Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003

Que Dios sea Dios en tu vida

por P. Inácio Lopes Filho
31 de agosto de 2019
Homilía al domingo XXII del Tiempo Ordinario, Ciclo C

Lecturas:

Si 3,17-18.20.28-29: Hazte pequeño y alcanzarás el favor de Dios.

Sal 67,4-5ac.6-7ab.10-11: Preparaste, oh Dios, casa para los pobres.

Hb 12,18-19.22-24a: Os habéis acercado al monte Sión, ciudad del Dios vivo.

Lc 14,1.7-14: El que se enaltece será humillado y el que se humilla será enaltecido.

"Cuanto más grande seas, más debes humillarte, porque grande es el poder del Señor y es glorificado por los humildes".

Eso es lo que nos dice la primera lectura de hoy.

Hermanos, somos seres llenos de deseos, a menudo buscando llenar un vacío interno con cosas que nunca serán suficientes; tal vez por eso seguimos buscando.

Los santos de Dios también vivieron su período de búsqueda y encontraron la respuesta. A algunos les llevó más tiempo encontrarse, dada la vida que llevaban y necesitaban antes de la conversión interna.

Reconocer nuestra humildad es reconocer que grande es el que nos creó, grande es el que nos salvó, el primero que nos amó, sin cobrarnos nada.

Dios es glorificado por los humildes: encontramos esta verdad en la historia de la salvación; María y José,  en la humildad de sus corazones Dios ya reinaba y por lo tanto, María y José fueron elegidos para recibir al salvador de la humanidad, formando así una familia, la familia de Nazaret: Jesús, María y José.

Los Pastores, como los trabajadores más simples, son los primeros en recibir la noticia de la salvación que vino por el nacimiento de un niño.

Dios se regocija con aquellos que tienen un corazón humilde, porque luego Él hace su hogar, luego Él reina.

Por eso el salmo nos dice que los justos se alegran, gozan en la presencia de Dios, rebosando de alegría.

Aquellos que tienen a Dios en sus corazones y lo siguen, y que son humildes, se vuelven justos porque se entregan a Él, confiando sus vidas a Dios mismo.

La segunda lectura nos dirá que Dios es el juez de todos.

Esto es verdad hermanos y hermanas, porque solo Dios puede juzgarnos y su juicio está cargado de cinco cosas: justicia, misericordia, compasión, perdón y amor.

En el Evangelio encontramos esta certeza: "Todo el que se enaltece será humillado; y el que se humilla será enaltecido".

No te aferres a los tronos y poderes de esta vida, porque un día, incluso esta vida aquí en la tierra pasará, no tardes en pedir y dar perdón y amor.

No veas todo como si fueras el único, hay muchas peleas por la mitad de lo que disfrutas.

Por lo tanto, da gracias a Dios por el bien que te ha hecho.

Ponte en la posición de alguien que reconoce todo el bien que ha recibido de Dios y si puedes ayudar también a otros a encontrar el camino que conduce a Dios, hazlo.

Deja que Dios sea Dios en tu vida, deja que Dios ocupe el primer lugar en tu corazón.

 

Que así sea.

 

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 3.94.129.211
Copia este código antispam en el casillero:
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
Espiritualidad
El evangelio del domingo
Letras
Teología
© El Testigo Fiel - 2003-2019 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.24