Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
San Isquirión, mártir
fecha de inscripción en el santoral: 22 de diciembre
†: c. 250 - país: Egipto
otras formas del nombre: Iscrión
canonización: pre-congregación
hagiografía: Abel Della Costa
Elogio: También conmemoración de san Isquirión, mártir en Egipto, el cual, por rehusar sacrificar paganamente, entre burlas e injurias fue atravesado por las entrañas con una puntiaguda pértiga, y así entregado a la muerte.

San Dionisio de Alejandría, casi contemporáneo de los hechos (aunque no murió mártir, padeció bajo la misma persecución de Decio), en una larga carta a Fabio, obispo de Antioquía, la llamada «Epístola III», le cuenta diversas historias martiriales, que dan sobrado ejemplo de esta difícil etapa de nuestra fe. En el número 9 de esta carta dice lo siguiente:

Por otra parte, otros en grandes cantidades fueron desgarrados por los paganos a través de ciudades y pueblos. De uno de estos voy a dar alguna mayor explicación, como ejemplo: Isquirión servía a un magistrado gentil en cuestiones de administración. Su patrón le ordenó ofrecer un sacrificio a los dioses, y tras su negativa a hacerlo, lo insultó gravemente. Y como persistió en su negativa, lo injurió aun más; y como aun se mantuviera firme, tomó un palo enorme y lo empujó atravesando sus vísceras y corazón, y lo mató.
¿Mencionaré la multitud de los que debieron vagar en los desiertos y por las montañas, y que fueron cercenados por el hambre y la sed, el frío y la enfermedad, los ladrones y las bestias salvajes? Los sobrevivientes de todo esto son testigos de su elección y su victoria. Una circunstancia, sin embargo, voy a añaddir como ilustración de estos hechos: hubo una persona de edad muy avanzada, de nombre Queremón, obispo del lugar llamado «Ciudad del Nilo» [hoy Dalas en Beni Suef, Egipto. NdT]. Huyó junto con un compañero a las montaña de Arabia, y nunca regresó. Los hermanos no pudieron descubrir nada de ellos, aunque hicieron búsquedas frecuentes; y no sólo no pudieron encontrar a estos hombres, sino tampoco sus cuerpos. Muchos también fueron llevados como esclavos por los bárbaros Sarracenos de las mismas montañas árabes. Algunos de ellos fueron rescatados con dificultad, y sólo mediante el pago de una gran suma de dinero, otros no han sido rescatados hasta hoy.
Y estos hechos los he contado, hermano, no por otro propósito, sino para que sepas cuántos y cuán terribles son los males que han caído sobre nosotros, que los problemas también se entienden mejor si se los ve en aquellos que han tenido más experiencia.

Ésta es la única mención antigua que tenemos a los santos mártires celebrados hoy, pero bien puede verse que la imposibilidad de conocer sus nombres y su número exacto no impide que deban ser legítimamente honrados por la Iglesia e invocados por todos nosotros, como aquellos que, en su anonimato, cumplieron hasta el fin el mandato de Cristo de morir para tener vida, y gozan ahora, en el cielo, de un nombre nuevo mucho más excelente que el que en este mundo se nos ha perdido.

El texto de la carta es traducción del inglés de la colección de «Epístolas y fragmentos de epístolas de san Dionisio», en New Advent. La referencia a san Dionisio como fuente inmediata de estos mártires la obtuve de Butler, aunque no seguí su texto, que no incluye la carta. La imagen utilizada es genérica. Aunque el Martirologio tiene entradas distintas para Isquirión y para Queremón, me pareció preferible una hagiografía de conjunto, ya que forman parte de la misma presentación en la carta de Dionisio.

Abel Della Costa
accedido 4266 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el enlace de la página
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 44.222.189.51
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2024 - www.eltestigofiel.org - puede reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.34