Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
Exposiciones virtuales
4 comentarios

La Cena con los discípulos de Emaús

15 de julio de 2006

La Cena en Emaús

1648

 

Lucas 24,28-31


Al acercarse al pueblo a donde iban, él hizo ademán de seguir adelante. Pero ellos le forzaron diciéndole: "Quédate con nosotros, porque atardece y el día ya ha declinado." Y entró a quedarse con ellos.


Y sucedió que, cuando se puso a la mesa con ellos, tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo iba dando.


Entonces se les abrieron los ojos y le reconocieron, pero él desapareció de su lado.

 

 

Lo reconocieron al partir el Pan, al igual que nosotros lo reconocemos día tras día en ese mismo gesto.

 

La progresión dramática de la escena está tan magistralmente tratada por San Lucas, que el pintor no se detiene en ella, sino más bien en el contraste entre la luz que Jesús proyecta sobre la estancia y los personajes, y ese reconocimiento que aún no se ha producido, y que el espectador puede ya anticipar en las manos de Jesús que están partiendo el pan.

Algo les está ocurriendo a estos discípulos (elocuente mirada del joven, casi perdido en lo que percibe y no alcanza a entender), que justificará que surja posteriormente en ellos la constatación: «¿acaso no ardía nuestro corazón?»

Se produce así un cierto desfasaje entre lo que sabemos los espectadores y lo que saben los personajes (la mujer de espaldas al cuadro, por ejemplo, está todavía probablemente hablando de los sucesos de Jerusalén), que recupera el dramatismo de la escena sin quitar el aura estática y sagrada de la composición.

© El Testigo Fiel - 2003-2020 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.31