Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003
Beato Carlos el Bueno, mártir
fecha: 2 de marzo
n.: c. 1084 - †: 1127 - país: Bélgica
canonización: Conf. Culto: León XIII 4 feb 1882
hagiografía: Abel Della Costa
Elogio: En Brujas, en Flandes, beato Carlos Bono, mártir, que, siendo príncipe de Dinamarca y después conde de Flandes, se mostró paladín de la justicia y defensor de los pobres, hasta que fue asesinado por unos soldados a los que buscaba en vano inducir a la paz.
refieren a este santo: San Canuto IV de Dinamarca

El gobierno sabio y benéfico de Carlos, conde de Flandes y de Amiens, así como su santidad personal, le ganaron merecidamente el título de «el bueno». Era hijo de san Canuto, rey de Dinamarca, quien había sido asesinado en Odense, en 1086. Carlos no tenía entonces más de cinco años de edad. Su madre se trasladó con él a la corte de su propio padre, Roberto, conde de Flandes. Al llegar a la edad requerida, Carlos recibió, junto con el espaldarazo de caballero, la espada de su padre, que había vuelto a sus manos de un modo singular, según cuenta la leyenda. En efecto, siendo todavía niño, Carlos había ido a visitar a los prisioneros en la cárcel de Brujas; entre ellos se encontraba Ivend Trenson, quien había pasado allí largos años como rehén. Ahora bien, Ivend Trenson había recogido la espada de san Canuto, después del asesinato de éste, y la tenía en la prisión, bajo la almohada de su lecho. Cuando Carlos fue a visitarle, lvend se hallaba acostado. El niño, al ver la espada, pidió a lvend permiso de ceñírsela y el prisionero le contestó: «Si quieres, puedes conservarla, pues es la espada de tu padre». Carlos volvió triunfante al palacio, con la espada, y logró que su abuelo pusiese en libertad a Ivend y a su compañero. Cuando Roberto II fue a la Cruzada de Palestina, su sobrino le acompañó y se cubrió de heridas y de gloria. Carlos también ayudó a su tío en su lucha contra los ingleses. Sucedió a Roberto en el trono su hijo Balduino; como éste no tenía hijos, nombró heredero a Carlos, a quien casó con Margarita, hija del conde Reinaldo de Clermont. Carlos participó en el gobierno desde antes de la muerte de Balduino, de suerte que el pueblo, que conocía ya la prudencia y bondad de Carlos, le aclamó espontáneamente como rey, en cuanto murió Balduino.

Pero había también otros pretendientes al trono y Carlos tuvo que hacer frente, durante varios años, a su oposición. Una vez que consiguió dominar la situación, se entregó a la tarea de crear una era de paz y justicia entre sus súbditos. Dictó excelentes leyes y exigió su estricto cumplimento. Trató de cristianizar a su pueblo, más todavía con su ejemplo que con sus leyes. Cuando alguien le reprochaba apoyar injustamente la causa de los pobres contra los ricos, respondía: «Eso se debe a que conozco muy bien las necesidades de los pobres y el orgullo de los ricos». Tenía tal horror a la blasfemia, que condenaba a ayunar a pan y agua, durante cuarenta días, a los miembros de su corte a quienes sorprendía jurando por el nombre de Dios. Una de sus leyes más sabias fue la de prohibir que se sacase a los hijos de la casa paterna, sin consentimiento de sus padres. Y se mostró tan severo con quienes oprimían a los pobres, que estos empezaron a gozar de una paz y una seguridad hasta entonces desconocidas para ellos. Pero aquella tranquilidad se turbó en agosto de 1124, a causa de un eclipse que los supersticiosos consideraron como un augurio de grandes calamidades, así como por la terrible hambre del año siguiente, a raíz de un invierno excepcionalmente largo y frío.

Carlos daba de comer diariamente a cien pobres en su castillo de Brujas y en cada uno de sus otros palacios. Sólo en Yprés distribuyó en un solo día 7.800 kilos de pan. Reprendió ásperamente a los habitantes de Gante que dejaban morir de hambre a los pobres delante de sus puertas y prohibió la fabricación de cerveza para que todo el grano se emplease en hacer pan. Igualmente mandó matar a todos los perros y fijó el precio del vino. Completó su obra con un decreto para que en las tres cuartas partes del terreno laborable se sembraran cereales y, en el cuarto restante, legumbres de crecimiento rápido. Al tener noticia de que ciertos nobles habían comprado grano para almacenarlo y venderlo más tarde a precios exorbitantes, Carlos y su tesorero, Tancmaro, les obligaron a revenderlo inmediatamente a precios razonables. Esto enfureció a los especuladores, quienes, capitaneados por Lamberto y su hermano Bertulfo, deán de San Donaciano de Brujas, tramaron una conspiración para asesinar al conde. Entre los conspiradores se hallaban un magistrado de Brujas, llamado Erembaldo y sus hijos, quienes querían vengarse de Carlos, porque este había reprimido sus violencias. El conde acostumbraba ir todas las mañanas, descalzo, a la iglesia de San Donaciano, para orar antes de la misa. Un día, cuando iba a cumplir con su devoción, le avisaron que los conspiradores tramaban un atentado contra su vida. Carlos replicó tranquilamente: «Vivimos siempre en medio del peligro, pero estamos en manos de Dios; si tal es Su voluntad, no hay causa más noble que la de la verdad y la justicia para dar la vida por ella». Cuando estaba recitando el «Miserere» ante el altar de Nuestra Señora, los conspiradores cayeron sobre él; uno le arrancó un brazo y Borchardo, el sobrino de Bertulfo, le cortó la cabeza.

Las reliquias del mártir se conservan en la catedral de Brujas, donde se celebra su fiesta con gran solemnidad. Su culto fue confirmado en 1882. El cronista Galberto hace notar, como una especie de milagro, que la noticia del asesinato, que había tenido lugar el miércoles en la mañana, llegó a Londres el viernes a la misma hora, «y sin embargo era imposible cruzar el mar en tan poco tiempo».

Las fuentes biográficas de Carlos el Bueno son abundantes y fidedignas. Uno de sus contemporáneos, Walterio, archidiácono del Thérouanne, escribió un relato; el notario Galberto de Brujas, también contemporáneo del beato, nos dejó una narración aún más completa de los sucesos posteriores al martirio. Ambos documentos se encuentran en Acta Sanctorum, marzo, vol. I y en Migne, PL., así como en MGH., Scriptores, vol. XII, pp. 537-623. Por algún motivo difícil de deducir, la «editio typica» del nuevo Martirologio Romano coloca al beato después de santa Inés de Bohemia, y no antes, como sería lo lógico; posiblemente se trate de un simple error, pero que se repite, como es natural, en las traducciones litúrgicas; en nuestro santoral hemos corregido ese orden al que seguramente corresponde.

 

Abel Della Costa
accedida 2630 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: https://www.eltestigofiel.org/index.php?idu=sn_743
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 3.94.129.211
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2019 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.24