Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003
San Besarión, eremita
fecha: 6 de junio
fecha en el calendario anterior: 17 de junio
†: s. IV - país: Egipto
canonización: pre-congregación
hagiografía: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
Elogio: En Scete, en Egipto, san Besarión, anacoreta, que por el amor de Dios fue mendicante y peregrino.

Se profesa una gran veneración a san Besarión en el Oriente, donde su nombre, con algunas variantes, se impone a menudo en la pila bautismal; por ejemplo, el padre de José Stalin se llamaba Vissarion. Nuestro santo era natural de Egipto y, en cuanto se sintió llamado a seguir el camino de la perfección, se fue a vivir al desierto. Primero fue discípulo de san Antonio y después de san Macario. Se dice que no vivía bajo techo, sino que pasaba el tiempo en marcha de un sitio a otro para quedarse a descansar donde le sorprendía el cansancio; observaba un estricto silencio y mortificaba su carne con ayunos y penitencias; se afirma que, en una ocasión, resistió los cuarenta días de la Cuaresma de pie sobre una zarzas y sin probar bocado. Su caridad hacia todos los que se acercaban a él en busca de consuelo, le condujo tan cerca de la perfección, que el cielo le dotó con el poder de obrar milagros, como el de hacer potable el agua salada y provocar la lluvia en tiempos de sequía, caminar sobre las aguas del Nilo y vencer a los demonios. Lo mismo que otros muchos padres del desierto, San Besarion vivió hasta una edad muy avanzada. Sus admiradores le compararon con Moisés, Josué, Elías y san Juan Bautista.

Los datos que hemos dado se tomaron de un panegírico sobre el santo de su nombre, escrito por el gran cardenal Besarión. Ese mismo texto fue impreso, con una introducción, por Peter Joannou en Analecta Bollandiana, vol. LXV (1947), pp. 107-138. El cardenal tomó sus datos de los Sinaxarios griegos. Véase el Acta Sanctorum, junio, vol. III.

fuente: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
accedida 2559 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: https://www.eltestigofiel.org/index.php?idu=sn_1920
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 34.237.75.18
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2019 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.20