Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
San Servacio de Tongres, obispo
fecha: 13 de mayo
†: c. 384 - país: Países Bajos
canonización: pre-congregación
hagiografía: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
Elogio: En Maastricht, junto al río Mosa, en la Galia Bélgica, san Servacio, obispo de Tongres, que defendió con tenacidad la fe ortodoxa nicena acerca de la naturaleza de Cristo, en las controversias suscitadas en varios concilios.
Patronazgos: patrono de Maastricht y otras ciudades, tanto de Bélgica como de Países Bajos; de los cerrajeros y carpinteros; protector de los cojos y contra la dolencias del pie, el reumatismo, fiebre, miedo a la muerte, para pedir por los daños de las heladas y las plagas de ratas y ratones.
refieren a este santo: San Febadio de Agen

San Servacio había nacido probablemente en Armenia. Durante el destierro de san Atanasio, le ofreció hospedaje a éste y defendió la causa del gran patriarca en el Concilio de Sárdica. Después del asesinato de Constante, el usurpador Majencio envió a san Servacio y a otro obispo a Alejandría para defender su causa ante el emperador Constancio. La embajada no tuvo éxito, pero san Servacio tuvo ocasión de volver a ver en Egipto a san Atanasio. El año 359, san Servacio asistió al Concilio de Rímini, donde se opuso valientemente a la mayoría arriana, junto con san Febadio, obispo de Agen; sin embargo, ambos santos se dejaron engañar por la fórmula que se firmó ahí, hasta que los ilustró san Hilario de Poitiers.

San Gregorio de Tours cuenta que san Servacio predijo la invasión de los hunos a las Galias y que, con el ayuno, la oración y una peregrinación a Roma, trató de evitar esa catástrofe. El santo emprendió la peregrinación a Roma en espíritu de penitencia para encomendar su grey a los dos grandes Apóstoles. Casi inmediatamente después de su regreso a Tongres, contrajo la peste y murió. Algunos autores sostienen que murió en Maestricht. En ese mismo año, la ciudad de Tongres fue saqueada; pero la profecía de san Servacio se cumplió plenamente setenta años más tarde, cuando Atila y los hunos invadieron y asolaron toda la región.

En los Países Bajos se profesaba gran devoción a san Servacio en la Edad Media, y las leyendas sobre él se multiplicaron. Las reliquias del santo se conservan en Maestricht, en un hermoso relicario antiguo; también se conservan su báculo, la copa en que acostumbraba beber, y su llave de plata. Según la tradición, el mismo san Pedro le dio esa llave en Roma, durante una visión; pero en realidad se trata de una de las Claves Confessionis S. Petri [«llave de la confesión de San Pedro»] que los Papas solían regalar a algunos personajes distinguidos, fundidas con un poco del acero de las cadenas de San Pedro. Otra tradición cuenta que la copa había sido regalada a san Servacio por un ángel y que tenía la propiedad de curar la fiebre.

Las actas de San Servacio son, en realidad, obra de Herigero, abad de Lobbes (siglo X); se hallan reproducidas, en parte, en Acta Sanctorum, mayo, vol. III. Recientemente se han descubierto algunos textos más antiguos; pueden verse en Analecta Bollandiana, Vol. I (1882), pp. 88-112, y en G. Kurth, Deux biographies de St Serváis (1881). Véase también G. Kurth, Nouvelles recherches sur St Serváis (1884); A. Proost, Saint Serváis (1891); F. Wilhelm, (1910); G. Gorris (1923); Duchesne, Fastes Episcopaux, vol. m, p. 188; y Anallecta Bollandiana, vol. IV (1937), pp. 117-120. El culto de san Servacio fue muy popular y la literatura sobre él es considerable. Sobre las llaves de San Pedro, cf. Dictionnaire d'Archéologie chrétienne et de Liturgie, vol. III, c. 1861.
En la imagen, frente del relicario de san Servacio que se conserva en Maastricht, del siglo XII.

fuente: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
accedida 1919 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: https://www.eltestigofiel.org/index.php?idu=sn_1600
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.224.56.126
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2018 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa