Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003
Santa Franca, abadesa
fecha: 25 de abril
fecha en el calendario anterior: 26 de abril
n.: c. 1175 - †: 1218 - país: Italia
canonización: Conf. Culto: Gregorio X 1273
hagiografía: Santi e Beati
Elogio: En la región de Piacenza, en la Emilia, santa Franca, abadesa, que quiso ingresar en la Orden Cisterciense y pasaba noches enteras en oración ante Dios.
Patronazgos: protectora contra los problemas de los ojos y las pesadillas.

Nació en 1175 de padres pertenecientes a la noble familia de los condes de Vitalta, en el territorio de Piacenza. De muy joven entró en el monasterio benedictino de San Siro, uno de los más florecientes de la época, donde a los catorce años pronunció los votos solemnes. En 1198, a la muerte de la abadesa Bricia, fue elegida en su lugar; su decisión de introducir en el monasterio la vida regular le suscitó una fuerte oposición, ya sea de parte de algunas nobles familias piacentinas, que con gusto apoyaban a otra como jefa de las religiosas, como de parte de un grupo de monjas, capitaneadas por la hermana del obispo Grimerio (1199-1210), el cual, sin embargo, iluminado por san Folco Scotti, en ese momento preboste de Santa Eufemia, hizo cesar toda oposición.

Por deseo de una mayor perfección, en 1214 aceptó la invitación y el ejemplo de Carencia Visconti, que había fundado en Montelana un monasterio femenino cisterciense, aunque igual conservó por un tiempo del cargo de abadesa la administración de San Siro. La comunidad se trasladó enseguida, por razones de seguridad y comodidad, a Pittolo, haciendo surgir un monasterio que Franca mantuvo hasta su muerte, el 25 de abril del 1218. Allí fue sepultado su cuerpo, objeto de veneración y medio por el cual Dios obró muchos prodigios. Después de varios traslados, se encuentra ahora en la iglesia de los benedictinos de San Raimundo, en Piacenza.

Su culto, aprobado -aunque oralmente- por el beato Gregorio X, se difundió no sólo en la diócesis de Piacenza, sino también en las limítrofes de Pavia y Bobbio. La santa es particularmente invocada para los males de los ojos. Se la suele representar o con el hábito cisterciense o con el benedictino. Una fiesta solemne se realiza en su homenaje el último domingo de agosto sobre el monte Santa Franca (es decir, Montelana), donde hay, en su honor, un oratorio; es un acontecimeinto interprovincial con gran afluencia de peregrinos.

Traducido de un artículo de Guido Tammi en Enciclopedia dei santi.

fuente: Santi e Beati
accedida 1183 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: https://www.eltestigofiel.org/index.php?idu=sn_1369
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 34.229.24.100
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2019 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - 5.4.45