Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
Santa Lucrecia de Mérida, mártir
fecha: 23 de noviembre
†: s. IV - país: España
canonización: pre-congregación
hagiografía: Abel Della Costa
Elogio: En Mérida, de Lusitania, santa Lucrecia, mártir.

No debe confundirse esta santa Lucrecia de Mérida con la más conocida santa Lucrecia, o Leocricia, de Córdoba, de la que habla san Eulogio a propósito de la persecución musulmana; entre una y otra median no menos de cuatro siglos. De la santa que veneramos hoy apenas si quedan noticias. Se sabe que existió en Mérida un templo dedicado a la santa, pero fue antes de la invasión musulmana en España, y no quedan de él rastros. D. Bernabé Moreno de Vargas (1576-1648) en su «Historia de la ciudad de Mérida» conjetura que ese templo puede haber estado donde, en su tiempo, estaba la ermita de Nuestra Señora de Loreto, lamentablemente desaparecida también, y cuyo emplazamiento es también objeto de conjeturas, cercano al Matadero Regional.

Lucrecia aparece mencionada en en Hieronymianum y en otros martirologios antiguos, en época de Diocleciano, y aunque no puede darse por completo seguro este dato, parece que fue martirizada bajo la presidencia de Daciano. Conocemos a este perseguidor porque en su viaje por la Península, en los primeros años del siglo IV, fue sembrando su camino de mártires cristianos, pero no se sabe con certeza el año en que estuvo en Mérida. Los autores antiguos dan fechas entre el 305 y el 308, pero parece que la mayor probabilidad es el 306 o después.

Se conserva una «passio» no auténtica, pero que expresa bien el tipo de las pasiones de mártires de los primeros siglos. En ella hay un diálogo que resume, si no las frases pronunciadas por uno y otro en aquel momento, sí la fortaleza de las mártires cristianas, débiles en su figura, pero llenas de una fortaleza sobrenatural; en efecto, viendo Daciano que todas las reconvenciones eran inútiles, dice: «...elige por último uno de estos dos extremos, o padecer como necia diferentes penas entre los sentenciados a muerte, o sacrificar a los Dioses como sabia y noble persona. A esto respondió Lucrecia: Sacrifica tú a los demonios, que yo solo ofrezco sacrificio al verdadero Dios y a Jesucristo, su único Hijo.»

Noticias tomadas de historia de la Ciudad de Mérida, de D. Bernabé Moreno de Vargas, pág 113-114, Madrid, 1633, y del «Suplemento á la última edición del año christiano del Padre Juan Croiset», tomo II, pág 338ss., por D. Juan Julián Caparrós, Madrid, 1743. La imagen, reproducida en varios santorales de internet, posiblemente no sea de santa Lucrecia de Mérida sino de la de Córdoba, mucho más difundida.

Abel Della Costa
accedido 3140 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: https://www.eltestigofiel.org/index.php?idu=sn_4275
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.208.73.179
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2021 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.34