Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
San Esteban Harding, abad
fecha: 28 de marzo
fecha en el calendario anterior: 17 de abril
n.: c. 1060 - †: 1134 - país: Francia
canonización: Conf. Culto: Gregorio XV 1623
hagiografía: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
Elogio: En el monasterio de Cister, en Borgoña, san Esteban Harding, abad, que, junto con otros monjes, llegó de Molesmes y estuvo, más tarde, al frente de este célebre cenobio, donde instituyó a los hermanos conversos, recibió a san Bernardo con treinta compañeros y fundó doce nuevos monasterios, uniéndolos con el vínculo de la Carta de Caridad, para que no hubiese discordia alguna entre ellos, de modo que los monjes actuasen con unidad de amor, de Regla y con similares costumbres.
refieren a este santo: San Alberico, San Roberto de Molesmes

San Esteban Harding, el inglés que colaboró en la fundación del monasterio de Citeaux y dio la forma definitiva a las constituciones de la Orden Cisterciense, se educó en la abadía de Sherborne, en Dorsetshire. No sabemos nada sobre sus padres ni sobre su familia. Según parece, al salir de la abadía no estaba decidido a hacerse monje. Primero fue a Escocia y luego a París, probablemente a estudiar y a conocer el mundo. Hizo un viaje a Roma con un amigo; en realidad se trataba de una peregrinación propiamente dicha, pues ambos jóvenes recitaban diariamente juntos todo el salterio. A la vuelta, al pasar por un bosque de Borgoña, llegaron a una especie de aldea de toscas cabañas. Los habitantes eran monjes que llevaban vida de pobreza y dividían su tiempo entre la oración y el rudo trabajo manual. Su abnegación y austeridad conquistaron a san Esteban, quien se despidió de su amigo y se quedó a vivir con los monjes en Molesmes. Allí encontró Esteban en san Roberto, el abad, y san Alberico, el prior, espíritus semejantes al suyo; para los tres era motivo de consuelo la comunión de plegaria y mortificación y la pobreza en que vivían, que en ciertas ocasiones llegaba a la carencia absoluta de todo. Sin embargo, al cabo de algunos años, el espíritu de la comunidad había bajado y, en 1098, el abad Roberto, acompañado de Alberico, Esteban y otros cuatro monjes, fue a Lyon a ver al arzobispo Hugo, que era también el delegado pontificio en Francia, para pedirle permiso de abandonar Molesmes. El arzobispo comprendió sus razones y, en un documento cuyo contenido ha llegado hasta nosotros, les dio el permiso que solicitaban. San Roberto dispensó a los monjes del voto de obediencia a él y partió de Molesmes con veinte de los suyos. No sabemos exactamente si erraron al acaso, o si ya desde antes habían escogido para la nueva fundación el sitio más solitario y salvaje que conocían. Como quiera que fuese, llegaron a Citeaux, que no era entonces más que un prado perdido en el bosque, lejos de la civilización. Rainaldo, el señor de aquellas tierras, les regaló de buena gana el prado y Odón, el duque de Borgoña, a quien el arzobispo Hugo había puesto al tanto del asunto, les envió algunos albañiles para que los ayudasen en la construcción del monasterio.

El 21 de marzo de 1098, se inauguró la nueva abadía; Roberto era el abad, Alberico el prior y Esteban el subprior. Pero el año siguiente, los monjes de Molesmes, que necesitaban mucho a su antiguo abad, pidieron a Roma que mandase volver a Roberto. En realidad, Roberto no había sido nunca la cabeza del movimiento de Citeaux y parece que volvió con gusto a Molesmes, a juzgar por la alusión que se encuentra en una carta de la época a la «habitual versatilidad» de Roberto. Alberico fue nombrado abad de Citeaux y Esteban prior. Pero las dificultades de la nueva fundación estaban apenas empezando. La transformación del bosque en tierra laborable tomó cierto tiempo y los monjes atravesaron algunos períodos de gran estrechez; pero no perdieron el ánimo y siguieron sirviendo a Dios en la práctica de la regla de san Benito, con algunas modificaciones que tendían a hacerla aún más rigurosa.

En 1109, murió san Alberico y Esteban le sucedió en el cargo de abad. En su primer decreto prohibió que los magnates tuviesen cortes en Citeaux, aunque con ello privaba a la abadía de su principal apoyo humano y se malquistó, durante algún tiempo, con el duque Hugo, el sucesor de Odón. Su segundo decreto fue todavía más severo, pues prohibió el uso de objetos costosos en la liturgia y suprimió toda pompa; los cálices debían ser simplemente plateados, las casullas de tejido ordinario, etc. El efecto inmediato de estas medidas fue disminuir el número de visitantes y, sobre todo, el número de novicios, cosa que ya desde antes preocupaba a los monjes. Así, llegó el día en que el monasterio se hallaba prácticamente en la miseria, pero los monjes permanecieron leales a su superior. Entonces el abad, en un acto de total confianza en Dios, mandó a uno de los monjes al mercado de Vézelay a comprar tres carros y tres caballos y le ordenó que los cargase con víveres. Cuando el monje le pidió el dinero necesario, el abad replicó que sólo tenía tres céntimos. El monje partió obedientemente; al llegar a Vézelay contó a un amigo suyo la situación en que se hallaba. El buen hombre corrió al punto a la cabecera de un rico vecino, que estaba en su lecho de muerte y consiguió que éste pagase toda la mercancía. Sin embargo, el número de monjes seguía disminuyendo en Citeaux. Una misteriosa epidemia empezó a diezmar a los que quedaban, de suerte que Esteban, a pesar de su heroico valor, no pudo menos de preguntarse si estaba haciendo realmente la voluntad de Dios. En esa situación, pidió a un monje moribundo que, si Dios se lo permitía, volviese de la tumba a iluminarle sobre la voluntad del Señor. Poco después de su muerte, el monje se apareció a Esteban, cuando éste iba a partir al campo, y le dijo que Dios no sólo estaba contento de su manera de proceder, sino que el monasterio se vería muy pronto lleno de monjes que, «como abejas afanosas que revolotean alrededor de la colmena, irían a fundar nuevas colonias en diversas partes del mundo». Satisfecho con esa respuesta del cielo, Esteban aguardó pacientemente el cumplimiento de la profecía. ¡Pero nadie hubiera podido prever hasta qué punto se iba a cumplir!

Un día se presentaron a la puerta del monasterio treinta jóvenes, quienes manifestaron al asombrado portero que habían ido a solicitar la admisión en la vida religiosa. Todos eran de noble linaje, en el pleno vigor de la juventud. El que capitaneaba al grupo, era un mozo de singular apostura, llamado Bernardo. Sintiéndose llamado a la vida religiosa y no queriendo separarse de sus amigos y parientes, se había ganado, uno tras otro, a sus hermanos, a un tío y a varios de sus conocidos. Después de ese momento culminante, el monasterio no tuvo que temer ya ni la falta de novicios, ni el hambre, pues Francia entera empezó a admirar al Cister. También fue el momento culminante en la vida de san Esteban. A partir de ese momento, casi desapareció de los ojos del mundo, entregado como estaba a dos grandes tareas: la formación de san Bernardo y la redacción de las constituciones de la Orden Cisterciense. El número de novicios obligó pronto a los monjes a fundar una nueva abadía en Pontigny, a la que siguieron las de Morimond y Claraval. Para gran sorpresa de todos, Esteban nombró a Bernardo abad de Claraval, aunque éste no tenía más que veinticuatro años. Con el objeto de mantener los lazos entre Citeaux y sus filiales, san Esteban dispuso que todos los abades se reuniesen cada año en capítulo general. En 1119, había ya nueve abadías dependientes de Citeaux y Claraval. Entonces, san Esteban redactó los estatutos, conocidos con el nombre de «Carta de Caridad», que organizaban la Orden Cisterciense y determinaban su modo de vida.

Siendo ya muy viejo y casi ciego, san Esteban renunció al báculo abacial para prepararse a morir. Ya en su lecho de muerte, oyó a unos monjes decir, en tono de alabanza, que sin duda iba a presentarse sin temor al juicio de Dios; irguiéndose entonces en el lecho, les dijo: «Os aseguro que voy a presentarme ante Dios con temor y temblor, como si ninguna cosa buena hubiese hecho en mi vida, porque lo que pude haber hecho de bueno y el fruto que haya podido recoger, son obra de la gracia de Dios. Tengo miedo de haber administrado la gracia con menos celo y humildad de lo que debiera». Esas fueron sus últimas palabras. Nunca hubo, propiamente hablando, una canonización formal, pero el Card. Baronio inscribió su nombre en el Martirologio Romano, y el capítulo general de la Orden confirmó su culto en 1623.

Los materiales para el estudio de la primitiva historia de la Orden del Cister son relativamente numerosos. Los principales son el Exordium Parvum, el Exordium Magnum, las crónicas de Guillermo de Malmesbury y Ordericus Vitalis y una vida de san Roberto de Molesmes. El P. Dalgairns publicó en la colección Lives of English Saints, una excelente biografía de san Esteban Harding, reeditada en 1898 con algunas notas por el P. Herbert Thurston, y en 1946, en los Estados Unidos, Gregor Müller escribió varios artículos importantes sobre los primeros años de Citeaux en Die Cistercienser-Chronik; ver sobre todo eI que se titula Citeaux unter dem Abte Alberich, vol. XXI (1909), nn. 239-243. Sobre la Carta de Caridad, véase D. Knowles, The Monastic Order in England (1949), pp. 208-216.

fuente: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
accedido 3448 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: https://www.eltestigofiel.org/index.php?idu=sn_1026
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 3.232.129.123
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2021 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.34