Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
Santos Mapálico y compañeros, mártires
fecha: 19 de abril
†: 250 - país: África Septentrional
canonización: pre-congregación
hagiografía: Abel Della Costa
Elogio: En la provincia romana de África, san Mapálico, mártir, que durante la persecución desencadenada bajo el emperador Decio, movido de piedad hacia su familia pidió que se concediese la paz eclesiástica a su madre y a su hermana, que habían abjurado, tras lo cual, conducido ante el tribunal, fue coronado por el martirio. Con él perecieron muchos otros santos mártires que confesaron igualmente a Cristo, entre ellos Baso, en una cantera; Fortunio, en la cárcel; Pablo, en el mismo tribunal; Fortunata, Victorino, Víctor, Heremio, Crédula, Hereda, Donato, Firme, Venusto, Frutos, Julia, Marcial y Aristón, muertos por hambre en prisión.

El testimonio sobre estos mártires, en especial acerca del cabeza de grupo, Mapálico, proviene de las cartas de san Cipriano de Cartago, mártir él mismo ocho años después, y de quien nos queda el conmovedor y sincero testimonio de su pasión.

El santo exhorta a los cristianos a mantenerse firmes en la confesión de la fe en medio de las pruebas, y lo hace acudiendo a ejemplos recientes y que da por conocidos. Uno de esos ejemplos es precisamente el de Mapálico y sus compañeros, a quienes cita en tres ocasiones, extendiéndose en el caso: en la carta 8, en la 21 y en la 22, las tres auténticas, por lo que tenemos un testimonio, no sólo autorizado, sino también inusualmente cercano a los hechos. El grupo dio su martirio en el año 250, en la persecución del emperador Decio, una de las más devastadoras, sólo superada por la de Diocleciano, cincuenta años más tarde.

En la carta 8 Cipriano se detiene específicamente en la pasión del propio Mapálico, y de cómo el santo, a las puertas de la muerte, alentaba a los demás y en medio de los tormentos, movido por el Espíritu Santo, ofreció al procónsul que vería la respuesta del cielo al día siguiente; efectivamente, nos dice Cipriano, el cielo confirmó al día siguiente que lo recibía en la gloria, posiblemente con algún prodigio sobre el que la carta no se extiende. En la carta 21 menciona la lista de los compañeros del santo, tal como la reproduce el elogio del Martirologio Romano.

En la 22 cuenta el episodio de que Mapálico intercedió por su madre y hermana, tal como señala el elogio, pero la cuestión no es meramente anecdótica sino que se inscribe en el problema de los "lapsi", los que abjuraban de la fe frente al martirio, que era el problema candente en época de Cipriano.  En la Iglesia de los dos primeros siglos había prevalecido la interpretación de que una vez que una persona era bautizada, si abjuraba de la fe (por ejemplo, por ceder ante las torturas a las que eran sometidos los cristianos en persecución), ya no había posibilidad de pedir el reingreso en la fe, se era réprobo para toda la eternidad.

Sin embargo, no todos aceptaban esta interpretación rigurosa, y el problema de los que abjuraban de la fe y querían volver -que dividió verdaderamente a la Iglesia, como lo muestra la historia de san Ceferino y san Hipólito- ocupó el primer plano de los debates del siglo III. Gracias a ello, a escritos como los de San Cipriano, a ejemplos como los de san Mapálico, hubo una gran evolución en la disciplina penitencial de la Iglesia, y se entendió de una manera nueva el modo de aplicar los méritos infinitos d ela muerte de Cristo a los pecados cometidos una vez bautizados.

Precisamente el santo trataba de mostrar con el ejemplo de Mapálico, que una cosa era pedir por piedad en favor de su madre y hermana, y otra era renegar de la fe y pretender pedir para sí mismo. En todo caso san Mapálico verificó con su propia sangre la disposición a dar la vida por Cristo.

La cuestión de los lapsi está tratada con más extensión en la propia biografía de san Cipriano. Las cartas del santo se encuentran en la Biblioteca.

 

 

 

 

Abel Della Costa
accedido 2608 veces
ingreso o última modificación relevante: abril 2018
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: https://www.eltestigofiel.org/index.php?idu=sn_1291
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 35.172.136.29
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2021 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.34