Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003
Espiritualidades no cristianas
¡Oh Señor de mi vida!
Rabindranath Tagore

Extraído del libro "La religión del hombre".
 

¡Oh Tú, que eres el más íntimo espíritu de mi ser!
¿Estás contento de mi, Señor de mi vida?
Porque te he dado el cáliz,
lleno de toda la pena y todo el júbilo
que los prensados racimos de mi corazón despidieron.
Yo tejo con el ritmo de colores y cantos la cobertera de tu lecho,
y con el oro fundido de mis deseos
hice juguetes para tu pasatiempo.

No sé por qué me elegiste para tu compañero,
¡oh Señor de mi vida!
Almacenaste mis días y mis noches,
mis actos y mis sueños para la alquimia de tu arte,
y pulsando en la cadena de tu música mis cantos de otoño y primavera,
recoges las flores de mis momentos maduros para tu corona...

Veo tus ojos que contemplan lo oscuro de mi corazón,
¡oh Señor de mi vida!
Pienso si mis caídas y mis yerros estarán perdonados.
Porque muchos fueron mis días sin servicio
y mis noches de olvido;
vanas fueron las flores que se mustiaron en la sombra, no ofrendadas a ti.

Con frecuencia las cansadas cuerdas de mi laúd
saltaron en la tensión de tus canciones.
Y también con frecuencia, ante la ruina de las horas disipadas,
se llenaron de llando mis desoladas noches.
Pero, ¿han llegado mis días finalmente a su término,
¡oh Señor de mi vida!,
en tanto que mis brazos en torno a ti flaquean
y mis besos pierden su verdad?
Si así es, corta el encuentro de este lánguido día,
renueva lo viejo en mí en nuevas formas de placer,
y que se repitan las nupcias
en una nueva ceremonia de vida.


Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
© El Testigo Fiel - 2003-2019 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.20