Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
San Moisés, presbítero y mártir
fecha de inscripción en el santoral: 25 de noviembre
†: 251 - país: Italia
canonización: pre-congregación
hagiografía: Abel Della Costa
Elogio: En Roma, conmemoración de san Moisés, presbítero y mártir, que en la persecución desencadenada bajo el emperador Decio, al ser martirizado el papa san Fabián, cuidó, junto con el colegio de presbíteros, de los hermanos en la Iglesia, y determinó que debía otorgarse la reconciliación a los lapsos que estuviesen enfermos y moribundos, a quienes consolaba frecuentemente con las cartas de san Cipriano de Cartago durante el largo tiempo que estuvo retenido en la cárcel. Fue coronado, finalmente, con un martirio glorioso y admirable.

Moisés, que era tal vez de origen judío, ejercía el sacerdocio en Roma. Según cuenta san Cipriano, encabezaba un grupo del clero del que salieron los primeros mártires de la persecución de Decio (249-251). Los miembros de ese grupo mantuvieron correspondencia epistolar con san Cipriano y el clero de Cartago. En la época se debatía mucho la cuestión de los «lapsi» (o a veces llamados «relapsi»), es decir, los que por miedo u otra debilidad humana, en tiempos de persecución, negaban la fe para salvar su vida, pero luego querían volver al seno de la Iglesia. Las opiniones estaban divididas, y los «rigoristas», que se negaban a que los lapsi fueran readmitidos, gozaban de mucho prestigio. No se había aun desarrollado en la Iglesia una práctica penitencial fuera de la que preparaba al bautismo, y puesto que el bautismo no se podía administrar dos veces, muchos razonaban que quien caía en un asunto tan grave como es negar la fe, quedaba definitivamente fuera de la Iglesia.

Este problema no era nuevo, sino que surgía con cada persecución; a mediados del siglo III, en el contexto de la persecución de Decio, quien representaba las posiciones rigoristas era, entre otros, Novaciano, gran intelectual, cuyos escritos eran muy apreciados, y que se había escrito con san Cipriano de Cartago de modo que parecía que tenían posiciones en común en torno a los lapsi. El Martirologio Romano resume la delicada situación de la Iglesia de Roma: el papa san Fabián había sido martirizado, la sede estuvo vacante por cerca de un año, ya que aun no había sido elegido el papa san Cornelio; en ese interregno los rigoristas cobraron fuerza; pero san Moisés cayó en la cuenta de los peligros del rigorismo de Novaciano y consiguió que su grupo rompiese con él. Moisés estaba preso, pero, apoyado por Cipriano de Cartago, y a la vez apoyando él mismo la lucha que Cipriano llevaba en su propia sede, se opuso a la solución rigorista. El problema no era menor, se jugaba toda una interpretación de la universalidad y la profundidad de la redención realizada por Cristo, y triunfó el espíritu de misericordia y de acogimiento del miembro débil.

En el año 251, tras once meses y once días de prisión, Moisés recibió el martirio: «Fue coronado, finalmente, con un martirio glorioso y admirable», dice el elogio, tomando la frase de una carta de san Cornelio que reproduce Eusebio de Cesarea. Trunfó en la última batalla, de cara al mundo, luego de haber triunfado en la batalla que se libraba internamente en la Iglesia; en la misma carta Cipriano dice que Novaciano «quedó sólo y desnudo», ya que los hermanos que lo habían apoyado estaban volviendo al seno de la verdadera fe. La misma lucha entre la ciertas formas de entender la pureza de la fe y el acogimiento del hermano débil se libró en otros momentos de la historia, y se libra hoy.

Las cartas de san Cipriano informan sobre Moisés, y también Eusebio, en la Histria Eclesiástica, libro VI, cap. 43. Ver Butler-Guinea, tomo IV, pág 419 (con algunos serios errores de imprenta).

Abel Della Costa
accedido 3676 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el enlace de la página
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 3.236.65.63
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2022 - www.eltestigofiel.org - puede reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.34