Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003
fecha de la página: 23 de febrero de 2020
: Rocco Buttiglione: El precio y el valor de la coherencia
Entrevista de Loiola
n el VI Congreso de Católicos y Vida Pública celebrado en Noviembre en la universidad de San Pablo CEU, asistió como invitado el político italiano Rocco Buttiglione. Es un hombre muy culto: profesor de universidad, domina siete idiomas, autor de 10 libros y 100 ensayos. En otras circunstancias su presencia hubiese pasado más desapercibida, pero en esta ocasión ocurría que su presencia en Madrid se producía pocas semanas después de que se hubiese desatado una brutal campaña contra él, por la que tuvo que renunciar a ser nombrado como ministro de justicia europeo. La prensa había falsificado y difundido unas supuestas declaraciones de Buttiglione: ?La homosexualidad es un pecado, la familia es un instrumento que sirve para procrear y para que las mujeres posean la protección de un hombre, los niños que no tienen padre son hijos de una madre no muy buena?. El revuelo que se produjo, fue de tal dimensión, que el político italiano tuvo que aceptar su derrota personal, en bien de la candidatura conjunta presentada por el Partido Popular Europeo. José Ignacio Munilla, párroco de El Salvador de Zumárraga, asistió al citado Congreso, y efectuó esta entrevista al político italiano, junto con El Rotativo, periódico semanal de la universidad San Pablo CEU. Publicamos al final la simpática dedicatoria de Rocco Buttiglione al movimiento Loiola. LOIOLA: ¿Qué fue exactamente lo que usted dijo sobre los homosexuales? Buttiglione: Mi filiación católica es conocida en el Parlamento Europeo, y algunos diputados de ideología laicista, intentaban boicotear mi nombramiento como ministro europeo. Me preguntaron si yo consideraba que la homosexualidad era pecado. Yo no fui provocador en la respuesta, sino que respondí con mucha prudencia: ?aunque yo pensase que el ejercicio de la homosexualidad es pecado, yo como ministro sé distinguir el concepto de pecado del concepto de delito?. Pues bien, no fue suficiente esa matización, y los titulares de la prensa fueron demoledores: ?Rocco Buttiglione dice que los homosexuales son pecadores?. LOIOLA: Explíquenos, por favor, qué es lo que usted dijo sobre las madres solteras. Buttiglione: Es interesante saber cómo surgió esta idea de que yo he atacado a las madres solteras, porque nos da una idea de lo difícil que es ser un buen periodista. Yo estaba hablando de política exterior, de Estados Unidos y de Europa, y lo hacía en relación con el libro de Robert Kagan, que dice que los europeos son hijos de Venus, es decir, que no les gusta el poder militar, sino el poder cultural, mientras que los norteamericanos son hijos de Marte, tienen el poder militar. Y yo dije, ?ah, qué lastima, pobre Venus, que tiene hijos, pero no tiene un marido; y Marte, que tiene hijos, pero también está solo?. Es necesario que se casen, no es bueno que Venus siga soltera, porque puede ser que no sea una buena madre. Y al día siguiente los periódicos hicieron unos titulares: ?Buttiglione ataca a las madres solteras?.... Todos saben lo que yo pienso de las madres solteras, en un tiempo en el que es tan fácil hacer un aborto. Una mujer que cuida un niño sola es casi una heroína de nuestro tiempo, y su acción tiene un gran valor moral. Yo he tomado la iniciativa en el Parlamento italiano en defensa de las madres, y especialmente de las madres solteras LOIOLA: Da la impresión de que usted ha sido sometido a una especie de juicio inquisitorial laicista. ¿Hay un espacio para los católicos en la vida pública en Europa? Buttiglione: Creo que sí.... Es evidente que el caso Buttiglione? ha sido una derrota, pero la Historia está llena de victorias y derrotas. Creo que no debemos exaltarnos para las victorias ni deprimirnos demasiado para las derrotas. No podemos hablar de que haya una mayoría o minoría cristiana en Europa porque esos términos están equivocados. Es necesario presentar con claridad la posición cristiana, y si la presentamos bien es posible que venzamos. LOIOLA: ¿Qué opina usted de la pretensión de equiparación con el matrimonio de las uniones homosexuales? Buttiglione: ¿Acaso nacen niños de una unión entre dos hombres? No hablo como teólogo, ahora hablo como político. ¿Qué interés tiene el Estado en sancionar una unión entre dos hombres? Entre un hombre y una mujer lo entiendo porque nacen hijos y la sociedad tiene un interés vital en que nazcan hijos, y los hijos sean educados, porque cuando somos viejos todos dependemos de la ayuda que nos dan los jóvenes; si no nacen jóvenes, quién cuida de los viejos; si no nacen niños, España muere, Europa muere, la Humanidad muere. La unión de dos hombres es un asunto privado y el derecho privado proporciona los instrumentos para arreglar la relación entre ellos. Imaginemos el caso presente: yo estoy casado, tengo cuatro hijas y dos nietos, y usted, como sacerdote, no está casado, no tiene hijos ¿por qué usted, sacerdote, debe pagar un poco más de impuestos que un padre de familia? Cuando usted sea viejo su jubilación será pagada con las contribuciones de mis hijos y nietos. ¿Y por qué debe pagar más para subvencionar la unión entre dos hombres? Ninguno de los dos puede tener necesidad de renunciar a su carrera profesional porque no tienen hijos que cuidar. LOIOLA: Jesús dijo que quien renuncie a algo por seguir a Jesús, recibirá en esta vida el ciento por uno. Usted ha renunciado a un importante cargo político, por haber mantenido la fidelidad a su ideario católico. ¿Ha experimentado usted esa ciento por uno? Buttiglione: (El político se emocionó ante esta pregunta y tras un silencio, pasó a responder la pregunta). Le voy a responder con dos detalles: cuando me di cuenta que mis declaraciones se estaban extrapolando de una forma maliciosa, y que la única forma de poder frenar el boicot contra mi candidatura sería la de renegar de mi condición de católico, le llamé por teléfono a mi mujer. Sentí un consuelo y apoyo inmenso cuando ella me dijo: ?Has hecho lo que tenías que hacer y estoy orgullosa de ti?. Sus palabras me dieron paz y serenidad. Así mismo, le voy a comentar que yo soy miembro del movimiento católico ?Comunión y Liberación?, pero que había tenido muchos roces con ellos a lo largo de mi vida política. Pues bien, puedo decirle que desde que renuncié a mi candidatura por los motivos expuestos, me he sentido en soledad ante diversos ambientes políticos, pero que me he visto plenamente rodeado de quienes forman mis raíces espirituales, de mis compañeros de Comunión y Liberación. Y pienso, sinceramente padre, que estas dos cosas que le cuento, formarán parte de ese ciento por uno por el que usted me pregunta. LOIOLA: ¡Estamos seguros de ello! Permítanos felicitarle por su coherencia y por su testimonio de autenticidad cristiana en la vida pública. Si no es mucho abusar de su amabilidad, le vamos a pedir que nos firme una dedicatoria para los jóvenes del movimiento LOIOLA al que pertenecemos y para cuya revista efectuamos esta entrevista.

 

© El Testigo Fiel - 2003-2020 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.27