Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
17 mártires de la persecución religiosa en Irlanda
Aunque pertenecen al contexto general de la persecución religiosa en Inglaterra a partir del nacimiento del Anglicanismo, la persecución en Irlanda revistió algunas características peculiares, y un grupo de 17 mártires, representativos de un conjunto mucho más amplio, fue beatificado por SS. Juan Pablo II en 1992.

El contexto histórico en el que se coloca el martirio de estos 17 gloriosos mártires es el de la Reforma protestante, y más específicamente del cisma anglicano, en la particular situación de las relaciones civiles y políticas entre Inglaterra e Irlanda, que terminó con el triunfo de la supremacía de Inglaterra sobre la isla vecina. La evolución de la situación religiosa en Inglaterra tuvo consecuencias inevitables en la población de Irlanda, que se mantuvo fiel a la fe católica de sus padres. En el corazón de esta trágica persecución está la doctrina de la supremacía del Romano Pontífice en lo espiritual.

La excomunión impuesta en 1570 por el papa san Pío V a la reina Isabel I de Inglaterra dio inicio a una persecución frenética en Inglaterra, en particular, contra los sacerdotes. En Irlanda, en cambio, las primeras ejecuciones se llevaron a cabo con la esperanza de infundir miedo en los corazones de la gente. La rebelión iniciada por el conde de Desmond en el sur de la isla, la expedición militar de James Fitzmaurice Fitzgerald en julio de 1579 con el apoyo de Gregorio XIII, la insurrección de Lord Baltinglass en 1580, realizada en nombre de la libertad del catolicismo, todas fallaron miserablemente. En opinión de las autoridades protestantes en Dublín, sin embargo, estas iniciativas constituyen un motivo válido de preocupación.

Fue en este clima que se ejecutaron obispos, sacerdotes, religiosos y laicos. El trágico destino de todas estas personas depende más de un motivo único, a saber, la negativa a profesar el juramento de supremacía, que reconocía a la Reina como única cabeza de la Iglesia Anglicana.

Pasaron los días de martirio, pero afortunadamente no se perdió la memoria de los mártires. David Rothe, obispo de Ossory, fue uno de los primeros en preocuparse por mantener viva la memoria de los que habían derramado su sangre por la fe en Irlanda, y en su «Analecta de rebus Hibernicis», impreso en Colonia en 1619, publicó el frutos de sus investigaciones. En la recopilación de las listas pudo servirse del trabajo de dos predecesores: Conor O'Devany, él mismo mártir en 1612, y el jesuita Juan Howlin Waterford.

En 1661, un sínodo celebrado clandestinamente en Fethard, en la provincia eclesiástica de Cashel, instó a todos los obispos a elaborar una especie de martirologio diocesano, de los cuales ya no existe, por desgracia, ninguna copia, pero sí hay de las listas enviadas por diversas concregaciones religiosas a las respectivas Curias Generales. El número inicial de 460 nombres bajó prontamente a 292. Recientemente, a invitación de la Santa Sede, fue seleccionado entre un total de casi 260 Siervos de Dios, un grupo más pequeño, de sólo 17 mártires perfectamente documentados, provenientes de las cuatro provincias de Irlanda, que el Papa Juan Pablo II beatificó a 27 septiembre de 1992.

Traducido para ETF de un artículo de Fabio Arduino.

fuente: Santi e Beati
accedido 3740 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: https://www.eltestigofiel.org/index.php?idu=sn_4884
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 3.235.238.217
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2020 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.31