Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
San Fortunato de Nápoles, obispo
fecha: 14 de junio
†: s. IV - país: Italia
canonización: culto local
hagiografía: Santi e Beati
Elogio: En Nápoles, en la Campania, san Fortunato, obispo.

No se conoce con precisión la fecha de su episcopado, que debió haber transcurrido a mediados del siglo IV, al tiempo que arreciaba la herejía arriana. Ésta había sido difundida por el hereje Arrio de Alejandría (280-336), que afirmaba que el Verbo, encarnado en Jesús, no era de la misma sustancia que el Padre, sino que era la primera de sus criaturas. La herejía desencadenó una lucha, por momentos violenta, entre las dos posiciones que tomaron partido en la Iglesia de aquel tiempo -llegó a haber realmente dos iglesias-, y a las cuales no fue extraño el poder civil. El obispo de Nápoles, Fortunato, hizo todo lo posible por preservar su diócesis del contagio arriano, no obstante las tentativas de unos obispos orientales favorables a la herejía, huídos del Concilio de Sárdica, que querían ponerlo de su parte.

Se sabe que hizo construir una basílica-cementerio que tomó su nombre, en el Valle della Sanità, cerca de las catacumbas de san Gaudioso, y que esta basílica tuvo gran importancia. Allí mismo fue sepultado el santo tras su muerte, y en el mismo lugar fueron depositados los restos de san Máximo, 10º obispo de Nápoles, que, víctima de la dicha herejía arriana, había muerto en el exilio, en Oriente, y a quien su sucesor, el obispo san Severo, había hecho trasladar de nuevo a Nápoles.

Bajo el episcopado de Juan el Escriba (+ 849), las reliquias de san Fortunato y de san Máximo fueron trasladadas a la «Stefania», la antigua catedral de Nápoles. De este mismo período es el famoso «Calendario marmóreo» de Nápoles -un calendario santoral antiguo, del siglo IX, que es una fuente importantísima para determinar qué santos se veneraban en aquella importante diócesis-, que se conserva actualmente en la Catedral napolitana. Allí se reporta a san Fortunato el 14 de junio, y en esa misma fecha quedó inscripto tanto en los demás calendarios napolitanos como en el Martirologio Romano.

Incluso ahora muchos napolitanos llevan el nombre de Fortunato, lo que testimonia el largo e incesante culto gozado a través de los siglos por este santo obispo, del cual, lamentablemente, no es posible dar más noticias.

Traducido para ETF, con escasos cambios, de un artículo de Antonio Borrelli.

fuente: Santi e Beati
accedida 1261 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: https://www.eltestigofiel.org/index.php?idu=sn_2015
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.224.247.42
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2018 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa