Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
San Juan Bueno, obispo
fecha de inscripción en el santoral: 2 de enero
fecha en el calendario anterior: 10 de enero
†: c. 660 - país: Italia
otras formas del nombre: Juan el Bueno
canonización: pre-congregación
hagiografía: Santi e Beati
Elogio: En Milán, ciudad de Lombardía, san Juan Bueno, obispo, que restituyó a esta población la sede episcopal, anteriormente trasladada por causa de los lombardos a la ciudad de Génova. Por su fe y sus buenas costumbres fue grato a Dios y a los hombres.

La archidiócesis de Milán, universalmente conocida como «Iglesia Ambrosiana», por el nombre de su más grande obispo y doctor de la Iglesia, san Ambrosio, tuvo una pléyade de hasta 143 obispos, 38 de los cuales fueron santos y 2 beatos. Durante sus diecisiete siglos de la historia, hubo un momento en que la sede episcopal de la antigua «Mediolanum» se tuvo que trasladar temporalmente a la Liguria, con la invasión de los lombardos, que aún eran paganos. Justo al final de este triste período fue el obispado de san Juan Bueno.

El santo nació en Camogli, cerca de Génova, o de acuerdo con una antigua tradición, en Recco, una localidad de la ribera ligura de Levante. Las vicisitudes de su historia están indisolublemente entretejidas con la leyenda. Algunos datos biográficos nos llegan a través de un poema muy probablemente compuesto entre los siglos XI y XIII. El anónimo autor afirma que Juan nació en Camogli, de una familia noble del valle de Recco, y esto podría ser una explicación de la antigua rivalidad acerca de su ciudad natal. Ya de niño Juan fue llevado a Milán, donde emprendió los estudios eclesiásticos y fue incardinado en la Iglesia de Milán. Mientras tanto, después de casi ochenta años de exilio forzoso, Rotario, el famoso rey lombardo, que había invadido incluso la Riviera italiana, acuerda con el clero ambrosiano el regreso del obispo a su lugar natural. Así fue que Juan, apreciado por todos por su calidad humana y por su inteligencia, en el 641 fue aclamado trigésimo sexto obispo de Milán, primero en gobernar nuevamente en la restaurada sede episcopal de Lombardía.

Su humildad y su generosidad se convirtieron casi en proverbiales entre la grey confiada a sus cuidados pastorales, que pronto comenzó a llamarlo cariñosa y afectuosamente Juan «el bueno». El poema mencionado lo recuerda así: «Solícito en confortar y consolar a los pobres, alimentar al hambriento, vestir al desnudo, dar de beber al sediento, visitar a los enfermos y los presos, ofrecer hospitalidad a los viajeros. Lleno de gracia, fe y buenas costumbres, agradable a Dios y a los hombres, brilló en sus acciones. Juan se mostraba tan humilde ante todos que, por esa humildad, era difícil discernir si realmente era el obispo». El único episodio históricamente bien señalado en la vida de este santo obispo fue un viaje a Roma que hizo a finales del 649, para asistir a un sínodo convocado por el papa Martín I, que se celebró en la basílica lateranense.

San Juan Bueno murió en Milán después de al menos diez años de episcopado y sus restos mortales fueron sepultados en la actual iglesia de «San Miguel in Duomo», llamada así porque estaba al lado de la «Domus Sancti Ambrosii», el antiguo nombre de la sede episcopal. Cuatro siglos después el obispo Ariberto reavivó el culto en toda la diócesis, tras el descubrimiento del cuerpo que se creía perdido. Pero fue san carlos Borromeo quien trasladó las reliquias a la catedral, el 24 de mayo de 1582, y erigió un altar en su honor, entre los más ricos y más magníficos del sagrado edificio. En 1951, el beato cardenal Ildefonso Schuster ordenó un nuevo reconocimiento de los restos del santo, que resultó medir cumplidos 190 centímetros de altura, y los hizo colocar en una nueva urna metálica.

Extractado y traducido del artículo de Fabio Arduino.

fuente: Santi e Beati
accedido 5562 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el enlace de la página
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 44.210.99.209
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2024 - www.eltestigofiel.org - puede reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.34