Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003
San Audeno de Rouen, obispo
fecha: 24 de agosto
n.: c. 600 - †: 684 - país: Francia
otras formas del nombre: Audoeno, Ouen, Owen, Aldowin, Dado
canonización: pre-congregación
hagiografía: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
Elogio: En Clichy, en la región de París, muerte de san Audeno, obispo de Rouen, que, desde el cargo de refrendario del rey Dagoberto, fue elevado al episcopado y gobernó felizmente su Iglesia a lo largo de cuarenta y tres años, durante los cuales fundó muchísimos templos y favoreció la construcción de monasterios.

San Audeno nació en Sancy, cerca de Soissons, hacia el año 600. Su padre, san Autario, pertenecía a una familia franca. Cuando Audeno y su hermano Ado eran todavía pequeños, su padre acogió en su casa de Ussy-sur-Marne a san Columbano, quien había sido desterrado. Tras recibir una buena educación, ambos jóvenes fueron enviados a la corte de Clotario II. Audeno se hizo ahí amigo de un grupo compuesto por san Eligio, san Wandrilo y san Desiderio de Cahors. También se ganó el favor de Clotario y de su sucesor, Dagoberto I, quien le nombró canciller del reino. En el desempeño de ese oficio, el santo se opuso infatigablemente a la simonía, que estaba muy arraigada. Fi año 636, el monarca regaló a Audeno unas tierras en el bosque de Brie, y ahí construyó éste un monasterio, en el sitio que se llama actualmente Rebnis. Siguiendo el consejo de san Faro, obispo de Meaux, mandó llamar de Luxeuil a Ailo, discípulo de san Columbano y le nombró primer abad del nuevo monasterio. Audeno hubiese querido retirarse a Rebais, pero no consiguió que el rey y los nobles le dejasen partir. Aunque eran todavía laicos, Audeno y Eligio, por su celo, saber y piedad, tenían en la corte autoridad de obispos y promovían la causa de la religión y la virtud en todo el reino. Dagoberto murió el año 639. Su hijo y sucesor, Clodoveo II, profesó a san Audeno la misma estima que su padre, y el santo siguió ocupando el puesto de canciller. Finalmente, Audeno consiguió permiso del rey para recibir la ordenación sacerdotal de manos de Adeodato, obispo de Mácon y, poco después, fue elegido obispo de Rouen. Por la misma época, su amigo san Eligio fue elevado a la sede de Noyon. Ambos se retiraron algún tiempo a prepararse para su alta dignidad mediante el ayuno y la oración y recibieron juntos en Reims la consagración episcopal el año 641.

San Audeno mostró en el desempeño de su cargo gran humildad, caridad y espíritu de mortificación. Su celo era infatigable y, por la bondad y paciencia, se hacía todo a todos. Promovió la cultura fundando varios monasterios, y envió misioneros a las regiones de su diócesis que no estaban todavía evangelizadas. Por otra parte, no cejó en su esfuerzo por desarraigar la simonía y otros abusos. El rey Thierry III le tenía por consejero. Por su parte, el santo apoyó la política del mayordomo de palacio, Ebroín, de suerte que fue, tal vez sin darse cuenta, causante de las injusticias que se hicieron a san Legerio y a san Filiberto. Al volver de una misión política en Colonia, san Audeno se retiró a Clichy, donde cayó enfermo y murió el 24 de agosto de 684.

La más antigua biografía de san Audeno data de comienzos del siglo VIII. W. Levison hizo una edición crítica de ella en Monumenta Germaniae Historica, Scriptores Merov, vol. V, pp. 536-567. En las pp. 548 ss., Levison comenta igualmente las dos biografías del siglo IX. En Acta Sanctorum, agosto, vol. IV, pueden verse la biografía del siglo VIII y una de las del IX. La otra biografía del siglo IX fue publicada en Analecta Bollandiana, vol. V, pp. 76-146. Sin duda que la mejor biografía moderna es la de Vacandard, Vie de St Ouen (1902); dicho autor rectifica en varios puntos la cronología.

fuente: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
accedida 2686 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: https://www.eltestigofiel.org/index.php?idu=sn_3013
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 100.26.176.182
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2019 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.24