascar? ¿Qué pasaría con todos aquellos que trabajan en la vanguardia de la evangelización, y aquí en particular en las condiciones más precarias, las más difíciles y, a veces, las más peligrosas?”.

Francisco recuerda a renglón seguido que “todos ellos se apoyan en vuestra oración y en la ofrenda siempre renovada de vuestras vidas, una ofrenda muy preciosa a los ojos de Dios y que os hace partícipes del misterio de la redención de esta tierra y de las personas queridas que viven en ella”.

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 18.204.227.117
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2020 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.31