Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003
Santa Adalheide, abadesa
fecha: 5 de febrero
n.: c. 960 - †: 1015 - país: Alemania
otras formas del nombre: Adelaida, Alicia, Adelheide, Adelaida de Bellich
canonización: Conf. Culto: Pablo VI 27 ene 1966
hagiografía: Santi e Beati
Elogio: En Colonia, de Lotaringia, santa Adalheide, primera abadesa del monasterio de Vilich, en el que introdujo la Regla de san Benito, y después del monasterio de Santa María de Colonia, donde falleció.
Patronazgos: protectora contra enfermedades de los ojos.

Nació hacia el 960, probablemente en el castillo de Geldern, en Alemania; de niña fue confiada para su educación a las canónigas de San Jerónimo, del monasterio de Santa Úrsula, en Colonia, donde se distinguió en el estudio y por su innata piedad. Su hermano Gofredo murió en la guerra contra los bohemios en el 977, y los padres destinan la parte de herencia que le hubiera correspondido a la construcción de un monasterio de canónigas en Vilich (o Bellich), cerca de Bonn, designando a Adalheide como primera abadesa. A pesar de su corta edad, se mostró a la altura de su misión, promoviendo en el convento el estudio y las obras de piedad.

Después de la muerte de su madre (994) Adalheide decidió introducir en la comunidad la Regla de San Benito, y después de haberla experimentado personalmente durante todo un año, se puso bajo la dirección de las benedictinas del monasterio de Santa María del Capitolio, en Colonia, de las que era abadesa su hermana Bertrada. Hacia el 1000 su hermana murió, y Adalheide fue puesta por el obispo de Colonia, san Heriberto, con el consentimiento del emperador Otón III, también en la dirección del convento de Colonia. Se comprometió en la guía de los dos monasterios con gran prudencia y energía en la toma de decisiones, así como en la caridad hacia los pobres, a quienes destinó de manera estable ciertas rentas del monasterio de Vilich.

Tuvo dones místicos y, gracias a su intercesión, también se produjeron milagros. Murió en Colonia el 5 de febrero de 1015 y el cuerpo, por deseo suyo, fue sepultado en el claustro del monasterio de Vilich, pero enseguida fue trasladado a la Iglesia, dado el gran número de peregrinos que acudían a rezar a su tumba, amenazando la tranquilidad del claustro. El culto de la santa comenzó inmediatamente después de su muerte y tuvo una gran difusión, llegando incluso a Francia, donde se la conoció con el nombre de Alicia. El papa Pablo VI confirmó su culto inmemorial el 27 de enero de 1966.

Traducido para ETF de un artículo de Antonio Borrelli. En Acta Sanctorum, febrero, vol. I, pp. 721-727, puede leerse en latín la vida, escrita por Bertrada, monja contemporánea suya. El decreto de confirmación de culto, que también traza una somera biografía, puede verse en AAS 58 (1966) pág 400ss.

fuente: Santi e Beati
accedida 2569 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: https://www.eltestigofiel.org/index.php?idu=sn_465
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.92.148.165
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2019 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - 5.4.45