Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003
Beato Bonifacio Valperga, obispo
fecha: 25 de abril
†: 1243 - país: Italia
canonización: Conf. Culto: León XIII 28 abr 1890
hagiografía: Santi e Beati
Elogio: En Aosta, en los Alpes Grayos, beato Bonifacio Valperga, obispo, insigne por su caridad y humildad.

De la antigua familia de los condes de Valperga, que la tradición hacía descender del primer rey de Italia, Arduino de Ivrea, Bonifacio nació en Turín, en la segunda mitad del siglo XII. Sus padres fueron Mateo, sexto conde de Canavese, y Ana Levi de Villars. Recibida la primera educación cristiana en la familia, fue luego enviado junto a su tío paterno Arduino, obispo de Turín, que lo proveyó de una más amplia instrucción, pareja al crecimiento en las virtudes cristianas. A cierta edad, Bonifacio decidió ingresar en la vida religiosa, vistiendo el hábito monástico en la abadía benedictina de Fructuaria, en la actualidad San Benigno Canavese. Pasó luego al convento agustiniano de San Urso de Aosta, brillando también aquí por su doctrina y santidad de vida.

Bien pronto, alrededor del 1210, fue nombrado prior. En tal tarea emprendió una vigorosa dirección, tanto espiritual como temporal, de la comunidad, atrayendo sobre sí la admiración y la estima del pueblo. Consiguió que los fieles tomasen con más afecto la suerte del convento, interviniendo más frecuentemente con donativos. Difundida cada vez más su fama por todo el Valle, cuando el obispo Jacobo fue transferido a Asti, Bonifacio fue elegido, el 17 de julio de 1219, para la sede episcopal de Aosta, como vigésimo sucesor del primero obispo, san Eustacio.

Las numerosas donaciones en favor de la mesa episcopal testimonian la buena administración de los bienes diocesanos que supo realizar, y la confianza que inspiró en sus fieles. Empeñó todos sus esfuerzos como pastor de la grey que tenía confiada, por veinticuatro años, distinguiéndose siempre por su humildad, amor a los pobres, y premura en el cuidado de las almas. Murió el 25 de abril de 1243, y fue sepultado en principio en la colegiata de San Urso. Pero luego su cuerpo fue trasladado a la catedral de Aosta, a la capilla de San Antonio. Fue inmediatamente venerado como beato, y fundada una prebenda en su nombre. En 1291 le fue dedicado un altar por el obispo Nicolás Versatori, en torno al 1302 le fue erigida una estatua de mármol, y se hicieron tres reconocimientos de sus reliquias, en 1551, en 1783 y en 1817. En esta ocasión, una urna con sus restos fue depositada en un nicho entre el presbiterio y la nave derecha de la catedral de Aosta, donde hasta hoy está expuesto a la veneración de los fieles. El papa León XIII confirmó en 1890 su culto inmemorial.

Traducido para ETF, con escasos cambios, de un artículo de Fabio Arduino.

fuente: Santi e Beati
accedida 1094 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: https://www.eltestigofiel.org/index.php?idu=sn_1370
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 18.204.56.104
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2019 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.24