Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
Beata Humbelina, abadesa
fecha: 12 de febrero
fecha en el calendario anterior: 21 de agosto
n.: 1092 - †: 1136 - país: Francia
canonización: Conf. Culto: Clemente XI 1703
hagiografía: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
Elogio: En el monasterio de July, en la región de Troyes, en Francia, beata Humbelina, priora, la cual, convertida por su hermano san Bernardo de la vida mundana que llevaba, con el consentimiento de su marido abrazó la vida monástica.

La beata Humbelina nació en 1092, un año después que su hermano san Bernardo, de quien fue siempre íntima amiga. Como él, poseía una gran belleza física, una hermosa voz y cantaba muy bien. Contrajo matrimonio con Guido de Mercy, miembro de la casa de Lorena. Algunos años después de la fundación de Claraval, fue a visitar a san Bernardo en la abadía y se presentó lujosamente vestida y con un numeroso cortejo. Cuando se enteró san Bernardo de su boato, se disgustó profundamente y se negó a verla. El santo, que conocía bien a su hermana, encontraba poco apropiado ese lujo y tal vez imaginó que Humbelina quería deslumbrarle. Esta adivinó al punto lo que había molestado a san Bernardo o tal vez, según sostiene la tradición, otro de sus hermanos, Andrés, se lo comunicó en términos violentos, pero en todo caso, mandó decir al santo que si salía a verla estaba pronta a escuchar sus consejos. Bernardo accedió. La vida de Humbelina en el mundo se desarrollaba más en los grandes salones que en las iglesias, y san Bernardo pensó que su hermana necesitaba cambiar de rumbo. Así pues, aprovechando la oportunidad, la reprendió dulcemente y le recordó la virtuosa vida y ejemplo de su madre. Aquellas palabras produjeron gran efecto, pues la elocuencia de Bernardo era irresistible hasta para su hermana, y Humbelina partió llena de arrepentimiento.

Algunos años más tarde, esa entrevista produjo un efecto inesperado, ya que Humbelina obtuvo que su esposo le permitiese hacerse religiosa y se retiró al convento de «Les-Nonnains» de Jully, cerca de Troyes. Su cuñada Isabel era abadesa. Cuando ésta partió a fundar otro convento en Dijon, Humbelina fue elegida para reemplazarla. La beata practicaba austeras penitencias. Como sus religiosas le exhortasen a la moderación, replicó: «La moderación está bien para vosotras, hermanas mías, que habéis servido a Dios en la religión toda vuestra vida. Pero yo he vivido tanto tiempo en el mundo y del mundo, que no hay penitencia demasiado grande para mí». Durante su última enfermedad, la asistieron tres de sus hermanos: Bernardo, Andrés y Nivardo. La beata murió en los brazos de san Bernardo en 1135 o 1136. Su culto fue aprobado en 1703.

No existe ninguna biografía antigua de Humbelina. En Acta Sanctorum, agosto, vol. IV, hay una corta biografía. La beata ocupa el primer lugar entre las santas mujeres cuya biografía escribió Henríquez en Lilia Cisterciensium (1633). Casi todas las vidas de san Bernardo hablan más o menos extensamente de su única hermana, Humbelina.

fuente: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
accedido 2377 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: https://www.eltestigofiel.org/index.php?idu=sn_553
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 3.85.214.125
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2020 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.31