Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.

Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.

Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda admite el uso de comillas normales para buscar palabras y expresiones literales.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).

Me interesaría que comentaras el pasaje 1Cor 3,15. Me ha parecido muy interesante y quisiera contextualizarlo y no malentenderlo. Gracias

pregunta realizada por Juan José Escrig
13 de mayo de 2020

Muy interesante el texto, por supuesto no ese versículo aislado sino el conjunto al que pertenece, creo que expresa un pensamiento paulino muy complejo y desafiante.

Desde Orígenes (Contra Celso, V) los versículos 12 al 15 se han convertido en el "locus clasicus" de la doctrina del purgatorio, ya que habla de salir librado del fuego "por los pelos". El texto realmente no habla del purgatorio, y hay que reconocer mucha honestidad en el Concilio de Trento que, al reafirmar la doctrina sobre este tema, se guardó de fantasías y de citas bíblicas tan poco pertinentes.

El "juicio por el fuego" es un tema común a algunas especulaciones griegas y a la apocalíptica muy extendida en el judaísmo de la época, así que es difícil saber si san Pablo está usando esta imagen del juicio por el fuego haciéndose eco de ese pensamiento apocalíptico o condescendiendo con imágenes comunes a sus interlocutores de la comunidad muy helenística de Corinto, pero lo que sí podemos estar seguros es que no es ese el centro de gravedad del pasaje, que no pretende explicar "cómo va a ser" el juicio, sino llamando a la responsabilidad tanto a los dirigentes de la comunidad como a los miembros.

El problema que atraviesa la comunidad de Corinto en ese momento es la profunda división causada por diversas adhesiones internas: "Yo, de Pablo; yo, de Apolo; yo de Cefas..." (1,12; posiblemente el "yo, de Cristo" sea una ampliación retórica del propio Pablo).

Los "de Cefas" es fácil identificarlos con Judeocristianos de observancia legal, los "de Apolo" quizás con cristianos helenistas de tendencia "intelectualista", o que no entendieran/aceptaran del todo la profundidad de la teología bautismal predicada por Pablo (cfr. Hech 18,24ss.), los "de pablo", naturalmente, los defensores de la "libertad frente a la ley" predicada por Pablo... Aunque no sepamos con exactitud las tendencias, conocemos muy bien cómo esas "líneas religiosas" van corroyendo la caridad comunitaria que debe imperar en la Iglesia -¡y que es el alma de la Iglesia!-, hasta muchas veces el punto de ruptura. Lo seguimos experimentando, lo estamos viviendo ahora mismo.

Contrariamente a lo que podría esperarse dada la vehemencia y la intransigencia de Pablo, no aboga por forzar más hacia una ruptura, sino a restituir los lazos de caridad comunitaria, y produce para ello un "alimento sólido" verdaderamente original:

El cimiento es uno y siempre el mismo, Cristo: si está el cimiento, hay posibilidad de construir edificio (v. 11).

El cimiento no es una doctrina, por eso no está en el juego de las diferencias doctrinarias. Posiblemente Pablo esté pensando en el cimiento bautismal... no importa si tiendes a Cefas, a Apolo, a Pablo, a Lefevbre, a Sarah, a Francisco: el bautismo es uno, ese cimiento es inamovible, le tocó a Pablo ponerlo (por ser el fundador de la comunidad), pero lo mismo lo podría haber puesto Apolo o Cefas.

Tras eso, lo que ocurre con ese cimiento es que se desarrolla un edificio, allí sí interviene la doctrina... ¿son todos los edificios iguales? De Pablo esperaríamos que nos diga que solo un edificio puede ser verdadero, sin embargo en bien de la paz en una comunidad dividida, no lo dice, se queda en que hay diferentes "materiales" para los edificios, y por tanto diferentes edificios: oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, paja (v. 12).

Retomando una perspectiva enseñada también por san Mateo, pero que se remonta al propio Jesús, de tener paciencia hasta la "siega escatológica" (cfr. Mateo 13,24-30.47-50), Pablo prefiere dejar la evaluación de los diferentes edificios para el "juicio por el fuego", imagen sugerida ya por la enumeración de los propios materiales, unos que resisten al fuego, y otros que inevitablemente sucumben.

Y aquí da un giro inesperado el discurso: suponemos que Pablo debería proponer una especie de venganza trascendente: Dios no castiga ahora a los constructores de edificios de mala calidad, pero ya se encargará de ellos en el juicio... pero resulta que no, incluso los que hayan edificado con madera o paja, escaparán por los pelos, pero escaparán: en definitiva, también ellos han hecho comunidad, aunque a Pablo le sea difícil de tragar...

Creo que es una página que debemos meditar seguido: ¿cuánto vale la "pureza doctrinaria" frente a una Iglesia enferma de división? El texto marca la prioridad: reconstruir los lazos de caridad recíprocos, y todo lo demás podrá andarse después, y lo que no, ya lo purificará el fuego venidero.

 

Comentarios
por Juan José Escrig (i) (80.30.118.---) - vie , 09-oct-2020, 02:09:20

Te agradezco mucho que te hayas tomado tiempo para contestar a mi pregunta y, además, de manera tan extensa. Muy clarificadora tu respuesta. A mí me sedujo el texto porque me hacía repensar el tema del juicio final. No tengo especiales conocimientos bíblicos pero me hace plantearme que habrá una purificación de lo que no es auténtico, lo que no es "verdadero edificio" en cada persona; y será glorificado , en todos, lo auténtico, lo que correspondía en el fondo al diseño vocacional de cada ser.No se si te parece correcta esta apreciación mía pero gracias nuevamente por tu respuesta.

por Abel (84.127.37.---) - vie , 09-oct-2020, 12:04:59

En realidad lo que descubriste es el purgatorio... y como lo señalo en mi escrito, precisamente este es el texto principal que se ha utilizado en la tradición patrística y medieval para fundamentarlo.
La tarea de la exégesis es ante todo encontrar el sentido literal del texto, aquello de lo que verdaderamente está hablando y quiso ser comunicado por el autor humano. Solo de eso podemos asegurar que es palabra de Dios.
Eso no implica que el texto no esté abierto a más sentidos, por ejemplo, a situarse frente a él no desde la perspectiva de la comunidad edificada, sino desde el que edifica, y donde el edificio no es la comunidad sino el "diseño vocacional personal".
La Escritura, por moción del mismo Espíritu, está abierta a una continua reescritura, lo único incorrecto sería desechar el sentido propio y literal, porque entonces la elaboración personal se vuelve descontrolada, y al fin, delirante.
Tomando todo esto en cuenta, sí, me parece muy interesante y correcta en la línea del texto tu apreciación.

por Juan José Escrig (i) (80.30.118.---) - sb , 10-oct-2020, 01:29:42

Gracias nuevamente por tu respuesta. Completamente de acuerdo.Como dices, es un texto para "meditar seguido". No todos los materiales son igual de resistentes (lo comprobamos todos los días en nuestra vida)....pero, aunque sea por los pelos, parece que nuestro Padre nos acogerá.

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.236.35.159
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2020 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.33