Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003

Esperanza Macarena

por Carlos Ros
Sacerdote y escritor de Sevilla. Publica el blog «Mi Parroquia de papel». Los artúclos que se reproducen en las Publicaciones provienen de allí, con permiso del autor.
18 de diciembre de 2017
Algo de historia y recuerdos sobre esta advocación sevillana tan entrañable, en la pluma del P. Carlos Ros

Llegó hace unos años a Sevilla una monja mexicana, franciscana clarisa, que reside en el convento de Santa María de Jesús. Y le enseñé algo de la ciudad.

–¿Qué quieres ver de Sevilla, sor Leticia? –le dije.

–La Macarena– me contestó.

No me dijo ver la Giralda, la Torre del Oro o el Barrio de Santa Cruz. Quería rezar a los pies de la Macarena, que para ella era la Virgen de Sevilla, como la Guadalupana lo es de México.

¿Cómo le explico que existen en Sevilla otras bellísimas imágenes, como la Virgen de los Reyes, patrona de la ciudad y de la archidiócesis, la Hiniesta, patrona municipal, la Trianera, etcétera, etcétera?

En México se habla de la Macarena, ella solo sabe de la Macarena, ha oído ponderar su extraordinaria belleza. Quiere ver a la Macarena.

Y la complací.

Hoy es su día, 18 de diciembre, Nuestra Señora de la Esperanza.

La Macarena es un lujo de Sevilla, su postal más bella, la embajadora de esta tierra de María Santísima. Sevilla, sabedora de ello, la coronó canónicamente en 1964 y el Ayuntamiento le impuso en 1971 la Medalla de Oro de la ciudad.

 

Ya cada nueva mañana

es la Giralda oración

que en repique de campana

canta tu Coronación

¡Macarena Soberana!

...

Para amainar esa pena

que surca por tu mejilla

–nardo, jazmín y azucena–

te va a coronar Sevilla

¡Esperanza Macarena!

 

Son las Coplillas de la Macarena, de Antonio Rodríguez Buzón, que pronunció el Pregón de la Coronación en el Teatro San Fernando con motivo de su coronación canónica el 31 de mayo de 1964.

La Virgen, preciosa, fue trasladada a la catedral la tarde del 27 de mayo. Durante los tres días siguientes se celebró un triduo, presidido cada día por un obispo. La coronación, prevista realizarse en la Plaza de España, hubo de suspenderse ante el inoportuno aguacero que cayó la madrugada del 31 de mayo. Se celebró ese día por la tarde en el trascoro de la catedral, oficiado el acto por el cardenal Bueno Monreal. En la presidencia de honor se hallaba el general Franco con su esposa. Actuaron de padrinos el Ayuntamiento de Sevilla, representado por su alcalde, don José Hernández Díaz, y las Hermanas de la Cruz, representadas por una niña acogida, Inmaculada Rodríguez.

El retorno a su iglesia hubo de retrasarse varios días debido al mal tiempo. La Virgen fue devuelta a su templo el 3 de junio, siete días después de haber salido de él. La gente macarena, con mucha gracia, se lo reprochó cariñosamente con esta copla:

 

¡Te fuiste por cuatro días

y tardas siete en volver!

¡Madre mía, Macarena,

no nos lo vuelvas a hacer!

 

La fundación de la Hermandad de la Macarena fue así, en pocas palabras.

Los monjes basilios comenzaban sus primeros pasos en Sevilla con la fundación del Colegio de San Basilio, en la actual calle Relator, cuando el padre Bernardo de la Cruz, su fundador, pensó acompañar la nueva casa con una especie de orden tercera o nueva hermandad de penitencia, de rigurosa espiritualidad y decidida vocación caritativa hacia los enfermos de hospitales, recogiendo así la espiritualidad basiliana. Presentada la licencia de erección de la Cofradía de Nuestra Señora de la Esperanza y hermandad de penitencia a la autoridad eclesiástica, fue aprobada por el canónigo Iñigo de Lisiñana, provisor y vicario general del arzobispo don Rodrigo de Castro, el 24 de noviembre de 1595. Fecha considerada como arranque de la Hermandad de la Macarena, más de cuatro siglos ya de existencia.

Treinta años después, en 1624, se constituyó en cofradía y logró entrar en el reducido número de las que procesionaban en Semana Santa.

En 1653, la hermandad se trasladó de San Basilio a la iglesia parroquial de San Gil, en el barrio de la Macarena. Tomó entonces el título de la Sentencia de Muerte que dieron a Cristo Nuestro Redentor y María Santísima de la Esperanza. A finales del siglo XVIII se fusionó con la Hermandad del Santo Rosario de San Gil, con la condición de que cada corporación conservara mayordomo y secretario propios. El título definitivo de la cofradía, conocida popularmente por la Macarena, es hoy Real, Ilustre y Fervorosa Hermandad de Nuestra Señora del Rosario, Santísimo Cristo de la Sentencia y María Santísima de la Esperanza.

Y en San Gil, la parroquia del popular barrio de la Macarena, ha permanecido la Hermandad hasta la llegada del Frente Popular en febrero de 1936 con la posterior quema del templo el 18 de julio, inicio de la guerra cvil. La Virgen Macarena, previsoramente oculta desde febrero en la vivienda de un cofrade, se salvó. En la iglesia de la Anunciación, de la antigua Universidad, se le dio culto hasta la inauguración de su nueva sede en 1949, adosada a la parroquia de San Gil. El 7 de octubre de 1966, el nuevo templo fue consagrado como Basílica menor, con todas las gracias y privilegios concedidas por los Papas a estos santuarios, enaltecidos por su devoción, peregrinación de fieles y ornamentación especial.

 

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.224.150.24
Copia este código antispam en el casillero:
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
Espiritualidad
Letras
Crónicas y opinión
Teología
© El Testigo Fiel - 2003-2018 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa